Follow by Email

lunes, marzo 30, 2009

Evolución. Pa’ tra’ ni pa’ coger impulso

“La vida que no florece
y es estéril y escondida
y ni fecunda ni crece
es vida que no merece
el santo nombre de vida”

José María Pemán. Una lección de vida


Aprender, crecer y cambiar, no nos queda de otra. La única constante es el cambio. Como decía mi libro de religión de 7mo: todo lo que no quiere crecer, muere.

Todos nuestros instintos y todos los pasos del proceso evolutivo están enfocados en la misión sagrada de perpetuar la especie.

Y esto empieza desde el embarazo: el cuerpo de la mamá siempre pone al bebé primero. Desde que la mujer queda embarazada, aunque no se esté alimentando bien, el niño va a estar bien alimentado. A mí me puede estar faltando ropa techo, comida y contacto humano, a él no. Mi cuerpo me va a quitar hasta la última gota de sangre para dársela a mis crías. Porque la evolución es de una sola vía.

El motivo por el que las mujeres tienen que estar tomando calcio y tendencia a la osteoporosis en relación directa a la cantidad de hijos que han tenido es por el sencillo motivo de que cuando está embarazada el cuerpo usa el calcio de ella para formar los huesos y dientes del niño. Y el calcio después de los 25 años ya no se repone.

Estamos genéticamente programados para hacernos cargo de otro ser humano a partir de los 15 años de edad. No hemos llegado ni siquiera a nuestra plenitud sexual y sin embargo ya podemos criar. El que busque un ejemplo lo encontrará por montañas. El niño nace inválido y a lo largo de sus primeros años necesita de todo y la naturaleza se ha tomado la molestia de invertir millones de años en traernos a un nivel de evolución donde podamos cada vez proporcionarles más. Desde los 15 años ya podemos proveerle no solo en lo económico, sino también en lo emocional, aun sin tener pareja, hasta que lleguen a un nivel de madurez que puedan valerse por sí mismos.

Dice el Dr. Juan Carlos López Martín en el artículo Formación de un nuevo ser lo siguiente: “Un ser humano se habrá convertido en adulto con aptitudes para una verdadera madurez cuando haya superado la niñez sin perder los mejores rasgos de ella: haya conservado la fuerza emotiva básica de un lactante, la obstinada autonomía del preescolar deambulador, la capacidad para el asombro, el placer y el juego de los años preescolares tardíos, la capacidad de vinculación y curiosidad intelectual de los años escolares, y el idealismo y la pasión de la adolescencia. El ideal es saber incorporar todas estas cualidades en una nueva estructura denominada persona adulta que se debe caracterizar por la estabilidad, la sabiduría, los conocimientos, la sensibilidad ante otras personas, la responsabilidad de la fortaleza y el sentido de finalidad que son propias de esta etapa.”

Y nosotros lo esperamos ansiosamente. No existe satisfacción más grande para los padres que ver a nuestros hijos más grandes y más fuertes que nosotros, plenos, sanos y felices.

Yo, personalmente opino que si yo hubiera tenido algún problema en alguno de los embarazos y llegáramos al punto de tener que elegir, la vida de mis hijos SIEMPRE va a ir primero. Porque ese es el único motivo por el que estamos en esta tierra, y es para dar vida. Si yo me moría de parto, mi misión en esta vida estaba cumplida. Eso no tiene discusión.

Todos estamos preparados, de una manera u otra, para ver morir a nuestros padres. Pero ver morir a nuestros hijos es algo que definitivamente necesita terapia.

Cuidar a nuestros hijos es instintivo. Poner su vida antes que la de nosotros es natural. Hacemos todo por ellos y no nos pesa, y cuando no lo hacemos estamos violando un mandato que llevamos impreso dentro y eso nos trae desbalances mentales. Y que lo diga el que alguna vez se ha sentido poco apto o que el trabajo de padre le queda grande.

Vinimos diseñados para que las heridas de nuestros hijos nos duelan más que a ellos. Mi mamá me lo decía cada vez que yo me daba un golpe y yo pensaba que era una exageración. Pero qué va! el mundo es redondo y da muchas vueltas. Y ahora que yo estoy del otro lado lo he podido comprobar por mí misma.

Existen pocos instintos más primitivos en el ser humano que el de aspirar a que sus hijos lo superen. La mayor felicidad es ver a tus hijos viajando a los lugares que tú no has ido, aprendiendo cosas que tú no sabes y haciendo todo lo que le enseñaste mejor y más rápido que tú, o sea el upgrade tuyo.

Esta es la plenitud de un padre, esa es nuestra trascendencia.

viernes, marzo 27, 2009

Se busca contenido

"Hubiera podido tener detrás la historia más impresionante del mundo y me habría dado igual, nunca hubiera querido que me la contara." Clara Sánchez. El misterio de todos los días.

No he estado saliendo últimamente porque tengo la mente en olla. No he estado aprendiendo nada las últimas veces que salí y consideré que quedándome en mi casa leyendo y viendo TV aprendo más. Un cerebro como el mío no puede estar en paro.

Me gusta relacionarme con gente que tenga contenido y es un lío, porque todas las amigas mías se han buscado novios y están fuera de servicio. Esto se debe que los hombres son BROs before HOs, pero las mujeres son al revés, Dicks before Chicks. Necesito urgente relacionarme con personas que piensen. Y no me refiero a los pseudo-intelectualejos de la zona colonial, hablando porquerías bajo los efectos de la mierda esa que ellos se fuman.

En el 2008 (aparte de mis amigas mujeres, claro está) solamente conocí dos personas con quien tenía una excelente conexión intelectual y que acostumbrábamos pasarnos varias horas en el teléfono, como los adolescentes. Uno de ellos es el cubano --Jorge-- que solo lo usé por 3 semanas a principio de año y ahora se lo dejé en herencia a mi amiga Clary. El otro es Augusto, prácticamente la persona por quien empecé el bló, cuando se volvió obsesivo y tuve que dejarlo de ver.

Fuera de esto están los amigos de siempre que me reencontré, como es el caso de Gleider. Pero lo de él y mío es por temporadas. Dependiendo del humor y estado de ánimo de él hablamos a veces mucho y a veces nada. Lo importante es que él es incondicional y trasciende los años. La química no es solo para parejas. Hay amigos que tienen química con uno y eso es un éxito de encontrar. Lamentablemente muchos de los míos están viviendo la vida en pareja, lo cual prácticamente excluye la junta con gente soltera. Por eso me pongo feliz cada vez que alguien que yo conozco se divorcia.

