Follow by Email

sábado, noviembre 28, 2009

Especial 1

"... el miedo es una camisa de fuerza."
Eliseo Alberto. Caracol Beach


Hoy tuve cita con la psicóloga, y justo cuando yo pensaba que íbamos a seguir con los temas inconclusos de las últimas dos veces, toda la conversación se desvió por otro lado.

Resulta que ayer mi ex-esposo, el mismo al que no le hablo desde finales de enero del 2008, ni le contesto llamadas, ni sé nada de él, estuvo llamando compulsivamente (como todo lo de él) a mi compadre, a mi mamá y a mí. El compadre ya no le habla, y tampoco le contestó, mi mamá habló con él y él hizo cita para ir a su casa hoy a las 3 de la tarde dizque "para hablar". A mí me puso un mensaje diciendo: "llámame o voy para allá".

Y si no explico los antecedentes, no se va a entender cuál es el drama mío ahora. Resumiendo: en las últimas semanas de noviembre este tipo se volvió loco. Él siempre había sido loco hasta un punto, violento hasta un punto y lioso con el dinero. A partir de noviembre se volvió obsesivo y llegó un punto que se desconectó de la realidad. Trató de ahorcarse alante de los niños, y un día trató de ahorcarme a mí. Esa fue la última. Lo saqué con la fiscalía y lo mandé para el Palacio de la Policía a pasarse una estadía de un fin de semana. Cuando salió de ahí no lo volví a aceptar en mi casa.... era nuestro décimo aniversario ¡diez años al traste y una vida nueva para mí y mis hijos!

El punto es que mi mamá nunca se enteró de todo esto. Yo me tiré todos mis viajes al destacamento, a la fiscalía y al Palacio sola, para no mortificarla, hasta el final del proceso (cuando una mujer víctima de violencia retira la denuncia se jode, porque le da poder al maltratador), cuando le pasaron causa y el juez le dio su prohibición de acercarse a mí, llamarme, mandarme mensajes o molestarme en cualquier manera, so pena de pasarse unas vacaciones de varios meses con todos los gastos pagos en el correccional de Najayo. Pues anoche yo estaba completamente aterrorizada, porque no sabía que hacer, hace poco alguien me confirmó que el tipo ha estado en drogas ¡y posiblemente lo estuvo todo el tiempo que estuvo conmigo! Am I stupid or what???? o sea, a mí debieran de matarme por animal!

En fin que mi idea es que él iba a llegar donde ella a inventarse algún negocio extraordinario para sacarle dinero, ella obviamente le contestaría que no y (esta es la parte peligrosa) posiblemente él se iba a poner violento. Y ella vive sola. Anoche yo no sabía qué hacer. Tenía miedo de dormir sola aquí (ya este hombre tiene historia de haber roto todas las puertas de mi casa en medio de la noche), miedo de irme, miedo del día de hoy, de salir, de andar sola, de que secuestre los niños (a una gente en droga no le importa el bienestar de sus hijos), de dejarlos bajar, de salir con todo el dinero encima, de salir y dejar el dinero en la casa (también tiene historia de haberme robado mientras yo no estaba).... en fin, miedo de todo.

No te imaginas qué noche fue anoche. Cuando uno piensa que algo quedó atrás: a repetir las noches de terror, de ansiedad, de preocupación. La inseguridad, la inestabilidad, la espera, el terror!  El desasosiego de no saber a qué hora, o qué se va a inventar ahora, si está violento, si está drogado...

Lo primero que hice, naturalmente, fue llamar con urgencia al Duke para que viniera a dormir conmigo y él llegó contento como unas pascuas a cuidarme. Y lo segundo, hacerle la vida imposible cuestionándolo sobre ciertos temas, posiblemente para distraerme de toda esta historia. ¡Y ciertamente funcionó! JAJAJAJJAJA. Pobre Duke, no sé cómo me aguanta! En la segunda parte sigo contando cuál fue la discusión de la noche.

lunes, noviembre 23, 2009

Dudas

Después de escribir los posts En defensa propia, Desarraigo, Píseneme, coño!, Expiration date, Nota al margen, Ave de mal agüero, Los diciembres están cagados y Compromisos además de no sé cuántas insinuaciones más al margen, el Duke por fin se hartó y me dijo como que tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe, o algo así como "y vuelve con la burra al trigo". En otras palabras que esa actitud mía de siempre tener miedo y siempre tener dudas iba a acabar tarde o temprano con la relación.

