Follow by Email

viernes, febrero 27, 2009

Resoluciones de año nuevo

“Número de propósitos de Año Nuevo llevados a cabo: 1 (muy bien).
Un año con una evolución excelente”
Helen Fielding. El diario de Bridget Jones


Nunca he hecho resoluciones de año nuevo, porque no aprendí. Pero siempre están las cosas que uno deja “para el año que viene” tanto nuevas como las que se quedan por mitad. Y yo, leyendo el Diario de Bridget Jones que es básicamente eso: las resoluciones de año nuevo, los ups and downs, el conteo diario de calorías, de tragos y de cigarrillos, la ruptura interdiaria de los propósitos, terminar cumpliendo solo uno (y celebrárselo) de las resoluciones me inspiró. Ya se está terminando Febrero, o sea que me parece un excelente momento para definir las mías. En el 2009 más me vale cumplir con estas cosas o no me voy a soportar.

1. No acostarme con mujeres (no me gustan)

2. No acostarme con hombres que no me gusten lo suficiente

3. No acostarme con hombres que no sean de confianza (no lo voy a disfrutar, entonces es una pérdida de mi tiempo y de un jumo perfectamente útil para otra cosa, como por ejemplo, seguir conociendo hombres)

4. No acostarme muchas veces con nadie que no me trate como una reina (mal por Marino)

5. No salir con hombres casados (soy alérgica)

6. No beber hasta el punto de vomitar, tener náuseas o no poder dormirme porque todo me da vueltas

7. La mayor parte de las veces que beba tratar de espaciar los tragos cada 45 min – 1 hora, para evitar la resaca (si destapan un champán me jodí, se va a la mierda esta resolución)

8. Soltar 20 libras (no las estoy usando, me estorban y no son mías)*

9. Completar mi venganza a HP y servírsela fría en bandeja de plata*

10. No cambiar mi personalidad basada en la reacción del otro. Que piensen lo que quieran, la verdad ante todo

11. Nunca pensar que un tecato va a ser amigo mío de verdad

12. No catalogar como amigo a nadie que no conozca por lo menos por 1 año (muchas decepciones me he llevado así ya)

13. No aceptar todos los ataques callada y sin defenderme (alerta: me van a volver a oír la boca, como cuando yo era joven… pero tomándome mi tiempo para pensar en la respuesta)

14. Aprender a no dar el teléfono a todo el que me lo pida si no me interesa

15. Aprender a evitar las situaciones en que la gente que viene --sobre todo los fines de semana-- overstay their welcome (se me ocurren dos soluciones: no traer a nadie o poner los límites aceptables desde antes)

* Nota: si no las logro este año, quedarán en tránsito para el próximo

A diferencia de ella el mío va en serio.

jueves, febrero 26, 2009

Los novios imaginarios

“Jude llegó hecha una auténtica furia, porque Richard el Malvado la había dejado plantada en la terapia de pareja.
-- La terapeuta ha pensado obviamente que era un novio imaginario y que yo era una persona muy, muy desgraciada.
-- ¿Y qué has hecho? –le pregunté solidaria, apartando un desleal pensamiento de Satán que decía: ‘La terapeuta tiene razón.’
-- Me ha pedido que le hablara de los problemas que no están relacionados con Richard.
-- Pero tú no tienes ningún problema que no esté relacionado con Richard –dijo Sharon.”
Helen Fielding. El diario de Bridget Jones


Todas hemos tenido uno. Son estas relaciones que solamente existen en nuestra mente transparente. Si tú les preguntas a ellos te van a contestar: “ah sí, nosotros llegamos a salir un par de veces pero no llegamos a nada”. Sin embargo para nosotras nuestra vida se define en torno a esta “relación” y la pregunta obligatoria de todo el mundo cuando nos ve es ¿y fulano?
Estaba yo hablando con Clary anoche y me preguntó por Lucy. Le digo ahí sigue, muy bien. Me dice Clary ¿en lo mismo con su novio imaginario, Pablo?.... eeeeeehhhhh, pues ¿pa qué te digo que no si sí?

Entonces ella se puso a contarme una historia. Hace un tiempo ella se pasó 3 años y medio de amores con un indio guitarrista y cantante cubano que tocaba en Casa de Teatro y que no es el mismo indio guitarrista y cantante cubano que toca en Casa de Teatro y que es novio de ella ahora. En aquellos tiempos esa relación se manejó de una manera que ella vivió mucho tiempo al borde de un ataque de nervios. Su siquiatra le ajustaba 6 pastillas diarias y la vivía amenazando por internarla “porque si yo te dejo salir de aquí y tú te matas yo voy presa”… así andaban las cosas. El punto parecía ser que él no le daba participación en su vida, se desaparecía cuando le daba la gana, nunca la invitó a Cuba, pero los 2 o 3 días que estaban juntos la trataba como una reina, andaba agarradito de mano con ella y ella se sentía en el séptimo cielo.

Ella cuenta que una vez ella andaba para la playa con un grupo y ella le dice al que está manejando: dobla por aquí, que por aquí era que Fulano y yo cogíamos para ir a la casa de unos amigos. Una amiga contesta: ¡ah, pues no cojas por aquí, que esa casa no existe! En ese momento Clary se ofendió mucho, pero ahora, años más tarde ella se da cuenta de que esa era una verdad de tres pisos.

¿La prueba de que esta relación era imaginaria? El día que Clary conoció a Lucy y le contó de estos amores tan tormentosos, en los que solo hubo 20 días felices, Lucy le pidió: enséñame una foto, para saber quién es. La respuesta: no tengo. No tengo fotos de él, no tenemos fotos juntos. Como dice ella: Si tú te vas para Italia y cuando vuelves yo te digo enséñame las fotos y tú me dices: No tengo ninguna ¿quién te va a creer que tú te fuiste tan lejos y no trajiste ni una sola foto? Ni tú misma. Entonces, patrón identificador número 1 de los novios imaginarios: Están solo en tu mente y no hay fotos para demostrarlo.