Y además hay gente con las que yo podía pasaba muy buenos momentos cuando nos juntábamos, pero siempre en vivo, no por teléfono, lo cual es un leve indicador que quizás no haya ahí tanta sustancia como podría parecer, ya que el alcohol y el ambiente eran los factores más importantes en estas comunicaciones.

Esa es la parte que hace falta de tener una pareja: la conexión intelectual, alguien sintonizado en la misma emisora que yo, alguien con quien hablar de los temas que a mí me motivan. Alguien con quien todos los días yo aprenda algo nuevo para que la azotea no se me desamueble.

Por último tengo el caso del exceso de trabajo. Tengo semanas sin contestar teléfonos o con él apagado y sin devolver llamadas, algunos piensan que es una excusa pero es que el tiempo no me da. Honestamente, yo no voy a perder mi tiempo de ganarme unos miles hablando pendejadas con un mojón. Mi mamá se está sintiendo agobiada y yo también. Ella pide que me busque un asistente pero no encuentro a nadie que tenga mi capacidad. Aún si lo encontrara, duraría más tiempo entrenándolo (o revisando y corrigiendo los trabajos) que haciéndolo yo misma. Qué mal. Pero así es la vida. Será seguir, viviendo un día a la vez y rezando para que Dios me ponga opciones en mi camino.

A ver qué me trae la semana que viene porque no puedo vivir en esta inopia.

jueves, marzo 26, 2009

Crónica de una muerte anunciada

"Esta sala de espera sin esperanza,
Estas pilas de un timbre que se secó
Este helado de fresa de la venganza
Esta empresa de mudanza
Con los muebles del amor"
Joaquín Sabina. Nos sobran los motivos


Anteayer me encontré en el súper a una de mis mejores amigas de infancia, de los tiempos cuando yo (por lo visto) no era demasiado experta en elegir mis amistades.

Yo tenía un buen tiempo sin verla, más o menos desde los tiempos de mi primer divorcio, cuando me enteré que mi esposo estaba enamorado de ella, y que los poemas que yo había encontrado por ahí se los escribió a ella, y que la vez que se despertó a medianoche y me dijo "te amo" y me dio un beso probablemente no era conmigo que estaba soñando.

Y esto es solo lo que me consta, sin asumir nada más que lo que vi y lo que él me contó.

Brevemente, esta es la historia de nosotros tres. Cuando él y yo nos conocimos siempre andábamos juntos: él, su mejor amigo y yo. Un día les dije "les voy a presentar a una amiga que les va a caer chulísimo" Dicho y hecho. Cuando noté que a él le gustaba ella le pregunté y me dijo que no. Al poco tiempo él y yo nos metimos en amores y seguimos saliendo juntos los cuatro.

Cuando nos casamos por la iglesia él tenía que bautizarse y ella fue su madrina. Todo el tiempo que pasamos casados ella y su familia eran amigos de nosotros y estaban relativamente cerca.

La mañana que él salió de la casa la llamé por teléfono y le dije: ¿contenta? ya Edgar está soltero! Hoy se fue. Y se ofendió, me habló mal y me trancó el teléfono. Parece que por algún extraño motivo la ofendida era ella. Increíble.

Pero Ianna y yo ya teníamos un historial. En séptimo, cuando teníamos cerca de 11 años, ella me quitó a mi primer novio, que es el tipo bello que está en esta foto. Generalmente pasábamos 6 meses sin hablarnos y 6 meses siendo amigas inseparables, por esa misma vaina. Ella gusta mucho porque tiene esa sensualidad de las latinas, combinada con una gran ingenuidad, que todavía no sé si es aparente o real. Recuerdo que nos decía a mí y a Edgar que ella era virgen (¡a los 21 años!), posiblemente eso fue lo que lo cautivó. Supongo que yo me lo busqué, pero nada, me hizo un gran favor en ayudarme a salir de esa lacra. Él no es taaaaan malo, pero tiene sus bemoles.

No solo me refiero a los tiempos en que nos divorciamos, cuando él era un carajito que vivía con su papá desde los 11 años, hijo único de un hijo único estaban los dos solos en la casa. La casa cayéndose a pedazos de vieja, de sucia y de desorganizada, a pesar de que ellos tenían dinero, lo que faltaba era la mano de una mujer. Los muebles sin tapizar hacía años, la sala y comedor sin uso, todos los aparatos y muebles del área social de los 70, porque ellos no salían de su habitación y la nevera llena de cosas podridas que yo botaba cuando Ianna y yo, a los 18 años, íbamos de visita.

Me refiero también a ahora que ya él es un hombre grande, con 36 años, una esposa y tres niños menores de 4 años (aparte del que tiene conmigo, de 14) y su mamá, sí, esa misma, su mamá de 67 años los mantiene a todos, a él, a la esposa, a los 3 bebés y le manda el dinero mensual + el del colegio al mío. Ella paga todos los gastos de la casa de él: teléfono, electricidad, cable, internet, gas; compra la comida y compra los antojos: cámaras digitales, PSP, surround sound system, TV de 29", viajes 3 o 4 veces al año.

Pues a mí lo que más me sorprendió de mi amiga fue ver que ella no ha evolucionado en lo absoluto. Si fuera posible, ha retrocedido. Me la encontré ruin, inmadura y chismosa. Además pienso que fue hipócrita conmigo. Como ese pettiness. Me molestó desde el principio, el abrazo hipócrita, el saltar inmediatamente al tema de Edgar para ponerse a chismosear de él como si no hubieran pasado ni 15 minutos.

Como es obvio, en la repartición él se quedó con ella. Ella y yo nunca hablamos en tiempos de mi divorcio, ni después.

Primero se puso a criticar a Edgar, que porque tiene tres hijos, que porque la mamá lo mantiene, que porque está negado a trabajar porque está pendiente de una herencia (¡qué cabrón!), que Rosabel (la esposa) en qué está pensando.... Cierto que Ianna tiene toda la razón, pero él es su amigo y me dio mala espina que ella me contara estas cosas a mí.

Luego se puso a contar de que ella andando con Edgar se encontraron a Gleider, mi abogado, el que ganó la custodia del niño en el divorcio aquél y que ella le dijo: "pero Edgar, Gleider lo único que ha hecho es hacerte un favor a tí, porque ¿qué tú podías hacer quedándote con Ariel? ¿tú estabas preparado para cuidarlo? él está mejor que nadie con su mamá". Claro, la verdad sea dicha, no se puede decir que Gleider lo trató bien en el tribunal pero él se lo buscó. Cuando un hombre se atreve a pelearle la custodia a una mujer libera los demonios de todos los infiernos, ya sabe que se enfrenta a una guerra sin cuartel y sin rehenes, es matar o morir.