Por lo visto lo mismo opinan Lucy y el resto de mis amigos, que me dijeron lo mismo: "Déjate de esa vaina, de estar jodiendo tanto, tú lo que tienes es miedo. Total, cuando uno está en una relación uno no sabe si se acaba mañana, pero no se puede vivir así, pensando en eso".

Lo bueno es conmigo es fácil negociar. Entonces le dije al Duke: "OK, trato hecho. De ahora en adelante pa' tra' ni pa' coger impulso, me meto de cabeza en este lío aunque me joda, total. No vuelvo a pensar ni a hablar de este tema. Está clausurado".Y naturalmente, yo cumplo lo que prometo.

Pero es obvio que a mi mente no le complace verme tranquila. Por lo que ahora, que se acabaron las dudas sobre mí misma, empezó otro nuevo drama: Ahora tengo dudas de él. Se me ha cogido con que yo no le gusto, no soy importante para él y no me quiere tanto como quería a la novia anterior (Nota al Duke: si alguna de éstas es verdad, sé tan amable de no decírmelo, que no me interesa saberlo). Tremenda vaina la mía!

Por ahora mi objetivo es seguir pa' lante y distraerme de los pensamientos tóxicos. Quizás diciembre venga bueno, ya supe que el Duque empezó a acumular bebidas.... Y no es completamente descartable que yo vaya al gimnasio en algún momento antes de que se acabe el año 2010, para ponerme buenísima (en caso de que sea necesario), aunque esto sería adelantar mis planes en 9 años.

Nada, seguro son locuras mías, el tiempo dirá. Será seguir corriendo hacia ninguna parte hasta que algo me detenga, como dice la canción: "There's nothin' wrong with goin' nowhere, baby, but we should be goin' nowhere fast".

domingo, noviembre 22, 2009

De todo un poco

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:

no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.
Almafuerte. ¡Avanti!


En estos días ví una película romántica mala, pero con una idea interesante: la pareja contaba que todos los meses ellos se planteaban "OK, ya tenemos un mes en esto ¿qué tú dices, renovamos el contrato o lo dejamos ahí?" y cada vez habían decidido renovarlo, hasta que llegaron, por supuesto, a estar comprometidos. ¡Qué cool! me gustó esa. En ese mismo proceso estamos nosotros y me dijo un amigo en común que hagamos un contrato con opción a compra.

En fin, que ahora por fin me acuerdo de lo único que extrañaba de las relaciones estables: el sexo. Estos son los requisitos para mí para tener una experiencia sexual memorable: que sea con un hombre, que sea siempre el mismo, que yo le tenga confianza (esto se logra con el tiempo) y mientras más rutinario, mejor. Luego de que está todo esto bajo control, entonces se puede empezar a innovar.

O sea, este tipo me excita de sólo pensar en él. Y cuando amanecemos juntos o mi almohada tiene olor a él, ni se diga! La verdad, no me cambio por nadie, pero muchas veces me hace falta mi soledad. But something's got to give.

Pues la semana pasada me tuve que preparar para una posible catástrofe que se asomó. Yo me puse como Guido: esto no me puede estar pasando a mí!! Not another heartbreak, not now, not so soon, no shit! Pero whatever, pa' lante, yo soy una mujer con pantalones, pa' tra' ni pa' coger impulso. Pero nada, a empezar con los básicos: borrarlo y bloquearlo del messenger, borrarlo del facebook y también a cualquiera que monte bicicleta con él, sacarlo de los links del bló, apagar uno de los celulares... en fin, eliminar todos los medios por los cuales se pueda tener noticias de alguien, no porque yo estuviera encojonada (que no lo estaba, estaba triste), sino por mi propia salud mental. Grabar su número como HP se quedó en hold por algunas horas más, todavía era muy pronto para saber si era definitivo.