Esto me hizo pensar en mi interesante relación con HP. Por supuesto, no existen fotos de nosotros. Me acuerdo también un comentario que me hizo una vez cuando ya teníamos más de un mes hablando diario y viéndonos casi diario. Me dijo: “a mí me gustaría que tú fueras mía, como mi novia o algo”. A pesar de lo romántico que suena, eso debió haberme prendido el bombillito de alerta: o sea ¿y qué éramos, según él?

Pero lo más alarmante no es esto. Lo más interesante del caso es que ambas veces que terminamos, tanto a final de Abril cuando acabaron 2 excelentes meses que pasamos juntos (pienso yo), como en diciembre el día de mi cumpleaños, que me dio la insultada del siglo, él no se dio cuenta que yo terminé con él. En realidad nunca se enteró que yo le dejé de hablar.

Patrón identificador número 2 de los novios imaginarios: si es tu novio, hay que terminar literalmente hablándolo. Corolario: si le dejas de hablar y ni se entera ¡ubícate! no eran novios.

Esto me trae a la mente a un amigo mío con quien andaba anoche. Me contó que terminó recientemente con la novia. Interesante, puesto que en los pocos meses que duraron ella nunca admitió ser novia de él y él siempre enamorado, loco por casarse y tener muchachitos. Me pregunto si ella se habrá enterado de que terminaron….. o de que alguna vez tuvieron algo.

Ahora que aprendí esto de los novios imaginarios fue que entendí una situación que oí en estos días. De buena fuente me contaron que el novio de Clary --Jorge-- todavía no ha terminado con su novia de 4 años y pico. Pero ella me dice que no es un asunto de confianza, sino que es físicamente imposible que siga con la ex, porque Clary lo pasa a buscar para ir al trabajo en la mañana, se pasan el día hablando por teléfono, cuando ella llega a su casa ya está él ahí esperándola y dura como hasta la 1 de la mañana. Ella quisiera poder dormir más. Además se pasa el domingo entero y lava en casa de ella. Pues por lo visto, la ex tiene amores imaginarios con Jorge, a pesar de que él no la llama, no la visita y está enamorado de otra ¿cuándo será que las mujeres vamos a aprender a valorarnos?

martes, febrero 24, 2009

El mejor polvo

Epy ha sido por años uno de mis amantes favoritos, desde los tiempos en que estuve casada con su sobrino. Luego que me quedé soltera apareció en mi vida en los mismos tiempos que empecé a tratar a mi segundo esposo, lo cual nos dejó sin más que una sola oportunidad. Algunos años más tarde, por los tiempos en que salí embarazada la tercera vez y cuando tenía 5 meses de embarazo me acosté con él de nuevo dos veces y así quedó hasta el año 2007.

Mi amigo Epy me ha estado atacando preguntándome qué define el sexo espectacular, y si él pregunta estoy asumiendo que está preparado para la respuesta.

El primer comentario decía lo siguiente:
“Kiara,A ver, ahora que te abruma la intimidad con cualquier tipo que es lo que te motiva a irte a la cama con un fulano X? la intensidad del acoso a que te someta? Su belleza fisica? su personalidad? o su condición de buen amante?Epy”

Yo le contesté así:
“Gran pregunta... pensaré en el tema y te dejaré saber. Un beso.”

Pero insiste con lo mismo:
“Pero no debería ser tan difícil el research sobre que hace que el sexo sea fantástico con este o aquel tipo... Y si haces una lista de tus mejores 10 amantes... Entonces enumeras las cinco destrezas o atractivos que tu percibiste cuando hiciste el amor con ellos. Seguro que encontraras similitud entre estas destrezas y atractivos... y esos son los que te hacen considerar una sesión de sexo como fantástica... supongo, Epy”

Epy, oye lo que hay. Supongo que la curiosidad viene a raíz de que yo he mencionado repetidas veces que luego de que yo pensaba que no me quedaba nada por aprender en la cama, hace cerca de un año me llevé la sorpresa de mi vida con Eduardo.

La belleza tiene poco que ver (el que ha visto a los Eduardos lo sabe), ser buen amante es algo que primero, no se ve en la cara y segundo no vale si tú no estás en eso, no pasa de ser una buena técnica, un buen polvo y a dormir se ha dicho. No importa lo que ustedes hagan, es como yo me sienta. Una de las condiciones es tenerte confianza, no tener presión de tiempo y estar en las circunstancias adecuadas. Además no podemos subestimar la importancia de un par de tragos, para aflojar. Mejor que una buena técnica es una persona con experiencia, que sepa cómo satisfacer a una mujer.

Recuerdo que Jorge --el novio que le dejé en herencia a Clary—me decía que yo era muy reprimida y yo pensaba: este hombre tiene que estar loco. Cuando le preguntaba a qué se refería no sabía explicarlo.

Cuando llegó marzo yo entendí solita. La realidad es que no he tenido 10 mejores amantes. En mi caso el sexo espectacular se definía por la capacidad de echar más de un polvo uno detrás del otro y seguir queriendo. Mi costumbre es ser mujer de un solo polvo, porque luego del primero eso se cierra y no deja ya pasar nada. Solo contaba una excepción, que fue con Miguel en el 1997 bajo los efectos de lo que deben haber sido como 3 galones de alcohol, y esto nunca se repitió. Hasta marzo.

Pero mi experiencia no era suficiente, por eso estaba esperando oír algunas opiniones más de mujeres que dijeran lo mismo y sentándonos a analizar el tema.