No sé, como que me chocó a estas alturas que ella se pusiera a hablar vainas sin trascendencia, cuando ella y yo fuimos amigas por tantos años antes de él, tenemos (supuestamente) tanto en común y yo la quiero tanto. Yo sé que hace rato que pasé este capítulo de mi vida.

Pues Ianna andaba con su esposo e hijo pero a ese matrimonio no le doy yo ni 4 años, y 5 estericándolo mucho, por varios motivos.

Primeramente, siento que su atención no está puesta en eso. Como dije, veo a la misma adolescente de antes, con la mente todavía en chiquitolandia.

Segundamente, me parece demasiado cliché que ella buscara un hombre igual a la mayoría de los hombres que ella pensaba que le gustaban desde joven, pero sólo en su mente. Hombres altísimos, rubios, con porte de extranjeros --o extranjeros de verdad-- y muy callados. Estas "relaciones" nunca paraban en nada porque se basaban en una consideración estrictamente física. Ella por su parte es bajita, india, pelo bueno, con mucho sazón y bailarina. A los hombres así le encantan las mujeres como ella.

Terceramente, no les vi química, ni conexión, ni esa identidad de pareja. Ella me lo presentó e inmediatamente procedió a darle la espalda, dejarlo como un mojón y ponerse a hablar pendejadas conmigo. Cuando una pareja que se ama se mete en amores o se casa se crea una nueva identificación del tú y yo en el nosotros. Yo todavía me refiero a una gran cantidad de cosas como 'nosotros'. Ella cuenta que está viviendo al lado de su mamá. Pero dice yo, no nosotros, es como si él no existiera en su vida.

Cuartamente, ese bebé tan bello, tan bien cuidado y tan gordo me da la impresión de que la atención en esa casa se está volcando para donde no es. Se considera que todos venimos con el sistema que nos permite comer lo necesario para estar alimentados. Un bebé en sobrepeso generalmente significa que hay alguien sin oficio tratando de ajustarle comida a todas horas, sin él estarlo pidiendo. Significa que hay alguien que está más pendiente de sobreproteger al niño y amasarlo como un puerco que de acostarse con su marido. Me parece que en esa casa está faltando sexo.

....A menos que se lo estén dando a criar a la abuela, en cuyo caso no se sabe cuál de las dos situaciones sería peor.

viernes, marzo 20, 2009

Dando el culo por perico

"El era un gigoló,
un playboy de cantina.
Ella una cortesana, vendia hasta a su hermana
por medio gramo de harina.

Y el le pregunto
perdona, ¿tienes cama?.
Y ella le contesto:mientras dure la bolsa
de la tuya soy esclava."

Melendi. De bar en peor

El tema de la prostitución está tan réquete-manoseado que ya cansa. Es bastante común en todas las sociedades y según me parece a mí, bastante legítimo. Yo recuerdo que cuando yo era casada siempre le decía a mi marido, relajando "si yo volviera a ser soltera jamás en la vida lo volvería a dar de gratis"... pero qué va! Contra todas mis espectativas me quedé soltera de nuevo y no he servido para eso. Yo ni siquiera he podido ser capaz de conseguir un hombre que me regale un celular (tuve que esperar que crecieran mis hijos).

Como quiera, a las que tienen los cojones de poner al novio a llevarle compras a la casa y a pagarles el salón (aunque cueste unos miles) yo las felicito (y a la vez las exhorto). Ya quisiera yo haber aprendido a ser un cuero. Pero hay otra situación que se conoce que va más allá de dar la nalga por dinero, y es darla por una nota.

Cuando nos hablan de las mujeres que lo dan por drogas nuestra mente se va automáticamente a los escenarios más sórdidos, a la calle adentro de Yordano; al Bonsuá y el Mamaya; a los antros de mala muerte, más arriba de la Ovando en los cabarets y burdeles. Siempre pensamos en unas pobres muchachas morenas, flaquitas o gordas, jodías, posiblemente con hijos, sin trabajo, adictas y en el más bajo estado de degradación (por lo menos en nuestro país, supongo que las tecatas --igual que las putas-- en Europa son rubias) y en realidad esta situación nos apena.

Pero este no necesariamente tiene que ser el caso.

Conozco a una muchacha contemporánea conmigo llamada Celestina, blanca y bonita, flaca y viste muy conservadoramente, y puedo decir sin lugar a dudas que no sale mucho a la calle. Tan conservadora que se ofendía si yo decía en público que ella era "mi novia". Estudió derecho en la PUCAMAIMA (nada más y nada menos, de hecho, ella cuenta que vivía enamorada de Guido pero él ni la miraba y jamás se involucró con ella ¡bien por tí, Guido, te saliste de abajo de una patana, yo no fui tan juiciosa!) y nacida y criada en una de las mejores zonas residenciales de la capital (si no me equivoco Bella Vista). Pues esta chica trabaja en su área, vive sola y no tiene hijos. Aparentemente es una tecata funcional.

Pero así es como van sus fines de semana: ella tiene un grupo de amigos que debe andar entre 8 y 10 hombres (yo, por mi parte, llegué a conocer 6). Esta gente llega a la casa de ella los fines de semana armada con alcohol por un tubo y siete llaves, cigarrillos y la droga de elección para el fin de semana, sea yerba, perico o pastillas. Por supuesto, los hombres se ocupan de todos los gastos y ellas, las mujeres presentes, se limitan a acostarse con ellos (uno, varios o todos) a cambio de que le den su dosis gratis, gústele o no le guste el tipo (como decía Celestina "tú le haces un teatro y sales rápido de ellos").

El tiempo que yo me pasé juntándome con ella sabía que mis días estaban contados, porque un tecato nunca va a ser amigo mío por mucho tiempo y un tecato nunca va a ser amigo de verdad... además, llega un momento que ellos se friquean de andar con una persona straight. Recuerdo que cuando ellos venían a mi casa dejaban tantas botellas de cerveza regadas que mis hijos preguntaban si yo había hecho una fiesta (no, de hecho sólo eran cuatro personas, pero duraron como 3 días). Lo más grande es que la mayoría de las cervezas se quedaban por la mitad, porque el interés fundamental de esta gente no estaba en el alcohol.