Y se me ocurrió como medida preventiva comprar todas mis pastillas, antidepresivos y estabilizadores del estado de ánimo.... y si no llegaba a necesitarlas, dárselas a mis hijos para que no se perdieran. Al final no las compré, igual no fue necesario. Una vez más el Duke delivered. Todas y cada una de las veces que yo no espero nada de él, siempre me da más de lo que yo me hubiera atrevido a imaginar. That's why I trust him.

Pero lo más interesante de todo fue descubrir que como quiera no las iba a tener que usar. La mañana siguiente de la que yo entendía como una ruptura irreversible por incompatibilidad de caracteres, amanecí con un dolor de cabeza terrible (claro, me había pasado la noche llorando y eso me da más dolor de cabeza que una resaca) pero feliz (o no feliz, pero bastante bien). Sorprendentemente nunca hubo amenaza de depresión. Parece que mis niveles de serotonina andan decentes, y tal como yo había pronosticado hace unos meses es imposible que yo quede mal con el Duke, independientemente de cuáles hayan sido los términos de la separación.

Al final se resolvió todo de la manera tradicional: como a las 11 de la mañana ese mismo día (que era la hora límite que yo le había dado en mi mente antes de desaparecerme definitivamente), 1 hora antes de irse para el trabajo, el Duke pasó por aquí y me propuso un acuerdo que nos funciona a los dos y nos permite seguir juntos, terminando así con 2 días terribles de indefinición, y de malestar, y de zozobra. Al final él consideró que valía la pena no perderme. Jamás entenderé por qué.

Como quiera fui ese día más tarde donde AA de BHC, que es mi cómplice principal en esta historia y me dijo un par de verdades, una de ellas es que yo tenía miedo y me inventé cualquier excusa para alejar al Duke y que me dejara de vainas, que ese hombre es perfecto para mí y me va como anillo al dedo. Y también que en cualesquiera otras circunstancias, con cualquier otra persona, Eduardo incluído, yo no hubiera ido a su casa a hablar y pedir opinión, sino a vengarme... ¿y sabes qué? tiene razón ¡Gracias AA!

Pues cuenta el Duke que tiene una nueva víctima: una compañerita de trabajo que come con él todos los días, y él se la pasa contándole lo terrible que yo soy y lo mucho que él me quiere, con lo cual la mantiene escandalizada: ¿cómo va a ser? ¡pero qué mujer más mala! ¿y por qué usted está con ella?, etc, etc.... Bueno, si a él le divierte eso. Cada uno tiene sus cadaunadas.

Y hablando de todo un poco, al Duke se le acaba de ocurrir una idea brillante para levantarse mujeres: les va a decir que a él no se le para...... >:-!!!!!!!! yo mato por saber cómo le irá con esa gran estrategia. De hecho, determinamos que a mí también me funcionaría de maravillas "a mi novio no se le para". Great line, how classy!


PD: Y parece que Mr. JS se quilló conmigo porque me fui para Moca, justo cuando él se estaba poniendo romántico!!

martes, noviembre 17, 2009

Irritada

“Yo a veces pienso en matarme pero veo que no lo voy a hacer. La idea de matarme me hace siempre bien. Pero vos, que no lo pensás… ¿Por qué decís: peligros metafísicos? También hay ríos metafísicos, Horacio. Vos te vas a tirar a uno de esos ríos”
Julio Cortázar. Rayuela


Perdida en un río metafísico y creo que voy a tener que volver a tomar pastillas. Pero esta vez no hay depresión, de hecho el sábado fue uno de mis días más felices. Tendría que ser un estabilizador, no un antidepresivo, lo cual es un gran progreso. Lo que pasa es que estoy súper irritable. Hace casi dos semanas que ni yo me soporto. Quien leyó lo que va de noviembre puede haber intuído mi mal humor (sobre todo el día de la paella), porque estoy inusually dark, disparando veneno por un tubo y siete llaves.

El año pasado me pasó lo mismo en la misma temporada, pero no recuerdo los años anteriores. No me extrañaría con lo terribles que resultan siempre mis diciembres (con énfasis en mis cumpleaños) ¡y la ilusión con que siempre los espero!