Uno de los primeros indicadores que yo noté fue que en los tres casos andábamos por los 30 y pico. No es para menos que se considera que la plenitud sexual de la mujer es en los 30, así mismo como para los hombres es a los 20 (luego de eso los salva el Viagra). Esto significa que aun con los que yo consideraba mejores de cuando era joven (o sea, tú y un par más) nunca lo iba a disfrutar como debe de ser.

Hasta ahora, cuando yo sacaba las conclusiones basándome en mí misma pensé qué ¡oh sorpresa! Los sentimientos sí tenían algo que ver. Con lo cual quedé completamente descorazonada porque yo tengo la mala costumbre de no enamorarme. Ya yo iba calculando que me faltaban como 15 años para tener otra experiencia sexual outstanding. Pero entonces vinieron las opiniones de las demás. En uno de los casos, la chica (esta tiene 30 años) está enamorada de otro hombre, que por lo visto es un maltratador psicológico y además emocionalmente inaccesible. El amante que la sacó de la caja fue un chileno que le lleva algunos 20 o 25 años (como me gustan a mí) y que la hizo sentir como una reina. Él le dice que ella es bella, que es sexy, que le encanta estar con ella, que ella huele muy bien por todas partes, le pone atención siempre, va casi diario al bar donde ella trabaja, pero no la acosa ni la fuñe, se sienta afuera con los amigos.

La otra persona que hizo el mismo comentario no me lo dijo a mí personalmente, me lo dijo el amante. Él no sabe decir a qué se debe, pero yo sí sé. Ella sí lo quiere, pero evidentemente él no es la persona que ella ha amado más. Pero él sí a ella.

Analizando estos datos parece ser que 1. Los sentimientos propios son importantes y 2. Los sentimientos del hombre son más importantes todavía. Cuando tú te sientes adorada como nunca, que el tipo tiembla solo de acercarse a ti, que se le para de hablarte al oído…. con eso yo puedo llegar más lejos que con cualquier otra cosa.

lunes, febrero 23, 2009

Puertas

“Daniela por dentro está llena de puertas / unas cerradas y otras abiertas / Daniela por dentro está llena de puertas / a veces sales y a veces entras” Pedro Guerra. Daniela

(del 17 de Febrero ¡qué trauma!)

Esa es la vida: abrir muuuuuuuuuuchas puertas y luego cerrar algunas.

Mi esposo me ha estado mandando mensajes interdiario.

El primero decía: “Buenos días, mi amor”
El segundo: “Todos los días sueño contigo”

El de ayer: “¿Quieres ser mi amante?” Cuando recibí este me cagué de la risa y llamé a mi compadre, que me dijo bueno, vamos a divertirnos a expensas de él. Mi compadre es mi único contacto con Adrian, porque hace más de un año que yo no le hablo. Él le dice siempre: quizás dentro de 5 años tú seas el hombre que Kia necesita que tú seas ahora, pero entonces ya ella va a estar en otra etapa de su vida. Pues el día que llegó el primer mensaje yo le dije: dile que ya cambié de opinión, que ahora no son 5 años, sino 20. Pues a la pregunta de si quiero ser su amante Nilson le respondió con un mensajito: “ella lo va a pensar”

El día de San Valentín, sin embargo, no me mandó nada.

Lo bueno es que mis hijos juran y perjuran que él solo me quiere como amiga ¡oh sí, cómo no! No, pero en serio. Tendría que ser loca yo para volver a abrir una puerta que la otra vez me hizo tanto daño. Sería como ponerme enfrente de él y decirle ok, pisotéame. Entonces empezarían los insultos, los gritos, las crisis de celos y las persecuciones. ¡no gracias!

Pues hace un par de días me mandó otro: “Durmiendo con la fiel, soñando con la infiel”…. Como dice Clary: lo bueno es que él lo más seguro piensa que me está diciendo algo muy bonito. Mojón.
La noche del 13 cuando salí me encontré a Marino, que, por supuesto, no me habla. Como él dijo que iba a hacer como si no me conociera me pasé toda la noche buscando quién me lo presentara. Me dio la mano muy formalmente, yo ni lo miré y di media vuelta.

Pues parece que a mí se me pegó la sinvergüencería del marido mío porque anoche cuando llegué a la casa se me ocurrió ponerle este mensajito para joder: “tú no tienes que caerme bien para yo acostarme contigo”

Pues él, muy indignado por lo visto me contestó así: “Si no te caigo bien mayor motivo para no volver a vernos. Yo no soy cualquier hombre. Good bye, for ever”

Qué melodrama! Pues resulta que hace varios días se me acabó la pastilla de no joder y ayer fue que empecé a bebérmela de nuevo, o sea que como todavía tengo la jodeína alta volví y le contesté: “Y un beso para ti también. Vienes hoy?”

¡qué divertido!

Me quedé esperando otro boche histérico de su parte, pero no pasó. Parece que se dio cuenta que yo solo estaba fuñéndolo.

Lo primero que hice al día siguiente fue llamar a Eduardo padre, que quedó en stand by cuando decidí probar a ver hasta dónde llegaba con Marino.

Pero lo mejor del caso es que el lunes me encontré de nuevo a Marino, vino a la mesa donde yo estaba sentada con mis amigas, se portó como la gente y yo me lo llevé. Me quedé con él hasta el martes a media mañana. Luego no volví a saber de él, pero no importa. Por lo visto esta puerta quedó entreabierta. Veremos.