Cuando esta chica arranca el bonche, no tiene absolutamente ningún tipo de límites. Yo amanezco bebiendo en la calle, pero ya a media mañana tengo que venir a mi casa a bañarme, cambiarme, dormir, comer y todas esas minucias que nos gusta hacer a la gente normal. Pero Celestina es lo que se dice una verdadera levente. Anda con un arsenal en la cartera para poder amanecer 2 y 3 noches donde le llegue la hora (no que haya una hora, puesto que no duerme porque está bajo los efectos de sustancias); se aparece en casa de la gente a las 6 de la mañana y no sale en 24 o más horas, no come, se acuesta rutinariamente con el que esté comprando ese día y cambia de humor como de ropa interior. Por ratos se pone sumamente grosera e insulta a todo el mundo y por ratos comienza a chulear a la misma persona que insultó.

Hay uno del grupo que decidió limpiarse, está yendo a un programa y todo. Por lo menos duró 4 años juntándose con esta gente. Él era el suplidor principal, su trabajo era vender droga en los bonches electrónicos y además era el novio de Celestina. Pues desde que él dejó eso le dieron un zumbón que debe haber caído como en Rusia. Jamás se ha vuelto a saber de él. Literalmente ellos dejaron de hablarle. Solo puedo imaginarme el estrallón que él debe haberse dado si alguna vez pensó que esta gente eran amigos suyos.

Cobrar la nalga por necesidad es algo que yo no lo cuestiono, pero dar el culo por perico es para mí la peor forma de arrastrarse, porque es para obtener algo que honestamente lo único que puede es hacerle daño al recipiente. Esta muchacha trabaja y se mantiene, pero con qué mantenerse el vicio, lo tiene abajo del ombligo. Toda la vida he estado aterrada de la gente así y por eso la mantengo lejos. Como dice Junot Díaz: Socios: nunca, nunca, nunca se metan con una perra llamada Awilda. Porque cuando se ponga a awildar, van a saber lo que es dolor de verdad. Pues lo mismo opino yo de Celestina.

Yo, por mi parte, estoy feliz de haber salido de esa crápula.

domingo, marzo 15, 2009

Gracias, pero no gracias

Anoche estaba chateando con el presidente de mi promoción y él me comentó lo siguiente: "Quizás luego de que lo publiques y vendas el millón de copias y sea todo un best-seller puedas optar por convertirte a alguna religión y hacer como hacen muchos, por no decir todos, luego del parrandón me arrepiento, me convierto y todo bien" refiriéndose a si algún día yo publico un libro (que por cierto, no está en mis planes). Y por supuesto, lo que él me dijo es lo más lógico del mundo y además, lo que siempre sucede.

Pero no en mi caso, mi respuesta a esto es gracias, pero no gracias. Por un motivo muy sencillo, ya yo soy una persona extremadamente religiosa. Y religiosa en el sentido más convencional y más tradicional, religiosa de mandamientos y de sacramentos, religiosa de cuaresma y días de precepto, religiosa de rezar el rosario, religiosa de cada vez que veo un cura obligarlo a que me confiese y religiosa de defender a la Santísima Virgen antes que todo (para el récord, ninguna otra persona permite que le insulten a su madre ¿por qué habría yo de hacerlo?).

Más aún: yo no me casé la segunda vez porque para mí no tiene absolutamente ningún tipo de valor el matrimonio por lo civil. Si no puede ser por la Iglesia no vale la pena. Si algún día me sale la anulación de mi primer matrimonio, cuando yo ande cerca de la cincuentena de años probablemente yo replantee mi posición con respecto al matrimonio. No tendrá sentido elegir pareja para toda la vida cuando a uno le quedan quizás 60 años en este planeta, pero ya cuando uno es abuelo es una opción mucho más lógica.

Yo tengo una fe de tres pisos. Mi madrina de confirmación me decía "mi hija, Dios tiene mucho más para darte que tú para pedirle". Y en todos estos años no puedo decir que me haya quedado mal. Y mira que yo no me lo merezco.

Yo soy amiga de todos los curas y monjas que encuentro en mi camino. Yo soy más católica que el Papa y en lo que a mí respecta, lo que diga la Iglesia es lo que va, gústeme a mí o no me guste, total no es asunto de gustos.

Esto se debe a que después de tantos años jodiendo y preguntando e investigando y leyendo libros religiosos y luego de tantas vueltas resultantes en llegar siempre al mismo lugar del que había salido, dejé de preguntar. Todo lo que a mi insaciable curiosidad se le ha ocurrido cuestionar resultó que tenía la respuesta más lógica del mundo, completamente aceptable y además, que ya yo me la sabía desde los tiempos de la catequesis. No vale la pena tanta teología para al final saber más que todo el mundo y tener un compromiso mayor. Me parece que vamos más suave si nos atenemos a los básicos. Pasamos procesos de años, nos embutimos volúmenes de información contradictoria en la cabeza, lo medimos contra las experiencias propias y ajenas y al final llegamos a la misma conclusión: la ley del amor. O sea, a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.

Y gracias a Dios que es así. Porque así la gente tan pecadora como yo tiene una oportunidad. Sólo nos salva cómo tratemos a los demás. Sólo nos salvan el amor, la caridad, la generosidad y la entrega. Como dice en la primera carta de Pedro "el amor borra multitud de pecados". Yo debo mucho y tengo mucho que agradecer, más me vale pagar esa deuda e invertir donde pagan al ciento por uno. Por mi parte yo me meto de cabeza en todas las obras y misiones que se inventen, generalmente doy más de lo que me piden (en privado, para no perder mi paga en el cielo. Ayudo a todo el que me necesita aún sacrificando mi propia comodidad y trato bien a todo el mundo, sin importar de abajo de qué piedra salieron.

Por supuesto que yo no hablo de religión nunca. Pero no porque me avergüence de ella, sino todo lo contrario, porque no quiero que mi Iglesia se avergüence de mí. No quiero que mi antitestimonio afecte a los que están haciendo las cosas como debe de ser. Yo soy humana y punto. No quiero desbaratar con los pies el trabajo que con tanto esfuerzo gente de piedad ha hecho con las manos y no quisiera por nada del mundo desacreditar mi Iglesia, que al fin y al cabo no es la responsable de cómo yo viva mi vida.

O sea que, para el señor presidente: no voy para ninguna parte, esta es mi casa y de aquí no me mueve nadie. Gracias, pero no gracias.