Si esta actitud tan agria fuera solamente con el Duke, la respuesta sería más que obvia: la relación va de maravillas, me dio miedo, me estoy autosaboteando.... nada que yo no haya hecho 500 veces antes. Pero tampoco es el caso. La realidad es que evito verlo o hablarle mucho cuando ando de mal humor para que no se espante. Él no es mi sand bag y no le corresponde llevar mi carga. ¡Pobre hombre, venir a enamorarse de una loca como yo!

Y además yo sé que en algo estoy ubicada: nunca he incurrido en la tentación de compararlo con el mojón de Eduardo, es como que no hay puntos de comparación. No es como comparar peras con manzanas, es como comparar peras con extraterrestres. Por supuesto, yo sé que las comparaciones no son fair game. Pero este es mi bló y por aquí yo puedo decir lo que me da la maldita gana, y puedo decir la verdad (y éstos no necesariamente son sinónimos). Si yo tuviera que hacer alguna comparación, sería con el hombre de quien más alta opinión tengo, aquél que me preguntó una vez ¿qué motiva a las mujeres a irse a la cama con un hombre?

Por otra parte, que uno de mis defectos más graves es que en muchas cosas pienso como una mujer, lo cual es terrible, porque nadie soporta a las mujeres. Hay que ser medio retrasado mental, tener amnesia o un alto nivel de irresponsabilidad para cargar con una y aguantarle todas sus estupideces (todos los hombres lo hacen, alguien explíqueme ¿es sólo por el sexo?).

Y lo digo porque el viernes me pregunta el Duke: ¿qué tú sientes por mí? Yo le dí la única respuesta posible: le contesté con otra pregunta ¿qué sientes por mí? y luego enlacé a otro tema, etc.  Pero la realidad es que no contesté porque no tengo ni la más mínima idea de la respuesta. Me gustaría saber, pero no sé. Yo lo amo, pero el amor es una decisión, no un sentimiento. Y mis sentimientos, si alguna vez los hubo, deben estar profundamente enterrados en alguna parte actualmente inaccesible para mí ¡y ni qué decir para otros!

Algunas veces me pregunto: ¿yo lo amo porque me hace feliz o me hace feliz porque lo amo? y ¿es importante saber la respuesta? Total.

Pero tengo algunas ideas al respecto. Yo, al igual que las mujeres, tiendo a pensar que el amor es definido por el compromiso. No tiene que cumplirse, es tener la intención. Pienso que el amor de verdad se determina cuando la persona tiene deseos de casarse y tener hijos con la pareja. Ni remotamente estoy insinuando que esto tiene que pasar, o que pase la mayoría de las veces. Pero tener el deseo es un GRAN indicador y una condición sine qua non, eso no falla. Y si no me equivoco esto es un sentimiento y hay personas que lo tienen. El otro sería no querer separarse nunca. De nuevo, yo no creo en el forever, y las relaciones vienen con su fecha de vencimiento. Pero de verdad pienso que es vital que los pocos momentos que duren juntos, tengan el deseo de que sea para siempre. Sin esa ilusión la relación es como un sinsentido. Visualizarse juntos viejos es un buen síntoma de esto. Aunque nunca pase. Aunque terminen mañana, pero ¿a quién se le ocurriría abordar una relación pensando en esto?

Y estas ideas se me ocurrieron por culpa del Duke. Resulta que cada vez que yo menciono algún tipo de malestar, dolor o actitud diferente él siempre me pregunta lo mismo: ¿estás embarazada?, o sea que la última vez le respondí ¿y qué tú harías si yo te contestara que sí?. La respuesta no pudo sorprenderme más: "nada, ponerme contento y adaptarme al cambio". O sea. Este tipo terminó con la que posiblemente sea la tipa más buena del mundo, a la que seguro yo no le doy ni por los tobillos, por la razón más elemental del mundo: ella quería casarse y tener muchachitos y él no. Y por supuesto, ella tenía la razón: soltera, sin hijos, tres años de relación con un hombre emocionalmente inaccesible (con ella, conmigo no lo es). Esta diferencia acabó por separarlos. Y te digo que esa muchacha tiene que ser una santa. Honestamente a mí no me pasaría por la cabeza tomar en cuenta la opinión del hombre que está conmigo. Si yo quisiera tener un hijo, lo tengo y punto. No pregunto, no insisto, no trato de convencerlo ¡que se joda!