Y hablando de abrir puertas no sé qué animal me picó y me hizo abrirle la puerta en el fin de semana pasado a Axel, el de Toque Profundo. Resulta que la noche de San Valentín había un grupo donde Selena y como a las 3 yo decidí irme para mi casa. Frao vino conmigo porque había dejado en mi casa la cartera, o el motor o no sé qué cosa. Pues cerca de las 5:30 me llama Axel, que dónde estoy… yo, pensando que él puede entender una indirecta le digo lo siguiente: “estoy en mi casa, en mi cuarto y en mi cama con un hombre al lado” “ah, po ta bien… voy pa’ lla” (WTF?) y efectivamente, poco antes de las 6 de la madrugada se aparece y procede a quitarse toda la ropa y meterse en la cama conmigo y Frao. Por supuesto, no tardamos en espantarnos, ponernos la ropa y salir a la sala a desayunar con un cómodo romito. Ahí se fue por el inodoro una mañana de descanso. Como 15 minutos más tarde llegaron los 3 amigos que habíamos dejado más temprano en casa de Selena y se quedaron hasta que se puso el sol. No vuelvo a abrir puertas ni contestar teléfonos los domingos.

Abrir puertas, cerrar puertas, anclar naves, quemar puentes. C’est la vie.

Vacaciones forzosas

10 días de vacaciones forzosas cortesía de Faster. Pero no he dejado de escribir, o sea que déjate de tu chisme Carlitos. Desde que tenga 2 segundos comienzo a subir los posts que tengo. Un beso, chao.

viernes, febrero 13, 2009

Una noche en Cacibajagua

"Dicen que he gastado toda la energía del mundo en ser distinta, en tirar la fuerza encima con arrogancia y agresividad, que eso lo hacen los hombres. Dicen que he sabido mucho de amores fáciles y muy poco de amores reales. Dicen que uno debe tener su propia historia y ser dueña de ella y que yo comprobaré con horror un día que la mía sólo puede ser contada a través de los hombres." Marcela Serrano. Nosotras que nos queremos tanto

Anoche fui con mi compadre Nilson y su bellísima novia Susana, a la que hemos esperado por tantos años a Cacibajagua, porque ellos querían conocer el lugar y además, están importando unos vinos italianos y piensan hacer una actividad allá. Pues, como la cita que yo tenía con Marino temprano se había cancelado, le dije que pasara por allá para que nos viéramos. Luego mi compadre se antojó de alquilar un local en la zona y llamamos a Yumilka, que tiene un bar por allá y también la hicimos venir.

Cuando el compadre y la cuñada decidieron irse, nosotros 3 nos quedamos porque el bonche ahora era que se estaba poniendo bueno. Además, él me pidió que no lo dejara. Cool.

La primera parte de la noche fue sorprendentemente parecida al día que salí con Marino: puso dos huevos del mismo tamaño que la otra vez. Primer huevo: se pone a contarnos que hace como 2 semanas él tenía una cita con Rocío y ella se apareció con dos amigas, las amigas querían ir para otra parte, entonces él les dijo váyanse alante que yo les caigo..... etc, etc, etc, bla, bla, bla. La historia pierde su interés para mí por un motivo muy sencillo. WHAT THE FUCK??!!! ¿el día que yo te dejé con ella no te dije resuelve todos los asuntos que tengas pendientes, que yo no te pienso compartir? ¿no me llamaste al día siguiente diciendo que no quedaron en nada, que tú estás en mí, no en ella? MOJÓN. Como consecuencia de este huevo me siento al lado de Yumilka, dejándola a ella en el medio y le hago la aclaración: que conste para el récord que de este momento en adelante me estoy quedando aquí solamente por tí. Parece que no bastó con este desliz; al poquito rato vuelve a su modus operandi habitual: se para muy campante, se va para la barra y rellena SU trago. Yo fui, le compré una cerveza a Yumilka y le dije ¿ahora comprendes por qué Fátima (la modelo) y yo le hicimos un Houdini la otra noche? ella me contestó sí, vamos a desaparecernos. A nosotras no nos faltan opciones.

Nos paramos una primero, la otra después, dejamos la cartera para que no hubiera sospechas y nos largamos a otra parte del bar a disfrutar nuestra noche y efectivamente, fue memorable.

Me encontré con Ramón, el hermanito menor de una amiga de infancia que me conoce por supuesto desde carajita; a Ricardo, uno de los mejores amigos de mi novio del high school, el que tuve de los 15 a los 18 años, también me está viendo en el colegio desde que yo nací; a Alberto, que era el dueño de Soho, lo conozco hace como 10 años; a Eladio, lo conocí en el mismo Soho, me cuenta que estaba de cumpleaños anoche; a Carlos, un tipo bellísimo al lado de quien amanecimos mi amigo Canek y yo la noche el día de la Altagracia, lo había conocido ahí mismo; a José, muy bello, muy rubio y muy necio cuando bebe... lo conocí en casa de Mayí y luego lo he visto par de veces, ayer trató de besarme (muy bruscamente por cierto, debe haberme dejado morados en los brazos) y me contó que fue allá exclusivamente para ver si se encontraba conmigo; a Amable, el mejor amigo de Orisell, un abogado con quien salí una vez y la pasé súper, pero él pensó que yo no tenía interés porque no lo llamé al día siguiente; a Axel, que tocaba no sé qué instrumento en Toque Profundo y me dijo que yo siempre me le desaparezco. No besé a nadie pero me pasé toda la noche abrazando gente, agarrando manos (a veces culos), sentándome en piernas.... me dijeron que yo envejezco como Benjamin Button, para atrás y todos y cada uno de estos individuos me propusieron que me fuera con ellos.