A todo el que no comparte mi opinión, por favor recuerde que este es MI blog.

viernes, marzo 13, 2009

Por mi bien

"Cada vez que me dices puta se hace tu cerebro más pequeño" Bebe. Malo, malo

“Estoy preocupado por ti”, “es por tu propio bien”… famosas últimas palabras que preceden cuando alguien quiere meterse en tu vida o le molesta que la estés pasando mejor que él/ella.

¿Tú tienes problemas con la forma como nos estamos relacionando tú y yo? Entonces por favor, dímelo, para que le busquemos una solución inmediatamente. ¿Tienes problemas con la forma como yo me estoy relacionando con los demás? No veo por qué eso sea asunto tuyo.

Seguro que si yo andara buscando consejos o ayuda no podría movilizar a mis amigos para que vinieran en mi rescate ni con grúa. Ahí no están “preocupados” ni hacen cosas “por mi bien”.

Pero la pregunta del millón de dólares es la siguiente: ¿cuál es mi bien?

Muy sencillo:

Lo primero: no salir. Me llaman y me invitan pero debo decir no ¿por qué? por ningún motivo en lo absoluto. Tengo ánimo, tiempo, dinero, mis hijos están durmiendo pero no debo de salir. Sería mal visto ¿otro día más? ¡pecado capital! No sé…. se vería feo.

Pero supongamos que yo --débil al fin-- oso caer en la tentación de pisar la calle de nuevo. Dios me libre de encontrarme a gente conocida, porque entonces deberé ignorarlos. Prohibido saludar gente. Es exagerado y hacer tanto alboroto por un viejo conocido (como hago yo) perturba la paz pública.

Ok, ok, ok. Me van a perdonar también que saludara a mis amigos ¡qué mal, ya le fallé a mi propio bien! Pero lo más importante es que me exima de hacer amigos nuevos. Nunca permitiré que un hombre simpático y que me esté mirando se me acerque y me hable…. o me le acerque yo ¡qué carajo! Hacer amigos nuevos es señal de putería imperdonable, y además probablemente puede enfermarme y/o traerme problemas emocionales.

Por supuesto que no deberé tampoco besar hombres nuevos o viejos en la calle con los que tengo química (o para ver si tengo química) aunque estos besos sean de mutuo consentimiento. Esto pudiera herir la delicada sensibilidad de aquellos que no están siendo besados.

Pero si ya cometí todos los grandes pecados que cometo siempre y que están preocupando a mis amigos (o sea salí, saludé gente, conocí gente nueva, besé a todo el que me gustó), el máximo descaro es acostarme con alguien que yo elija ¡qué inmundicia!

Por lo visto acostarme con quien yo quiero acostarme y tomar en mi vida las decisiones que me hacen feliz son situaciones altamente perturbadoras (y grandes crímenes) para mis amigos, supongo que porque los cometo yo. La mujer solo puede ser bien vista si está constantemente sacrificándose por el chiste de hacerlo. La mujer debe ser abnegada para que piensen que es digna, responsable y buena madre. No me puedo imaginar a nadie preocupándose por un hombre porque esté feliz, estable y se sienta bien consigo mismo.

Yo no digo que alguien me haya insultado, desconsiderado o irrespetado. No es asunto de forma, sino de fondo. Me quejo de que hay personas a quienes les importan cosas que no les afectan y que opinan sobre entierros en los que no tienen vela.

Porque en el fondo:

1ro Hay personas a las que yo no les gusto, que no les gusta cómo yo soy. No les gusta la velocidad y el volumen a los que yo hablo. No les gusta el tipo de historias que yo cuento. No les gusta que yo no necesito presentación para acercarme a alguien que me atrae. Es su derecho. A mí también me pasa y si no me gusta alguien me alejo.

2do Hay amigos míos que no están de acuerdo con que yo me acueste con los hombres con que quiero acostarme si pasan de cierto número, o de cierta frecuencia definida por ellos según SUS parámetros.

3ro Hay personas que no aprueban mi estilo de vida. Y pregunto yo ¿dónde dice que nadie tiene que aprobar el estilo de vida de otra persona? Búsquenmelo, que yo no recibí el memo.

miércoles, marzo 11, 2009

El dominicano fiel

"¿Yunior?
¿Qué?
¿Estás despierto?
Si esto tiene que ver con Star Trek...
No tiene nada que ver con Star Trek. Tosió. Me he enterado por una fuente fiable que ningún varón dominicano jamás ha muerto virgen. Como tú tienes experiencia en estas cosas... ¿crees que puede ser verdad?
Me incorporé. El tipo me miraba con fijeza en la oscuridad, serio, súper serio.
Va contra las leyes de la naturaleza que un dominicano muera sin haber rapado por lo menos una vez, Ó.
Eso, suspiró, es lo que me preocupa.
Entonces, ¿qué ocurrió a principios de octubre? Lo que siempre les pasa a los playboys como yo.
Me agarraron.
No fue una sorpresa, dada la vida tan disipada que llevaba. Ni tampoco fue una cosa sin importancia. Mi novia, Suriyan, se enteró que andaba con una de sus hermanas. [...] Era la segunda vez que me pillaban en dos años, un récord incluso para mí. Suriyan se volvió loca y me atacó en la línea E. Los muchachos se reían y corrían y yo me hacía el que no había hecho na. [...]
Debí haber tratado de ingresar en algún programa de rehabilitación de chochacólicos. Pero si piensan que eso es posible, entonces no saben nada de los hombres dominicanos."

Junot Díaz. La breve y Maravillosa vida de Óscar Wao

¿En qué se parece un dominicano fiel a Superman? En que ninguno de los dos existen.

El hombre dominicano ha redefinido el término fidelidad.

Dominicano “fiel” es aquél que cuando está en pareja y muy enamorado y solo tiene ojos para su mujer no sale de cacería y solamente se acuesta con las que se le peguen, para no pasar por maricón. O sea, él no inicia la persecución, sino que “lo obligan”. Increíble esa vaina. Esto es lo mejorcito a lo que una que se meta con un dominicano puede aspirar, sobre todo si viene acompañado de los siguientes accesorios: buen trato, buen humor, buen padre, siempre pone a la esposa o novia primero y así se lo deja saber a las demás y hace el allante alante de todo el mundo de ser fiel. Si se ha resbalado algunas veces por lo menos no lo anda pregonando. Y de verdad la quiere.

Dominicano infiel viene siendo el que te mira, te monta, te pide el teléfono, te pide que te acuestes con él y además te explica que él y su novia o esposa no hablan, no viven juntos, no se quieren, no se acuestan. Siguen casados por los niños. Esos son los descarados ¡qué cojones!