Y una vez yo le contaba de Miguel, el hombre con quien yo me casaría ya, hoy mismo, sin pensarlo si se presentara la oportunidad. Y él me contestó: "¿con él sí y conmigo no?" (tough question!). Y yo sé que estos comentarios no son literales. Pero me suena taaaaaan dulce cuando él habla de cómo nos vamos a ver cuando estemos viejos (yo sugerí una imagen como la de los dueños de Tous), y cómo la vamos a pasar y qué vamos a hacer. En my good ol' fashioned heart de romántica, esos detalles me hacen feliz. Aunque sean all bullshit. Pero soñar no cuesta nada. Y soñar en grande cuesta igual que soñar en miniatura.

lunes, noviembre 16, 2009

Seco, sacudío y medío por buen cajón

Qué locura ese viaje a Moca!!!

Lucy se apareció a las 6:15 de la madrugada a buscarme para irnos a donde estaban las Metros (4). Aparentemente el viaje era de mocanos ausentes y habían invitado al grupo de aeróbicos al que Lucy pertenece. Sobra decir que la única mocana era ella, todos los demás estaban pisando Moca por primera vez en su vida. Pero nada, como quiera fue una chercha.

Yo iba mala de la risa en la guagua, porque hubo ridículos que se pusieron a cantar, a recitar poemas, a contar chistes y a hablar disparates y yo, por supuesto, tirándoles por lo bajo. Obvio que las víctimas no se enteraron nunca, pero el coro que estaba alrededor mío....

Allá había comida, bebida, bailadera (que no me gusta pero me sacrifico.... mejor dicho, no me dejaron sentar) y piscina. Pero con eso no estoy diciendo nada, puesto que en la premiación de la carrera del Duke también había lo mismo. El punto es que todo el que bebe terminó juntándose en el mismo lugar (¡Dios nos cría y el diablo nos junta!), y con esto cuento la primera ventaja de haber decidido irme con Lucy y no con el Duke: esto nunca hubiera pasado en la carrera, porque todo el que no es ciclista va con una función muy específica, andar pegadas como un llavero (o como el rabo) a la persona que las llevó.

Otras ventajas más: Lucy y yo hicimos amigos nuevos (uno de ellos es criatura de la zona, eso dice: ¡bonche!), nos la pasamos bárbaro, pudimos ponernos al día y hablar de nuestros novios (sin ellos en el medio). Además, el Duke me llamó antes y después de la carrera y me puso un mensaje: "sólo faltaste tú".

Y las 2 más importantes: 1. Que los amigos del Duke tuvieran oportunidad de decirle lo que opinaban de mí (aparentemente uno de ellos se cruzó con el bló).

y 2. Que él le informara personalmente a la cubana sin estar yo en el medio que tiene novia. Quien me conoce sabe que para mí eso es vital. Yo nunca estaría conforme con que se enteren porque me vean pegada de él, porque yo valgo suficiente como para que se conozca MI lugar aunque yo no esté presente.

Me cuentan que todo pasó de la forma más interesante: Ellos dos ganaron en su categoría ¡por 45 minutos! (cuando él me lo contó le pregunté: ¿y cuál es esa, la geriátrica?) y parte del premio fue una estadía para 2 en un hotel de Constanza (¡qué cool!), cuando ella le dijo: ¿entonces? ¿nos vamos el fin de semana que viene? él le contestó: lo siento, ya yo tengo con quién compartirlo, mi novia. Resuelto el problema.

Pero en este caso hay otra variable: esta chica es amante de otro ciclista, colombiano, que va a ser la pareja del Duke en el Tour de la Patagonia en Febrero y antes de la carrera le advirtió: "me la cuidas" (si yo tuviera un peso por cada vez que mi esposo Adrián le dijo eso a alguno de mis amantes!!!...JAJAJAJAJAJA). En fin, situación delicada por cualquier lado que uno la mire, y me encantó saber que el Duke salió airoso de ella, porque pudiendo usar la otra excusa (la de: "ya yo sé que estás con Dennis y él es mi amigo, y además me dijo que te cuidara, etc, etc.."), eligió darme prioridad. O sea, que ganó puntos extra conmigo (tengo que invitarlo a cobrar su bono).