Luego me agarró Marino en el baño y me dijo que quería hablar conmigo, que él no me entendía. Yo le dije qué casualidad, yo tampoco te entiendo a tí. ¿Por qué tú lo dices? me preguntó y yo le dije tú estás demasiado grande para yo tener que estarte explicando las cosas. Entonces me dijo: pues mira lo que vamos a hacer, dejamos esto así y cuando yo te vea en la calle es como si no te conociera ..... o sea, que me botó ¡qué cómico! ni siquiera habíamos empezado (ridículo). Se lo conté a los tígueres y todavía se están riendo ¡mierda pa' él! me dijeron.

¿Con quién me fui al final? con el único que no me lo propuso: Alberto. Cuando yo estaba hablando con él y él me dijo que estaba bellísima yo le comenté que nunca había percibido que yo le gustara, me contestó que las dos últimas veces que nos encontramos él tenía una novia y que él no me hizo mucho coro porque tenía miedo de que se le notara, y que además consideraba que yo estaba fuera de su liga ¡por favor! un perfecto caballero nunca va a estar fuera de mi liga, y además, a mí me gustan los hombres como él, me gusta su way, me gusta su estilo. También me dijo que siempre me lee (no me puedo quejar). Cuando mi amiga Yumilka, que vive como a 4 cuadras se quiso ir, la escoltó. Cuando yo dije que tenía hambre dijo vamos para la Barra Payán. Como él es vecino de Ricardo, andaban en el carro de Ricardo, pero manejaba él. Cuando Ricardo dijo que no iba para la Payán él le contestó yo soy el que sabe, yo ando manejando y lo montó atrás con el cumpleañeros y nos fuimos. Allá descubrí que él no quería comer, fue exclusivamente por mí, además pagó. Cuando terminamos le dije ¡a dónde vamos? me contestó ¿a dónde tú quieres ir?, a mi casa, pues te llevo a tu casa. Le dije esta gente no te lo va a aceptar, eso no importa, buscamos mi carro entonces.... hacía años que no me encontraba con alguien así.

Para que conste: yo podré parecer loca, pero no tengo un pelo de loca. Yo siempre sé distinguir a quien vale la pena, aunque tenga que entresacarlo de 8 opciones.

jueves, febrero 12, 2009

El final de una era

"Mira la gente en la calle, los viejos miran al pasado, los jóvenes al futuro. ¿Dónde debe mirar ella? Piensa en los Buendía de García Márquez, quisiera saber cuántas oportunidades tendrá ella sobre la tierra." Marcela Serrano. Nosotras que nos queremos tanto

En estos días me llamó Guido y me comentó que estaba triste. Se sentía un poco desarraigado porque le cerraron su casa: el Steak House Café cerró para no volver a abrir. Me comentaba que después de ir casi diario por tantísimos años se sentía desubicado, como si le hubieran halado el piso por debajo de él.

Pero Guido no es el único que pierde con este cierre. A pesar de que nunca fui tan asidua como él una buena parte de mi historia se escribió en Steak.

Recuerdo cuando lo abrieron y yo iba con mi esposo y algunas amigas y había fila para entrar y el letrero de la entrada decía que solo aceptaban 250 personas. Recuerdo también pocos años más tarde cuando en cada salida que yo hacía Steak era una de mis paradas obligatorias para beberme un capuccino, andara yo sola o acompañada. Recuerdo cuando Steak era el único Friday's antes de existir Friday's. Recuerdo cuando yo iba con los tígueres sin falta a todos los juegos de los Bulls... y recuerdo uno de esos días, atestado de gente, cuando paramos a un empleado y osamos pedirle comida y con mucha prepotencia nos contestó que él era bartender, que llamaran a un camarero, y se fue. Recuerdo algunos meses más tarde cuando fui con un grupo de amigos a celebrar que habíamos pasado diseño 8 y el mismo bartender nos mandó a apagar los cigarros (unos túbanos que habíamos comprado para la ocasión y acabamos fumándonoslos en Soho, donde no nos jodían).

Y recuerdo el día de Halloween aquél en que vinieron 22 mejicanos a un congreso de arquitectura, y como yo era amiga del profesor me convertí en la guía turística extra-oficial de ellos. Y como no había manera de conseguir que nos atendieran nos mudamos para la barra mi amiga que vivía en mi casa, el mejicano que me gustaba a mí y yo, dejando al grupo junto con mi esposo en las 4 mesas que habían juntado. Y cuando nos atendió el bartender (el mismo pedante de las otras dos veces) y le notamos el acento nos dijo que era colombiano. Y cuando se fue mi amiga me preguntó ¿no te gusta el colombiano? y yo le contesté: no, me gusta el mejicano. Más adelante yo le caí atrás a él y le dije tú le gustas a mi amiga y él me dijo a mí también me gusta ella. Pues ella vive en mi casa, este es el número.

Quisieron las circunstancias que mi amiga no parara aquí. Trabajaba de día, estudiaba de noche y además tenía novio. O sea que cada vez que Adrian la llamaba, no la podía encontrar y se ponía a hablar conmigo.

Tres semanas más tarde, el 23 de noviembre nos fuimos para Santiago a un concierto de Los Ilegales, porque su único día libre era el domingo y el domingo tocaban allá. Estando allá me dijo que estaba enamorado de mí. Yo le contesté ¿cuántas novias tú tienes? 6 me dijo. Le pasé el celular: si tú quieres algo conmigo me las botas a las 6 ahora mismo. Dicho y hecho.

2 semanas más tarde, el 8 de diciembre del 1997, día de la Inmaculada Concepción nos juntamos en mi casa mi novio, un amigo mío y yo. Adrian llegó con una botella de whisky y me anunció que había dejado el trabajo. Nos fuimos a la azotea a bebérnosla mientras mi marido dormía. Como a las 3 de la mañana Adrian decide que va a pedirle mi mano a mi esposo. Toma mi llave le dije yo y él bajó. Yo me quedé bebiendo. Al rato me llamaron al celular: baja. Dejé a mi amigo solo, bajé al apartamento y entré a la habitación. Mi novio me anunció que él le había dicho a mi esposo que él me amaba y se quería casar conmigo, que por favor se fuera. Edgar le contestó bueeeeeeeno, yo no te lo recomiendo, pero si tú quieres meterte en ese lío.... allá tú.