Cuando la familia de mi segundo esposo llegó al país una de las cosas que más les sorprendió es que todos los hombres tuvieran 1 o varias queridas como nada. Esto pasa con todos los sudamericanos, que por más drogas que vendan o más gente que maten respetan el matrimonio.

Por supuesto que en todas las sociedades hay índices mayores de fidelidad dentro de las poblaciones religiosas. En el caso dominicano se definen así: Los hay que luego de muuuuuchos desórdenes, de singar con todo lo que se le moviera por delante, de su mujer dar mucha rodilla y aguantar cantidad de vainas en algún momento de su vida se convierten, y empiezan una vida diferente de los old ways. Y hay otros que son sanos y tranquilos desde pequeñitos, con muy buenos principios y una excelente familia. Pero a todos les llega su día, y como dominicanos al fin, con la entrada a la vida social y al mundo laboral y los afanes de la vida diaria se alebrecan un día. Puede que sea una transformación gradual, un alejamiento progresivo de la iglesia por estar “muy ocupados”. Y puede que sea un corte radical incluyendo cambio de estilo musical, corte de pelo, vestuario completo, piercings y tatuajes e incursión al mundo de las drogas. En cualquiera de ambos casos no son fieles integrales. Son fieles por una parte de su vida.

El único hombre dominicano fiel que yo he conocido en estos 33 años es mi mejor amigo, mi compadre Nilson. Cuando tenía amores con la japonesa y se vieron solamente 5 veces en 2 años él no le era infiel ni con el pensamiento. Varios años más tarde, cuando se interesó en una chica de Panamá él llevaba algunos 5 años en una relación disfuncional e intermitente con la de Costa Rica. Entonces le dijo a la de Panamá: “espérame un momento, vuelvo ahora” y se fue para Costa Rica a terminar con Susana, como debía de ser y entonces empezó a tratar a la otra. Sin embargo, a todos les llega su hora. Hace un año Susana llegó de improviso aquí y le dijo que tenía que dejar a la otra y casarse con ella porque él era el amor de su vida. Después de 1 semana rapando como conejitos (sin haber terminado con la otra para que no le hiciera la vida imposible) llamó por teléfono a Panamá el lunes y terminó con la novia. Susana llegó en enero a vivir para acá y se casan en 4 meses.

O sea, que no vale…. a todos les llega su turno.

Recuerdo otro caso, de uno de los dominicanos más buenos y fieles que he conocido. Fue jefe mío por un tiempo. Después de dos matrimonios, el tercero fue simultáneo con su tercera esposa y su otra mujer, con la que tuvo 3 hijos en el mismo período de veintipico de años. O sea, que él le era fiel a las dos. Y por fiel quiero decir que solamente se acostaba como con una al año. Aparte de sus dos esposas. Por fin su tercera esposa decidió liberarlo del compromiso de seguir con ella y se divorciaron.... se quedó con la que antes era la querida y sigue con su promedio bajísimo de una o dos mujeres adicionales al año.

Excelente ¿verdad? Por eso es que yo he decidido que si yo voy a vivir con estos parámetros yo puedo cumplirlos perfectamente. No tengo problemas en ser fiel igualito que como los hombres dominicanos son fieles. Es un buen arreglo y total, esta calle es de dos vías.

sábado, marzo 07, 2009

Si pido otra cerveza más...

¡QUÉ MALDITA RESACA! Ya me comí una de las resoluciones de año nuevo ¡qué mal!

El primer día de mi fin de semana, o sea, el miércoles, empezó regularcito. Primero me invitaron a la inauguración de 3 actividades culturales, donde yo pensaba que lógicamente me iba a beber un par de copas de vino y luego directo para mi casita. Craso error. Cuando salí de la primera, que era en Bella Vista y cogí para la Zona ya yo llevaba un par de vinos y de whiskies abajo. Pero nada, hasta que el cuerpo aguante. Entonces bajamos al Museo de las Casas Reales, donde había una degustación de unos vodkas de colores, que saben a jugo y tienen un 20% de alcohol. Esta es la parte donde se me olvida todo.

Parece que los dos amigos míos y yo bajamos al bar de Yumilka en el parque Duarte, llegó un momento en que ellos vieron la cerveza que yo me estaba bebiendo pero no me vieron a mí, parece que yo fui a parar de alguna manera a Segafredo (yo no recuerdo que ya a esa hora yo pudiera caminar) donde conocí a un tipo que me gusta hace tiempo. Obviamente no puedo revelar su nombre pero sí puedo decir que es el hijo de una ex-vicepresidenta. No tengo idea de quién me lo presentó.

De ahí yo llamé a mis amigos y ellos vinieron y luego nos fuimos los tres para el bar de Orisell. De ahí no me acuerdo de nada. No sé lo que hice y no sé a dónde fuimos el hijo de la VP y yo. Sólo sé que él dejó al chofer en algún momento de la madrugada en alguna parte de la Zona Colonial para que se fuera para su casa en Los Alcarrizos (¡qué abusador!), que fue él quien me trajo a mi casa y que en la mañana siguiente me llamó para decirme que le gusté mucho y la pasó muy bien conmigo. De paso boté también el celular.

La historia del celular es interesante. Lo último que yo supe de él es que cuando yo venía subiendo la escalera de mi edificio yo venía anotando el número de Junior, luego saqué todo de la cartera porque no encontraba mi llave y después que entré a mi casa no encontré el celular (qué mal, porque mi hijo me lo dejó en herencia hace solo 3 semanas). Pues me jarté de llamarme, buscar, rebuscar y me acosté a dormir. Pues resulta que a media mañana del jueves me levanto yo gruñendo por esa misma vaina y vuelvo a buscar no demasiado pero un poco más sobria. El punto es que el celular apareció abajo del técnico que arregla la lavadora y como yo me puse tan contenta le dí un beso y un abrazo y le dije: ¿quieres una cerveza? Cuando se acabó la que yo tenía ahí, él compró las otras 4. En un momento le dije que no me gustaba el bigotico, que se ve mucho más bello sin él y no me dí cuenta cuando entró al baño y se lo cortó con una tijerita. Más adelante pidió una afeitadora y se lo quitó (tampoco supe cuándo). Al final acabé besándolo y creo que no hicimos más nada... y tengo que confesar que me encantó, es alto, atlético y huele bien.

Como a mediodía él se fue y yo me acosté a dormir con un jumo peor que la noche anterior. En la tarde me levanté igualita y tengo pruebas para demostrarlo: llamé a mi ex-suegra, mi ex-cuñado, mi primer ex-esposo (a EEUU), mi pareja de tesis, una amiga de la uni que tenía años sin ver y a la hermana del mensajerito de mi mamá. Lo mejor es que me comprometí el viernes como con 4 personas.