Y bueno, cierto que tenemos el tiempo contado, pero ni tan contado (amanecemos juntos de 4 a 5 noches por semana ¡ah, las ventajas de ser solteros!). Más contado lo tenemos Lucy y yo que con el trabajo, los niños y el novio soy dichosa si sé de ella una vez al mes. Y total, mientras yo esté aguantando (aguantando/aguantar: no del verbo soportar, sino del verbo resistir) a este hombre habrá muchas actividades llena de gente indeseable (exceptuando las excepciones) a las que yo podré asistir.


PD.: Fue interesante saber lo que él opinaba de que yo fuera a la carrera.

viernes, noviembre 13, 2009

Decisiones


"Decisiones cada día
alguien pierde alguien gana
Ave María"
Rubén Blades. Decisiones


Esta es la situación para el domingo: tengo dos invitaciones parecidas, 1, el Duke tiene una carrera y quiere que yo lo acompañe para la premiación y la comedera y bebedera que se va a armar en un club de Pedro Brand. Esto sería a partir de mediodía. 2, mi amiga Lucy, por su parte, tiene un pasadía con la gente con que ella hace ejercicios en un club de Moca, y me invitó a acompañarla. Resulta que yo no sé cuál de las dos aceptar.

La pregunta del millón de dólares es la siguiente: ¿me voy con alguien a quien amo y lo que posiblemente puede ser el grupo más desagradable de personas del mundo (aclarando que es cerca, cómodo y son pocas horas)? ¿o con mi amiga y gente con las que de seguro me voy a sentir bien, pero sacrificándome a levantarme de madrugada (9:00), irme para el fin del mundo y perder el día completo anulando así cualquier otra actividad del día (incluyendo el sueño)?

Pero no es solo una disyuntiva entre bienestar vs. comodidad. También hay que tomar en cuenta otras consideraciones un tanto más subjetivas. Quizás me perciba como cool, independiente y segura si yo no voy a la carrera, en la que el Duke va a participar con una cubana que está por él, y así lo dejo en paz con su mujer y sus intereses. Quizás él me invitó por compromiso, pero realmente le estorbo a su imagen de hombre solo, que se queda criticando a TOOOOOOODOS los demás, que llevan esposas, novias y hasta hijos a estas actividades. O quizás él sí cuenta conmigo, para exhibirme y estárseme pegando, besando y abrazando, como hizo en los ratos que estuvimos juntos la noche de la paella. Quién sabe. Y si sigo por esta línea de pensamiento, me seguiré inventando variables hasta que llegue el domingo en la mañana.

Porque el punto es que yo soy la persona más indecisa del planeta. Seguro. Cada vez que se me presenta una situación en que hay que decidir yo quisiera que me llevara el diablo. Para mí es un trauma. Por eso es que me gustan tanto las situaciones dictatoriales, en las que todo lo que no está prohibido es obligatorio y santo remedio. Yo soy de la gente que me gusta que me digan: "tú tienes que hacer tal vaina, tal día, a tal hora" y punto.

Esto es solo un vistazo aleatorio dentro de mi cerebro, que estará mortificándose estos 3 días para buscar una solución. Y siempre me tienta un poco la idea de quedarme en mi casa --como me gusta hacer los domingos-- sola, durmiendo, viendo TV, trabajando... pero para quedarme aquí, mejor me voy a la carrera... o no. Y así es con la mayoría de las cosas. Me importa pasarme horas un viernes o sábado en la noche dando vueltas por en siendo bares de la ciudad, porque me es imposible decidirme por uno. Si es contando con que yo decida qué vamos a comer, seguro te vas a morir de inanición mientras yo lo pienso. Yo no sería capaz de decidir algo tan importante si no me dan por lo menos 2 semanas. Y ni se diga cuando tengo que decidir entre trabajar o ver TV. O entre quedarme durmiendo y salir a juntarme con mi novio.

Pero esto no vale para todo. Hay cosas que yo sí las sé. Yo sé quién yo soy, sé lo que quiero, y sé con quién lo quiero. Yo sé para dónde voy, cuándo y cómo voy a llegar.... y pa' tra' ni pa' coger impulso!

sábado, noviembre 07, 2009

De paella


Pues tanto jodí, jodí, jodí y recontrajodí que el Duke por fin me llevó a uno de los asuntos de los triciculeros: una de las famosas paellas de Guido (muy sabrosa por cierto, para el que le tocó del medio), que en este caso se hizo en Beer House, con entrega de certificados y presentación del video incluídos.