Esa noche dormimos en la habitación de mi amiga, que estaba en Azua y Edgar siguió durmiendo en la nuestra. A la mañana siguiente se fue. Adrian se quedó. A veces íbamos a Steak, a veces no, pero siempre estaba presente en nuestras vidas.

10 años de feliz matrimonio y 2 hijos más tarde, el día de nuestro décimo aniversario --nuestras bodas de lata-- en lo que puede considerarse como uno de los días más tristes de mi existencia, nos separamos estando tan listos para hacerlo como el día que nos habíamos mudado juntos, o sea nada. El final de esta historia de amor nos sorprendió a ambos. Los efectos que esto ha tenido en mi vida los estoy controlando farmacológicamente. Ya hace un año que no le hablo y ayer me puso un mensaje: Todos los días sueño contigo (qué casualidad!! yo también). Hace 2 días me puso otro: Buenos días, mi amor. Y cada vez que esto pasa la respuesta se me queda atrabancada en la garganta y me ahoga.

Las últimas veces que fui a Steak, en diciembre, me sentaba sola en la barra a ver todo, a recordar, a ponerme nostálgica. A volver a estar soltera en el mismo sitio que 11 años antes conocí al amor de mi vida.

martes, febrero 10, 2009

Me gustas, no me gustas, me gustas...

"Como la pluma al poeta y el pincel al pintor, era el amor a María. Como cuenta ella misma con gracia, ha tenido mil amores en su vida y todos, aunque durasen cuatro días, han sido totales. ¡Qué capacidad para convencer a un hombre, sabiendo éste por su propia boca no ser el único, de que su relación con ella era absoluta!" Marcela Serrano. Nosotras que nos queremos tanto

No todo el mérito de mi felicidad del último mes se lo debo a los antidepresivos. Quizás el factor más importante sea la falta de estrés.

Después que me dieron la insultada del siglo el día de mi cumpleaños, mi vida se convirtió súbitamente en algo muchísimo más simple porque todas mis ataduras con el último año se rompieron. La esclavitud de pasarse uno el día con el teléfono de la casa siempre disponible y el celular al lado, que siempre tiene que estar prendido, siempre con carga, siempre con señal y siempre con tarjeta se acabó. Pero por si esto fuera poco como quiera uno lo vive revisando a ver si no tiene llamadas perdidas o mensajes entrantes y si este es el caso, empieza de nuevo la vida al borde de una crisis de nervios ¡¡¡¡¡Nooooooo!!!!!!! ¿cómo puede ser? ¡COÑO, YO SI SOY IDIOTA!!! perdí una llamada de HP ¡ME VOY A MORIR!... y entonces uno le devuelve la llamada corriendo al fulano, pero era para invitarme para alguna parte, y como yo no aparecí se fue sin mí, como es lógico. Pero este drama corresponde a un estado mental previo, aquél en el que una no entendía que el que está interesado en una vuelve a llamar, y además te espera..... de hecho, te pasa a buscar, te convence y te saca de tu casa aunque sea arrastrada por las orejas.

Qué bueno es liberarse de esta cadena, qué bueno es desentenderse del celular, dormir cuando uno tenga sueño, hasta que el sueño se le acabe a una y apagar la mierda esa ¡qué coño! Quizás la disponibilidad absoluta es lo que más define (en mi caso) si me gusta o no me gusta un tipo en serio.

Me pueden gustar los hombres de una de dos maneras: mucho o poco. La forma de clasificación es sumamente simple: quizás yo me acueste con todos, pero el que me gusta mucho es aquél con el que yo me puedo acostar hasta sobria.

Estos son los parámetros de clasificación:

El más obvio: quien me guste en serio siempre va a ser un hombre. Las mujeres me gustan chin.

Lo segundo es el sexo. Difícil que yo me acueste a la primera con un hombre que me gusta de verdad, porque probablemente me estoy cerrando una puerta que me interesaría dejar abierta. Con un hombre que me gusta poco, si tengo suficiente alcohol entre la cabeza, puedo usarlo la primera (y última) noche y dejarlo.

Uno de mis problemas con el sexo es que para yo empezar a disfrutarlo necesito tenerle confianza a la otra persona, y esto implica generalmente que el tipo va a tener que metérmelo por lo menos 5 veces antes de yo empezar a disfrutarlo. Cuando un hombre me gusta mucho, no importa lo malas que hayan podido ser las primeras experiencias yo siempre voy a querer volver a intentarlo, hasta que con el hábito se convierta en una experiencia fuera de este mundo. El sexo mejora con la edad. El hombre que me gusta poco sencillamente ni siquiera va a tener la oportunidad de repetir conmigo. Y al otro día viene la resaca moral para colmo.

Yo no llamo a hombres por teléfono, como quiera que sea. Pero el hombre que me gusta poco puede aparecer cuando sea, haya pasado una semana o un año y a mí no me preocupa eso, siempre lo voy a recibir bien. Si pierdo la llamada, bueno... ¡que vuelva y llame!

