Follow by Email

martes, septiembre 03, 2013

Coño, pero qué maldito trabajo me ha dado admitir que mi vida sentimental es un sonado, solemne y soberano disparate!... pero ¡qué carajo! ¿a quién le importa? Hace una semana cumplí un año de que el Duke me dejó y honestamente puedo decir que no podría haberlo pasado mejor (say what? a future nobel prize? in my bed?)

Tan pronto tenga tiempo, seré más detallada, pero de entrada puedo contar que si hace un mes me hubieran dicho dónde yo iba a estar ahora, no lo habría creído ni a palos. ¡La verdad que cuando a un@ se le abren puertas, más vale estar parad@ en frente para poder aprovecharlas!

Tan pronto me robe un par de minutos, empezamos...

jueves, agosto 08, 2013

I need you now

O sea, ¿y a quién no le dan ganas de llamar al ex cuando oye I need you now de Lady Antebellum, tenga o no tenga dos tragos encima?

(http://www.youtube.com/watch?v=eM213aMKTHg)

Señores, esto es duro....

martes, abril 02, 2013

La tercera es la vencida

¡¡¡Por fin!!! decidí darle una tercera oportunidad al vecinito (no era tan fácil escapármele, puesto que me llama todos los martes) ¡Y RESULTÓ!

It was great, just like the first time..... qué alivio! soy una mujer nueva.

domingo, marzo 24, 2013

Compromisofóbica (versión K)

Me pasan las vainas por terca.

Hace años ya que hice el análisis y saqué mi propia conclusión: Alérgico al compromiso, claustrofóbico, y como quiera me metí en ese maldito lío. Porque aparentemente yo me creo supermán, que soy antibalas y que no iba a salir herida... Ah sí, cómo no.

Pero hay una parte sumamente importante que nunca supe y ahora sé: se necesitan dos alérgicos al compromiso, con uno no basta.

Y la historia va así: si yo estuviera bien de la cabeza jamás hubiera cargado con un tipo que era seguro que me iba a partir el corazón, porque se lo había hecho a todas antes de mí. Aparentemente cuando tenemos miedo al compromiso, elegimos personas que están PREVIAMENTE DESCARTADAS, nos enamoramos de ellas, y cuando la cosa empieza a ponerse caliente y la otra parte pide más, tenemos la excusa perfecta para zarpar.

Es un proceso subconsciente, nos enamoramos inmediatamente de alguien que es completamente opuesto a nosotros en las cosas importantes, que tiene exactamente los valores contrarios a los nuestros, que no será capaz de amarnos porque no tiene con qué, que no tiene contenido, que nunca me aceptará como soy, que tiene otra prioridad antes que yo... ¡nos cerramos la puerta desde antes de entrar!

Hay un tipo de mi pasado, Paul, casi un desconocido, que quién sabe qué animal le picó pero me ha estado rondando. Es arquitecto también, estudió conmigo y según yo, ni siquiera se sabía mi apellido. Desde el 14 de febrero en que yo convoqué mi famosa fiesta de anti-valentín empezó a contestar a mis posts de FB y lo demás es historia.... me ha montado un cerco que hay que ser ciego para no verlo. Bueno, para ponértela más fácil, lo último que me puso de muro a muro fue el comentario "bueno, Facebook va a tener que inventarse un botón de TERRITORIO" acompañado de esta foto:


Más claro de ahí...

En fin, que me tiene loca el tipo, me encanta. Lo que más me gusta es que yo lo tengo como un tipo seco, discreto y enigmático, pero se le importa hacer todo esto en público ¡102 amigos tenemos en común y cada uno de ellos se está gozando el cortejo como si fuera una telenovela!

Lo interesante es que este tipo es tan, tan y taaaan profundamente incompatible conmigo que hace unos meses estuve a punto de borrarlo porque me disgustaba el tipo de cosas que publicaba. Una amiga me dijo que no lo hiciera, porque debemos tener al enemigo vigilado, para saber en qué está. Y la forma como se han desarrollado los acontecimientos jamás, ni en un millón de años pudiera haberla previsto.

Ahora, cuando él llegue de Punta Cana yo sé lo que hay: a prepararme para que me vuelvan a romper el corazón en mil pedacitos ¡yo no aprendo!

lunes, marzo 11, 2013

El afrodisíaco más cumplidor

(Óyeme, ni me di cuenta que pasó tanto tiempo. Pero el tiempo que necesito para estar lista es el tiempo que necesito para estar lista y punto.)