Como era en un sitio de amigos míos, y además esa noche estaba lleno de tígueres que conozco, porque había juego, yo me pasé la noche entrando y saliendo de la actividad. Si el Duke se encuentra que es una boludez andar con la novia o esposa para estas cosas, por algo será, o sea que yo, por las dudas, me mantuve lo más alejada de él posible sin que se sintiera abandonado, o que yo fui con él para pasármela cueriando con otros... o sea, que traté de lograr un equilibrio entre tan lejos que se sienta usado y tan cerca que sienta que anda cargando un lastre. Whatever.

Me pareció súper divertida la parte del video donde paran al Duke al llegar allá arriba y le preguntan: ¿qué te ha parecido? y él, tan campante dice que qué belleza, qué paisajes, qué clima, que este viaje había que tomarlo y disfrutarlo más bien "como un paseo", cuando pasaron esa imagen, aquello se vino abajo ¿un paseo? ¿de 7 horas y todo el mundo con las tripas afuera? ¡qué cabrón! entonces el que lo está entrevistando dice: lo que él no sabe es que salimos 42 personas y han llegado 3!!! Cool. Los amigos me contaron que al Duke le tienen un nombre nuevo: el hombre nuclear. Yo sí creo. Si como es en la cama es en la bici....

Pues resulta que como tú bien sabes, algunas veces a mí se me va el filtro. Y después de haber salido algunas 3 veces en medio de la actividad para bostezar, al final de todo, cuando solo quedaba como una docena de gente y ya estaban prendidas las luces, el alma y creador del grupo, un tipo de 50 y pico súper cool, súper simpático él, me pregunta lo siguiente:

- Y dime ¿te gustó la actividad?
- mmmmmm.... no
- ¿y por qué?
- no sé qué decirte, a mí me pareció un asunto de un grupo de gente montando bicicleta... Ay, perdón es que yo tengo esta mala costumbre de ser brutalmente honesta!
- Siempre hay que ser honesta, pero digo que si te gustó el video
- bueno, lo que pasa es que el video duró más que el viaje (ups!)

En este momento se pusieron todos a protestar: "no, cómo va a ser, si el viaje duró siete horas y el video sólo una", y me dí cuenta que o esta gente no era demasiado brillante porque no entienden el sarcasmo que es el lenguaje de los inteligentes... o estaban realmente ofendidos conmigo. Entonces agregué:

- Cierto, ustedes tienen razón, a mí deberían coserme la maldita boca

Luego de esto decidimos hacer mutis, nos despedimos y nos fuimos. El Duke, siempre tan caballero se abstuvo de hacerme ningún comentario (no como mi ex, que se creía que yo era su hija: "Kia, vamos para tal sitio con la gente de mi trabajo, pórtate bien, no me hagas quedar mal y no estés contando las historias de todos tus amantes").

Nada, que supongo que después de estas delicadezas, esta gente no me soportará.... ¡qué mal! pero el Duke sabe a qué se arriesga sacándome para la calle alante de la gente.

miércoles, noviembre 04, 2009

Compromisos

Escribir este post ha sido un parto. Full disclosure. Pero si alguien me cuestiona sobre el contenido de este texto no admitiré su maternidad ni bajo tortura.

Estoy apretándome el cinturón porque el viernes tengo cita de nuevo con mi terapeuta. Preparándome para recibir un par de buenos rampliñazos. Esta es la síntesis de la última cita, que fue el día 15 de Octubre.

Cuando yo llegué a la consulta, iba tan feliz, preparada a que me dieran de alta. Yeah, right!