El hombre que me gusta mucho y deja pasar 2 días sin hablar conmigo tiene problemas serios. Porque yo voy a estar pendiente. Él no lo va a saber en ese momento, pero su venganza viene. Además también me voy a fijar en la forma, el fondo y las circunstancias de la llamada. Básicamente será crudamente sicoanalizado por mí y mis mejores amigos y amigas, hasta la saciedad, o hasta que lleguemos a una conclusión plausible. PD: el que me gusta en serio tiene la capacidad de quitarme el sueño. Orita recibí un mensaje del amor de mi vida (sí, ese mismo, mi último esposo al que no le hablo desde enero del 2008) que decía simplemente "buenos días, mi amor" y por supuesto, me espantó el sueño, no me pude volver a dormir y eso que me había acostado cerca de las 8 y pico de la mañana ¡qué vaina! me cago en el diablo aunque se me queme el culo. Mierda pa mí!!!

Ahora bien, si yo lo llamo a él por teléfono (que no sea devolviendo la llamada o contestando un mensaje) murió con flores, para mí es solo un amigo.

Al hombre que me gusta poco yo le aguanto un cierto nivel de abuso. Me puede llamar a última hora o de madrugada y yo no me ofendo ("no pido perdón ¿para qué si me va a perdonar porque ya no le importa?"). El que me gusta mucho necesita respetar límites.

Sin embargo hay otro nivel de abuso donde los límites se difuminan para mí. Ejemplo 1, nunca debí durar tanto con Eduardo (por mil motivos). Ejemplo 2, cualquier persona que me llame más de 3 veces en una hora puede dar como hecho que fue la última vez que habló conmigo, porque inmediatamente entra a mi registro mental como acosador y controlador. Si me gusta el hombre de verdad yo no contestaré el teléfono, pero es posible que le vuelva a hablar y busque una forma sutil de explicarle que ese es un comportamiento anormal y una violación a mis límites. Ejemplo 3, mis fines de semana son sagrados... los uso para recargar pilas, dormir, ver TV, conectarme a internet, leer, escribir. Por un hombre que me gusta mucho a veces estoy dispuesta a sacrificarlos, aunque el lunes no sirva para nada.

Está también el tema de la fidelidad. Es obvio que esto es para mí un mito, por eso ya la dejé. Y aunque a unos y a otros les aclaro que ni se sueñen con pedirme exclusividad jamás en la vida, el hombre que me guste de verdad generalmente tiene la capacidad de concentrar toda mi atención. Después que conocí a Marino no me han quedado ganas de acostarme con ningún otro.

Pero lo más importante es el tono de la relación en sí.

Cuando un hombre me gusta poco voy a tender a querer juntarme con él en la calle, irnos de bares, juntarnos con gente, ir a sitios que estén buenos.... tratar de que la experiencia sea lo más impersonal posible, aunque podamos, bajo los efectos del alcohol, terminar en la cama.

Me gusta salir a la calle sola o con amigos, gastar una salida con alguien que me gusta en serio y estoy empezando a tratar es un desperdicio de tiempo y posiblemente de dinero. Primero, cuando esta salida termine vamos a estar exactamente en el mismo punto que estábamos antes de salir, solo que borrachos y cansados (el sexo no va a valer la pena en esas condiciones) y además no voy a disfrutar los sitios donde vayamos por estar pendiente solo de mi acompañante.

Cuando me gusta mucho el hombre yo voy a querer verlo preferiblemente de día, en la mañana o en la tarde, quizás la noche temprano. La idea es bebernos un par de tragos, picar algo, conversar, pasarnos varias horas en la cama, oír música, hablar de libros, explorar, inventar... conocernos sin la presión del 'ya es muy tarde', 'me tengo que ir', 'mañana me tengo que levantar temprano'.

Lo único que me falta ahora es definir qué hace que el sexo sea realmente fantástico. Me lo preguntó Epy el otro día y todavía estoy en research para contestar a esto. A mí también me gustaría saber. Quién sabe si así desarrollo una fórmula infalible con la cual obtener siete años de buen sexo.

viernes, febrero 06, 2009

No creo en el Che

"el que no lucha por SU familia es alguien que, NO IMPORTA POR QUÉ OTRA COSA LUCHE, no merece tener el lugar que Dios le ha dado en esta tierra." Carlos Cuauhtémoc Sánchez. Un grito desesperado

Ni tampoco en Caamaño.

Por supuesto que no me refiero al aspecto político. No cuestiono su larga lucha, ideales y honor (Aunque aquí hay un artículo muy bueno que enfoca el aspecto político). Pero cuando leía sobre ellos y contaban todo lo que pasaban estos hombres, el tiempo que se pasaba todo el mundo pensando que estaban muertos, los viajes, los exilios, la vida en la sierra siempre me mortificaba leer al mismo tiempo que esta gente tenía familia ¡así como tú lo oyes! qué barbaros.

Sencillamente me parece una terrible irresponsabilidad que esta gente deje 5 y 6 niños regados por ahí y las esposas jamás en la vida vuelvan a saber de éllos ¡qué chistazo! Casarse una, dos o tres veces, tener una docena de muchachos, salir a coger tiros para una loma y dejar a una pobre mujer en los plenos años 50 y 60 sin una profesión y con los niños para mantenerlos... claro está, sin contar la mortificación de no saber dónde anda el marido o si ya lo mataron, o si vienen luego a buscarme a mí. Buenos abusadores!!!

QUÉ COJONES!!! Yo creo en Juan Pablo Duarte, que hizo lo que yo considero íntegro: como a él desde muchachito le picaba una vaina por adentro, le quemaba y no lo dejaba vivir ni dormir ver que su país estaba dominado por Haití, fue primero y se fajó a estudiar a New York, Londres, París y no se cuántos más y volvió a hacer lo que tuviera que hacer.... todo esto a los 24 años y todavía estando soltero. Y que después, cuando ya terminó todo y en un país bien lejos del suyo (por si acaso) entonces se casó, tuvo hijos, nietos y se murió de viejo.
Y pongo por ejemplo a mi querido amigo Gleider (porque no solo en la grandeza hay que ser responsable): él es un abogado exitoso, medio jevito, medio bohemio... le gusta la buena vida, comer fuera, beber whisky, salir a la calle diario hasta las quince, llevar a sus mujeres a donde ellas quieran ir y brindarles de todo... pero no se toma el primer trago del mes hasta que está completo el dinero de sus hijas. Así es que se hace!

