Follow by Email

lunes, febrero 02, 2009

Entre dos aguas (como siempre)

“Cuando tengo que escoger entre dos males, siempre elijo el que no he probado” Mae West

Parece ser que cada vez que yo salgo a la calle es para buscarme problemas (o soluciones, dependiendo del punto de vista).

Ahora tengo 2 situaciones. La primera es Eduardo padre, a quien por petición de una amiga mía Sil, yo había prometido perdonar. La vez aquella que yo le conté que mi intención era acostarme con todos los hombres de la familia y hasta las mujeres, si se dejaban, ella me pidió “perdona al papá” y yo acepté. Pues el caso es que ayer hice la tan temida visita a su consultorio (yo no le tengo miedo a nada, pero sí a los dentistas).

Yo lo había descartado como una opción para mí porque yo siempre decía que los hijos heredaron la testosterona de la mamá, me lo encontraba a él como muy dulce, muy buena gente, muy tranquilito, pero después que me hizo par de historias eso me confirmó que de tal palo, tal astilla. Nunca llegué a abrir la boca, pero corrieron las cervezas y pasaron algunas otras cosas.

Como quiera decidí ponerlo en el banquillo de los acusados y hacerle un par de preguntas. Primero le pregunté la clásica: ¿qué tú quieres de mí? Me dijo que es obvio que yo le gusto, la pasa muy bien conmigo y además me veo muy bien. Buena respuesta, entonces vino la otra pregunta ¿y tú no tienes ningún tipo de problemas con que yo sea quien se acueste con 2 o 3 de tus hijos? Entonces me dijo que él no me ve así. Que él piensa que yo soy muy dulce, que yo le gusto desde la noche en que salimos juntos con su hijo menor, Alejandro y la novia de Alaska, que yo le dí esa noche el beso más dulce del mundo y que hacía tiempo que nadie había hecho eso con él. Esta es la foto que nos tomamos esa noche.

Pues esa tarde llegamos a lo que los gringos consideran segunda base, pero no recuerdo nunca haberme excitado tanto con tan poco…. ¡lo que es estar en manos de un experto! Definitivamente, la experiencia no se improvisa. Por lo que salté inmediatamente de la silla aterrada y dije: vámonos para la calle. Claro, el hombre me puso nerviosa porque como todo el mundo sabe yo soy muy reprimida en lo sexual.

El segundo asunto es Marino. La última vez que nos habíamos visto quedé con la impresión de que él estaba quillao conmigo (no estoy muy segura por qué, parece ser que no le gustó que mi amiga y yo nos desaparecimos de la mesa cuando él se fue al baño y no volvimos nunca).

Pues anteanoche, luego de la visita al dentista, me lo encontré en Segafredo y todo resultó excelente, él andaba con un amigo, yo con la “novia” mía y paramos los cuatro en casa de él.

Lo nunca visto: yo creía que Eduardo lo tenía grande…. ¡qué ingenua yo! Literalmente no me cupo, y eso que estuvimos intentándolo como por 3 horas. Cooooooooño, qué maldito guevaso! En realidad él podría vivir del ripio si quisiera. Increíble. Me imagino que acostarse con él será como parir, pero pa’ dentro porque como dice aquella expresión de la sabiduría popular: no es lo mismo dos metros de encaje negro a que un negro de dos metros te lo encaje ;-)

De ahora en adelante lo voy a bautizar Mr. Big. Total, la vida mía es un Sex and the City cualquiera.

Estas son dos experiencias nuevas para mí que no me puedo negar (yo no acostumbro negarme ningún gusto)... a ver cómo me va

6 comentarios:

  1. Coño Kiara las vainas tuyas no estan escritas...

    ResponderEliminar
  2. no me interesa un guebo q te haya acostado con alejandro lo q me da e q me dijite mentira y con migo no paso. vieja yo te admiraba cuando te conoci pero desde q comenzate a ecribir de mi se me paso loca deja ya esa pantaya q ya me entere q alejandro asta se lo conto a vivian despues de q paso y eya siguio siendo tu amiga ni le dio mente y ni te puso el tema segun alejandro. pero por q con migo no paso q mucha oportunidades sobraron.

    H

    ResponderEliminar
  3. Percibo que hay alguien que está muy pendiente de todo lo que yo escribo, a pesar de que vive acabando conmigo. Bueno, algún día se le pasará. Lo que todavía no hemos podido definir mis amigos y yo si es asfixie o si es envidia...

    A ver ¿qué significará esta obsesión conmigo?

    Pero también noto que el susodicho no evoluciona ¿a quién se le ocurriría seguir sazonando algo que pasó, o que no pasó el año pasado?

    Get a life!!

    ResponderEliminar
  4. Y que aprenda a escribir por favor!! Lastima los ojos ese párrafo!!

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?