Kiara: yo tengo una especie de novio, pero es una relación sin compromisos
Nancy: ¿y cuál es tu experiencia con este tipo de relación?
K: que no funcionan nunca
N: mi experiencia es que para nosotras las mujeres este esquema nunca funciona
K: sí, eso he sabido yo
N: ah, ¿y entonces?
K: no sé, yo estoy muy feliz...
N: claro, porque es el principio ¿y cuando pase un año, que entre la rutina, que ustedes comiencen a mirar otra gente por la calle que les parezca más atractiva? Ese es el motivo por el que la gente hace compromisos. Esta es una relación que empezó sobre las bases incorrectas, que no tiene fundamentos...
K: ¿por qué no? Nosotros nos queremos mucho y nos llevamos muy bien, como los novios normales.
N: sí, claro, ahora que todo es color de rosa. Estar juntos cuando todo es nuevo, cuando no hay problemas ¿y después? Las parejas son para estar juntas cuando están aburridos, cuando no hay dinero, cuando se quedan en la casa viendo televisión, cuando uno entra al baño y lo deja apestoso, cuando uno se levanta con lagañas y de mal humor. Si cuando las cosas se ponen duran, uno de los dos puede sencillamente escapar ¿qué compromiso es ese? ¿qué fundamento tiene esa relación? Así si es bueno!
K: ¡Pero es que yo quiero estar soltera!
N: Te voy a decir una cosa: las mujeres tenemos 3 etapas: la de escoger, la de coger y la de recoger, tú todavía estás a tiempo de escoger, escoge bien.
K: pero yo lo hice. Por primera vez elegí a un hombre que no es una crápula, que vale la pena, es bueno, cariñoso...
N: y no quiere compromisos!
K: ...
N: ...
K: bueno, pero yo tampoco, mi sueño es morir sola
N: ahora...
K: pero es que yo no puedo cambiar los términos de nuestro acuerdo que yo misma puse
N: las mujeres siempre decidimos los términos, hasta cuando nos botan, para arreglarnos con ellos...
K: ok, pero yo no puedo proponer un compromiso o fidelidad a un hombre que tiene como 1,000 prioridades antes que yo
N: entonces a tí te molesta que se vaya con los amigos, que monte bicicleta, que hable con su hija...
K: ...
N: ¿y cómo trata él a tus hijos?
K: ...
N: ¿bien, verdad?
K: sí...
N: aaaaahhhh, y entonces ¿qué tú pretendes?
K: no sé, yo no sé nada de este tipo de relaciones. Yo soy una pésima novia, demasiado absorbente, insoportable, por eso es que decidí una relación sin compromisos, para no hacerle la vida imposible a ese pobre hombre. Yo soy una persona fácil
N: ¿y tú crees que los hombres quieren una relación fácil?
K: no sé.... ¿no? ¿entonces qué hago?
N: depende ¿qué es lo que tú quieres?
K: no sé
N: por eso es que María Elena Núñez siempre les aconseja a ustedes dieta de hombres, por lo menos por un año
K: ¡pero yo he estado sola desde principio del 2008!
N: ¿tú crees que yo soy estúpida?
K: digo, sin relaciones serias, ni novio, solo acostándome a veces con el que me guste...
N: dieta de hombres es estar sola, para conocerse, para apreciarse, para sentir su soledad, si no lo haces no vas a estar lista nunca
K: ¿entonces no puedo salir a la calle de bonche?
N: puedes compartir con los amigos a nivel social, pero no tener ningún contacto sexual. Es estar sin hombres mínimo por un año. Y si no, nunca vas a tener una relación que funcione.
K: ¡coño, Nancy, pero tú si estás intransigente hoy!
N: Le estoy diciendo las cosas como son. Yo solo te digo que si vas a seguir en eso estés preparada, porque vas a sufrir.
K: ok, pero ahora es que estamos empezando. Vamos a poner un ejemplo, vamos a suponer que él cambiara de opinión y propusiera un cambion de los términos...
N: ¿eso es lo que tú quieres?
K: ... .... ... no exactamente
N: no importa, porque esa relación no empezó sobre una base sólida y no tiene futuro
K: ¿entonces no hay forma de resolver esto?
N: ya con él no va a ser
K: ok ¿y qué hago?
N: no sé, yo no puedo ayudarte.


¡Qué maravilla! ¿verdad? Aparentemente el hecho de que estemos felices y nos amemos es lo de menos, porque honestamente, what's love got to do with it? Lo que yo tengo es problemas de enfoque.... a ver cómo me va esta semana!