Yo creo que si tú tienes una vocación que significa para tí todo, pasión, sacrificio, vida y muerte, no debes salir por ahí de pipí alegre a casarte y tener muchachos. Es lo que hacen los sacerdotes, cuando Dios te llama hay que dejar todo y seguirlo. Pero el que forma una familia, su primera responsabilidad es con esa familia.... y punto.

Si a usted le quema por dentro el deseo de ver a su pueblo libre (o vacunar a todos los niños de África o erradicar el SIDA) ¡pues sacrifíquese, coño! No ponga a otra gente a malpasar.

Ayer estaba leyendo yo el libro Nosotras que nos queremos tanto, de Marcela Serrano y me sentí súper identificada cuando leí esta conversación entre dos líderes de la izquierda en Chile, antes de Salvador Allende:

"- ¿no tuviste hijos?
- No. Ella quería y yo no. Ése fue un problema más. Considero una irresponsabilidad traer hijos al mundo si uno ha elegido esta vida. No podemos tener ataduras, no debemos tenerlas. Si uno está dispuesto a todo por la revolución, si el día de mañana hay que tomar las armas y partir, si debemos enfrentar una guerra civil o iniciar una guerrilla, ¿cuál es el espacio de los hijos? No me mires así, al menos soy honesto. Otros los tienen y luego se desentienden de ellos."

Esta es una verdad del tamaño de un elefante. Ya sabía yo que esto no eran locuras mías ¡qué sorpresa encontrarme en un libro con lo que yo llevaba años pensando! Cada vez que yo leía historias sobre el Che y Caamaño nunca dejaba de sorprenderme terrible desconsideración de esta gente y a mis ojos perdían méritos sus hazañas. Quizás mi punto de vista nunca va a ser imparcial, porque yo soy madre y un padre que no le está pasando una mensualidad a sus hijos nunca va a tener mi respeto completo.

lunes, febrero 02, 2009

Entre dos aguas (como siempre)

“Cuando tengo que escoger entre dos males, siempre elijo el que no he probado” Mae West

Parece ser que cada vez que yo salgo a la calle es para buscarme problemas (o soluciones, dependiendo del punto de vista).

Ahora tengo 2 situaciones. La primera es Eduardo padre, a quien por petición de una amiga mía Sil, yo había prometido perdonar. La vez aquella que yo le conté que mi intención era acostarme con todos los hombres de la familia y hasta las mujeres, si se dejaban, ella me pidió “perdona al papá” y yo acepté. Pues el caso es que ayer hice la tan temida visita a su consultorio (yo no le tengo miedo a nada, pero sí a los dentistas).

Yo lo había descartado como una opción para mí porque yo siempre decía que los hijos heredaron la testosterona de la mamá, me lo encontraba a él como muy dulce, muy buena gente, muy tranquilito, pero después que me hizo par de historias eso me confirmó que de tal palo, tal astilla. Nunca llegué a abrir la boca, pero corrieron las cervezas y pasaron algunas otras cosas.

Como quiera decidí ponerlo en el banquillo de los acusados y hacerle un par de preguntas. Primero le pregunté la clásica: ¿qué tú quieres de mí? Me dijo que es obvio que yo le gusto, la pasa muy bien conmigo y además me veo muy bien. Buena respuesta, entonces vino la otra pregunta ¿y tú no tienes ningún tipo de problemas con que yo sea quien se acueste con 2 o 3 de tus hijos? Entonces me dijo que él no me ve así. Que él piensa que yo soy muy dulce, que yo le gusto desde la noche en que salimos juntos con su hijo menor, Alejandro y la novia de Alaska, que yo le dí esa noche el beso más dulce del mundo y que hacía tiempo que nadie había hecho eso con él. Esta es la foto que nos tomamos esa noche.

Pues esa tarde llegamos a lo que los gringos consideran segunda base, pero no recuerdo nunca haberme excitado tanto con tan poco…. ¡lo que es estar en manos de un experto! Definitivamente, la experiencia no se improvisa. Por lo que salté inmediatamente de la silla aterrada y dije: vámonos para la calle. Claro, el hombre me puso nerviosa porque como todo el mundo sabe yo soy muy reprimida en lo sexual.

El segundo asunto es Marino. La última vez que nos habíamos visto quedé con la impresión de que él estaba quillao conmigo (no estoy muy segura por qué, parece ser que no le gustó que mi amiga y yo nos desaparecimos de la mesa cuando él se fue al baño y no volvimos nunca).

Pues anteanoche, luego de la visita al dentista, me lo encontré en Segafredo y todo resultó excelente, él andaba con un amigo, yo con la “novia” mía y paramos los cuatro en casa de él.

Lo nunca visto: yo creía que Eduardo lo tenía grande…. ¡qué ingenua yo! Literalmente no me cupo, y eso que estuvimos intentándolo como por 3 horas. Cooooooooño, qué maldito guevaso! En realidad él podría vivir del ripio si quisiera. Increíble. Me imagino que acostarse con él será como parir, pero pa’ dentro porque como dice aquella expresión de la sabiduría popular: no es lo mismo dos metros de encaje negro a que un negro de dos metros te lo encaje ;-)

De ahora en adelante lo voy a bautizar Mr. Big. Total, la vida mía es un Sex and the City cualquiera.

Estas son dos experiencias nuevas para mí que no me puedo negar (yo no acostumbro negarme ningún gusto)... a ver cómo me va