En la noche, como a las 9 yo estaba completamente dormida y me llama el tipo que me gusta, Marino, para que vaya a Segafredo y me junte con él. Yo, ni tonta ni perezosa salté de la cama y me fui. Solo cuando estaba a mitad de camino me dí cuenta del error que había cometido: yo estaba cansada, borracha y con frío y luego me dí cuenta por qué: no había comido nada sólido desde el día anterior ¡claro, así nunca se me iba a pasar la borrachera! Llegué y comprobé con gran decepción que cada vez que veo a Marino me gusta menos, a pesar de lo bueno que está: es una persona negativa, se queja mucho, juzga mucho, critica mucho y condena mucho; no se ríe y no sonríe; no ve ningún motivo por el cual tratar a una mujer como una reina y para colmo sale diario. Recuerdo una vez que dijo que Corripio es una basura --solo porque es millonario. También priva en controlador (¿por qué yo me encuentro tantos hombres que quieren retarme?) Me preguntó con cuántos hombres me había acostado en las dos semanas y media que llevábamos sin vernos. Naturalmente le contesté que perdí la cuenta. No tomé una gota de alcohol (ni falta que me hacía) y además me estaba congelando, había un frío que pelaba. Al rato le dije: no aguanto, me voy. Me dijo: ¿y tú no viniste a verme? Le contesté: "sí, y ya te vi, luego hablamos".

Pero no me fui. Bajé al parque Duarte, donde encontré instantáneamente calor y buena acogida, había un amigo con un jacket y dos hermanas. La compañía lo es todo, ahí duré como 2 horas más. Y además estaban los amigos míos de la noche anterior con lo que aproveché para averiguar los cuentos sobre mí. Como siempre, muchos hombres que besar, me piropearon mucho la faldita y la resaca jamás se me ha vuelto a quitar. No pude salir el viernes, ni coger llamadas, ni trabajar, ni nada.

Nada, son gajes del oficio.

miércoles, marzo 04, 2009

Límites

"If you consistently act out of a healthy level of self love for yourself, you will naturally have boundaries - we teach people how to treat us" NML. 10 Fundamental Lessons on Boundaries in Relationships. http://www.baggagereclaim.co.uk/

El domingo pasado, cuando Eduardo padre estaba aquí yo le preguntaba qué es lo que yo tengo que le envía a la gente el mensaje de que pueden pasarse de la raya conmigo. La lección más importante que nos enseñaban en el centro era poner límites, aprender esto cambió nuestras vidas y esta ha sido la semana para ejercerlo. Quizás deba ir a visitarla para ver por qué es que a mí todo el mundo me está viendo la cara de pendeja.

Parece ser que yo tengo un letrerito en la frente que dice: pisotéame.... ¡COÑO, porque tres veces en una semana está fuerte! La primera fue el miércoles. Me llama Christian como a la 1:30 de la mañana que está allá abajo y me quiere ver (o sea ¿y qué tú quieres que yo haga al respecto?). Le digo que todos los bares están cerrados y que la única manera sería si fuéramos a salir. Insiste que me quiere ver, le digo que entonces no tengo ninguna opción para él. Pregunta si puede subir, le explico que aquí está mi familia, mis hijos... pero eso es lo de menos ¡aunque yo viviera sola o fuera fin de semana, eso es mucho abuso, aparecerse como nada borracho y de madrugada sin haber sido invitado! Lo mejor del caso es que con este tipo yo no me he acostado (y dudo que lo haga, quizás bajo unas condiciones extremas de alcoholización, en cuyo caso al otro día voy a estar súper arrepentida y no voy a querer volver a hablarle, o sea, que no nos conviene a ninguno, además, es casado), nos hemos dado un par de besitos y hasta ahí llegó la cosa.

Pues el sábado me llama Marino, como es su costumbre, cerca de las 4 de la mañana. Después de como 1 hora en el teléfono me dice que ya va de camino para su casa y que me quiere ver. Le digo que claro que sí, cómo no, mañana. Me dice que no, que hoy, le digo que no, de ninguna manera, si quiere mañana, puede ser tan temprano como tú quieras, pero ahora yo estoy durmiendo. ¿Y qué tú vas a hacer si yo me aparezco en tu casa y me pongo a tocar hasta que tú me abras? (!!!!!!!!) ... con eso me salió. No te apures --le dije-- ya yo tengo experiencia en acosadores, no lo dudes que eso a mí no me quita el sueño.

Recuerdo mi estado mental el día que empecé el blog. Era un domingo y luego de salir de una relación de acoso telefónico y en vivo, persecución y maltrato psicológico con mi esposo me había empezado a relacionar con un tipo que me gustaba cantidad pero se veía que era un poco absorbente, y en el interín había conocido a media docena de acosadores a quienes ya no les contestaba el teléfono. Empezar a escribir fue en cierto modo una forma de desahogarme de los que trataban de asfixiarme.

Pues el tercer caso de la semana pasada no me molestó porque era un invitado y porque no es un fresco.... o por lo menos eso quiero pensar yo. La realidad es que depende del cristal con que se mire. Mi amigo Frao trabaja a 3 cuadras de aquí, nos habíamos juntado la semana anterior para ir al cine y antes de eso, en San Valentín, amanecimos juntos hasta que nos interrumpió Axel. Pues Frao llegó a visitarme un rato el jueves (que era viernes cimarrón) luego del trabajo. Al rato dijo muy campante: "voy a leer" y se va para mi habitación dejándome en la sala con mis hijos, en menos de 3 minutos ya estaba roncando. Cuando se despertó de esta siesta, como a la 1 de la mañana cenó, se acomodó ¡y siguió durmiendo hasta la mañana siguiente! por lo menos yo tuve el buen juicio de sacarlo de mi cuarto. Me cuentan que en la mañana él se despertó, le hizo desayuno a los niños y luego se fue. En ese momento no me molestó, pero mirando ahora en perspectiva la invitación original fue literalmente esta: "cuando tú salgas de trabajar, pasa por aquí un rato para que nos bebamos un par de tragos". O sea. Llegó a las 5:30 de la tarde y duró "un rato" hasta la mañana siguiente.

