Follow by Email

viernes, marzo 09, 2012

Prosas profanas

"-Calla, calla, princesa --dice el hada madrina--;
en caballo con alas hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con su beso de amor."

Rubén Darío


...a girl can only dream. If only.

lunes, marzo 05, 2012

Leído en Feibú

"Regálale tu ausencia a quien no supo valorar tu presencia y recuerda que quien mucho se ausenta, pronto dejará de hacer falta"

sábado, marzo 03, 2012

Desesperanzada

Estoy absolutamente, 100%, completamente segura de haber tomado la decisión correcta. Y yo sé que cuando un@ toma la decisión correcta, a la larga nunca se arrepiente. Tengo el corazón roto como en 1,500 pedacitos y nada puedo hacer al respecto. Ya me he acostumbrado al dolor, el marasmo se instaló definitivamente. Lo peor es esa sensación como de desesperanza.

Y además ¿a quién trato de engañar? no es que tuve opciones. Yo quiero creer que yo decidí. Pero no había de otra.

En el mejor de los casos.... ¡no existe el mejor de los casos! ¿qué bueno me puede esperar a mí al lado del cabrón del Duke? Son tantas las cosas que él tendría que cambiar.... (¡y no lo va a hacer!)

Ciertamente no creo que pueda perdonar la forma como él me ha tratado. Pero lo más importante es que a él no le interesa que lo perdone. Él nunca me pediría perdón, no está arrepentido y se encuentra muy bien lo que hizo. De hecho, él nunca se ha arrepentido de algo --según sus propias palabras.

A mí no me interesa ya relacionarme con nadie en estos términos. En los tiempos que conocí al Duke, él decía claramente que no quería tener una relación seria, ni casarse, porque dentro de las relaciones comprometidas la gente siempre termina cediendo algo. Y aparentemente eso es algo malo.

También decía que nunca ha luchado por una mujer... si ella se quiere ir, que se vaya (¡qué bello!). Y me consta. Él podrá ser muy Duke, pero no desenvaina la espada por nadie.

De hecho, él odia la música caribeña porque opina que los hombres son demasiado llorones. Que los planteamientos de las canciones son todos lloriqueos.

Mi pareja de tesis siempre supo que iba a tener dificultades para salir embarazada, o sea que esto no le preocupaba, mientras era soltera. Además --en un tópico completamente no relacionado--, siempre opinó que dado el caso nunca se casaría embarazada, porque es una presión demasiado grande. O sea, que cuando (ups) después de 11 meses de amores y con 31 años de edad, salió embarazada de su novio, brincó de la felicidad! pero ni por la cabeza le pasó casarse. La mayor sorpresa fue cuando el novio se apareció con un anillo y le propuso matrimonio. Ella dijo que no, que imposible y él se echó a llorar. Y estuvo en eso cuatro días hasta que ella cambió de opinión. ¡YO QUIERO UN HOMBRE QUE LLORE SI YO LE DIGO QUE NO ME VOY A CASAR CON ÉL! Ése es el tamaño de amor que yo necesito, no un milímetro menos.... (y que lo sepa a los 6 meses, no que después de 2 años todavía lo esté pensando).

Entonces, ¿qué hay para mí al lado de un cobarde que no se arrepiente, no pide perdón, no cede, no lucha por la mujer que ama y mucho menos le llora, le pide o le ruega.... ? Mi desesperanza es comprobar que no podemos tener nunca un futuro juntos.

Pero na, pa' lante...