Follow by Email

miércoles, febrero 29, 2012

Michael, 2do round

La verdad que hice bien en darle una segunda oportunidad a Michael. El lunes hicimos la famosa salida que estaba pendiente de la otra semana. Este muchacho tiene 41 años. Es alto, blanco, inteligente, pelo bueno y soltero. Trabaja (en un trabajo estable) y se mantiene. Y vive solo.

Además, es sicólogo. Ya entiendo por qué soportaba a la loca de mierda amiga mía. Y su pasión es escribir. Me cuenta que cuando nos conocimos, por allá hace como 4 años, él estaba en estado de shock por el divorcio reciente. Había durado 15 años casado (eso habla de estabilidad). Lo bueno es que ya tiene sus hijos, o sea que no quiere más y tienen buen tamaño. Y lo mejor es que viven con los padres de él, o sea que él no tiene papitis (o sea, un apego enfermizo y desmesurado que le da a los padres divorciados que se sienten culpables por vivir lejos). Sino que los tiene disponibles cuando sea, y no necesita escudarse detrás de ellos.

Lo que él tiene de especial es que es tranquilito, maaaaaaannnso y bueeeeeeeno, como me gustan a mí. Pero por el momento, no me gusta él.

Me gusta que no es aburrido, genera ideas. Y el que vive aquí sabe lo difícil que es encontrar un dominicano que genere ideas. Al final de la noche, le expliqué que mejor yo me quedaba poniéndome al día con mis amig@s y que se fuera solo, yo volví en taxi.

Al día siguiente me llamó para que nos volviéramos a juntar, pero le dije que no, que imposible, que yo tenía una resaca muy grande. Además (esto no se lo dije a él) ese día yo estaba muy enfocada en otra cosa, haciendo un último intento por obtener mi final feliz de cuento de hadas. Es obvio que para mí no habrá finales felices. Todos serán a coñazo limpio. A lo mejor ningún hombre me dará el lugar que yo necesito. A lo mejor ningún hombre me comprará un anillo nunca. A lo mejor ningún hombre hará locuras por mí. A lo mejor nunca tendré un gesto superromántico. Por ahora.... pero yo sí me sabré dar mi lugar, yo me puedo comprar mis propios anillos y yo haré mis propias locuras acapella.

Pero hice bien en darle otra oportunidad a Michael. La pasé bien y volví sin resaca moral.

6 comentarios:

  1. En el ultimo párrafo, del "Es obvio" pa'lla, es TAN yo... que como si me leyeran la mente jajajjajaa. Tu sabes que, yo creo que por eso nos jodemos algunas, porque los tranquilitos, buenos y mansos no nos provocan nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Whatever, fue un último intento desesperado que me ha dejado con fiebre hasta el día de hoy...

      Eliminar
  2. Es que a veces uno tiene que ser su propio Heroe. La Liga de la Justicia carece de estos.

    ResponderEliminar
  3. Y mira lo que me puso por mail:

    "Me gustó mucho pasar esa noche contigo, me pareces una persona extraordinaria (no hay quien lo pueda discutir), en el mejor sentido. Ojalá yo tener otras muchas oportunidades (rounds)."

    ¿qué habrá querido decir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uuuffffff!!!! me agarraron con las manos en la masa! (no sabía que él sabía mi bló) la suerte es que yo no hablo mentiras

      Eliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?