Tengo que empezar por lo obvio y es mencionar que estoy celebrando la segunda etapa de mi liberación. Después de 6 meses y 10 días ¡¡¡POR FIN!!! llegué al punto en que no hay vuelta atrás. Antier fue el día en que me dí cuenta que no cambio lo que tengo (o no) ahora mismo, por lo que tenía antes en aquella relación. Y eso es para mí el punto de quiebre. Ya no importan los sentimientos, la nostalgia, ni siquiera las propias opiniones. El día que uno dice: "esto que tengo, aun sean sólo esperanzas, sólo opciones, sólo aire, no lo suelto por nada", prepárese herman@, que ya no hay nada que buscar ahí.

Y por interesante que esté mi vida actual, prefiero empezar en orden, porque debo dejar registrados todas las incidencias, recuérdate que este es mi diario.

Lo más notable en este nuevo período de soltería es para mí un escándalo ¡A LOS HOMBRES NO SE LES ESTÁ PARANDO!.... si tú me hubieras dicho eso hace 4 años, ni en mil años te lo hubiera creído.


Quiero que sepas que en estos 6 meses, de 8 hombres a 6 no se le paró. Y si tú te crees que son un viaje de viejos te equivocas. Son en promedio de 40, que ni tan tan, pero ni tampoco! Salvo las honrosas excepciones de Michael, (que ahora, con el tiempo puedo sin lugar a dudas decir que es el mejor amante que he tenido) y otro chico, Tony, que conozco hace años, todos los hombres parecen que se están metiendo o dejando de meter la misma vaina.

Claro, que la respuesta obvia viene a ser que el factor común soy yo, pero qué va. Estoy mejor que nunca, más flaca que nunca y amigos que tenía años sin ver me están llamando porque esa fama se está regando como pólvora. Por otra parte, soy espectacular en la cama (y mejorando). O sea, que no debo ser yo.

Lo peor de todo es que ellos actúan como que si no se dieron cuenta ¿Qué diablos les pasa a los hombres? Pongo el caso de mi vecinito, que a los 21 años era una súper estrella en la cama y ahora tiene 28. Hace un par de meses, cuando la ciudad estaba en Atlántida mode me llamó. Nos juntamos y estaba que se le bajaba, se le paraba, se le bajaba, se le paraba. Al final me fui porque "tú no estás en esta vaina" le dije.

Par de semanas  más tarde me vuelve a llamar y por supuesto, decido darle otro chance. Nada de nada. ¡¡Lo peor es que el tipo no aparenta estarse dando cuenta!! No da excusas, se porta como si todo hubiera salido bien ¡¡y tiene la cachaza de volver a llamarme!!.... todas las semanas, no falla una. O sea, viejo ¿tú estás mal de la cabeza? ¿tu no acabas de darte cuenta que no tienes con qué darme a mí? WTF?

Aunque quién sabe si es mejor que no lo reconozcan. Hay un bárbaro que me dijo que eso le pasaba por tanto estar pajeándose y viendo pornografía. TMI!!! Auxilio! alguien enséñeme a des-oir lo oído, por Dios, yo no necesito saber eso. Luego este mismo protagonista evolucionó a otra escena. Resulta que cuando sí se le paró me topé con la enorme sorpresa (pun intended) ¡de que no me cabe! Qué bárbaro, qué animal, qué maldita risa. Yo no lo podía creer. Pero además, ningún condón del país le sirve, entonces, se lo ahorcan tanto que se lo dejan morado y se le vuelve a bajar. Tiene entonces que quitárselo y volvérselo a poner cuando se le vuelve a parar y así sigue el círculo vicioso forever and ever. Me dijo que va a tratar de conseguir lo más gigante que vendan en internet y a pedirlo por cajas. Yo sí creo. Con este también tuve que dejarme de acostar por razones obvias.

Ya después de tantas pésimas experiencias, decidí dejar de acostarme con gente (o por lo menos con hombres) hasta tener un buen nivel de certeza de que son funcionales. Lo que no sé es cómo desarrollar un método que me permita saberlo ANTES de que sea demasiado tarde. Admito sugerencias.

Por último, aclarando el tema de mi mejor amante ever ¿cómo me di cuenta? muy fácil. La versión arjonera dice que el afrodisíaco más cumplidor no son los mariscos sino el amor. Pero cuando tú puedes contar entre tus mejores experiencias sexuales, aquellas que fueron con una persona con quien no hay absolutamente ningún tipo de sentimiento, y ni siquiera atracción, ahí hay algo más. Es que este tipo sabe lo que está haciendo ¡15 años de matrimonio no se improvisan!