Ahora díganme si es que a mí se me ve en la cara que me pueden joder o algo por el estilo. Increíble. Hace solo 20 minutos que estaba hablando por teléfono con un amigo y me decía que cuando lo voy a invitar a mi casa, le dije que puede venir de visita cuando quiera, eso no es problema. Luego pregunta ¿y a dormir?.... le contesté que me diga si él lo dice en serio, para trancar el teléfono inmediatamente y hacer una cita pero ya con mi psicóloga... tanto que se afanó ella en enseñarme! ¿es que yo solo me topo con abusadores o es que no estoy entrenada todavía para vivir en el siglo 21?

domingo, marzo 01, 2009

Anotaciones

Estos son los cuentos del fin de semana pasado, cuando estaba sin internet (y además, bastante ocupada), ya que este ha estado lento por las lluvias.

Como todo el mundo sabe mis fines de semana empiezan el miércoles y terminan el lunes, el martes es para la resaca.

Pues el miércolos, Frao, que no me había llamado desde que fuimos bruscamente interrumpidos por Axel, me llamó y me invitó al cine. A la salida fuimos a casa de un amigo de él español, llamado Eduardo y novio de una de las presentadoras de televisión más bellas y más cultas de aquí. Pues el caso es que el tipo tenía 3 modelos de visita y no sabía cómo atenderlas. Cuando me vio recibirlas y ser su anfitriona como si fuera mi casa se volvió loco conmigo, además porque de un golpe de vista le leí quién era y qué estaba pensando... los hombres son tan transparentes!! Pues el caso es que se antojaron de ir a LED, la cual odio y luego fui a parar esa noche al bar de Orisell, con un tipo muy bello que se sentó al lado mío en LED, pero que estaba borracho como una uva. (Nota: no volver a LED) No sé por qué todos los hombres con BMWs se dan esos mega-suapes. Ya van 3 veces en estos 6 meses que he tenido que traerme yo misma manejando a mi casa, y las tres veces ha sido en 3 BMWs diferentes. Cool! así aprovecho para meterlos a 180 en la 27.

El jueves ya yo contaba con una cantidad respetable de trabajo atrasado (es que llega por cajas y sale por folders, la desproporción es obvia) y como 2,500 llamadas perdidas y mensajes de mi mamá, que optó por tomar la ruta salomónica: se apareció en mi casa a las 6 de la tarde, cuando yo estaba acabada de levantar y me sentó y me obligó a trabajar por 3 horas. Santo remedio, cero estrés por un par de días más. Cuando ella se fue prendí el celular e inmediatamente comenzó a sonar. Mi amigo Gleider me obligó a coger para Cacibajagua, ya cerca de las 11 de la noche. Estaba con su amigo Ian que me gusta mucho, pero es casado. Lamentablemente no estaba el caballero de brillante armadura del otro día, Alberto ¡qué lástima, ya me está haciendo falta... quién sabe si tiene novia! Terminamos Gleider y yo jartándonos uno de esos groserísimos hamburgers de Pícalo que me cayó como una pedrada (Nota: no volver a pedir hamburger en Pícalo).

El viernes se suponía que yo iba a salir con Eduardo padre, pero ese día Eduardo me ganó una batalla sin saberlo: llamó a su papá a última hora y lo dejó cuidando al niño PORQUE SU ESPOSA CUMPLÍA AÑOS Y ÉL TENÍA QUE SACARLA A CENAR Y A PASEAR. Wao!! esa puñalada me dio por partida doble. Pero whatever, me llamó Christian y nos fuimos primero a Red, donde conocí a otro Axel, que el primo del Axel de Toque Profundo pero no es él. Después bajamos al parque Duarte. Las amigas mías, que las que no son lesbianas se autodenominan bisexuales se volvieron locas con Christian, pidiéndome que se lo presentara, manoseándolo, besándolo y abrazándolo. Pero cuando él informó que es casado (cosa que a mí se me olvida) abrieron gas. Eso se llama tener respeto por una misma (Nota: no salir con hombres casados, es una pérdida de tiempo).

Luego pasamos a Casa de Teatro donde ocurrió lo más inverosímil del mundo. A pesar de que yo llevo años presentándomele a Don Freddy, y él nunca se acuerda de mí, esa noche no solo me preguntó nombre y conversó conmigo, sino que me pidió besos 4 VECES!!!! Es importante aclarar que este tipo ha sido mi ídolo desde los 14 años más o menos, porque es la persona más creativa que existe, es el papá adoptivo de todos los artistas dominicanos incluyéndonos a nosotros los arquitectos y además, para mí, es un santo. Ya me puedo morir en paz. No lo puedo creer, este corte de pelo ha sido un éxito total (Nota: volver a CDT lo más pronto posible!).

Pues esa noche me acosté temprano, porque estaba muy cansada. A la 1:30 ya estaba en mi cama y a la 4:30 ¡adivina! el teléfono sonando y era mi novio de España, Leo. Como no tenía opciones decidimos vernos en la mañana. Me fui a las 10 de la mañana para su hotel, nos desayunamos una botella de vino español, para la cual tuvimos que esperar como media hora por un descorchador, y lo último que nos contestaron en la recepción fue "ya va en el transcurso"... ¡qué risa! y lo bueno es que Leo le dice: ah, ok, muchas gracias. O sea. Nada, que ahora ese es nuestro chiste privado ¡qué romántico! y nos la pasamos riéndonos toda la mañana. Al poco rato abren la puerta y es un niño como de 14 años que nos encuentra en la cama en pelotas bebiéndonos nuestro vino. Qué pena, pobre niño. Suponemos que solo estaba "transcurriendo" por ahí. Al rato (luego de cerrar la puerta esta vez con seguro) echamos un polvo que no puede haber durado 2 minutos. Por lo visto es cierto que yo soy la única mujer que él tiene y no nos veíamos desde el 1ro de enero (Nota: dejar de acostarme con él, eso le está haciendo daño a su vida sexual).

Pues nada que cuando terminé ahí tenía una llamada perdida de Gleider y precisamente iba a llamarlo cuando me lo encontré saliendo. Me arrastró con un amigo boricua con que andaba a comer y beber a Pat'e palo. Ahí perdí 2 cómodas horas de sueño que iba a necesitar para esa noche. Volví a mi casa a cambiarme para una fiesta de brillo (dorado o plateado) muy hippie que hacen todos los años un grupo de artistas llamados La Factoría. Esta foto es de un grupo de amigos que estaban allá. Mi acompañante era la jazzista y pianista más famosa del país, que por cierto no es dominicana. Ella había pensado no ir, pero cuando me encontró me dijo que fuéramos juntas. La pasamos espectacular. Me sentí por primera vez en mucho tiempo como la abeja reina. Como diría Neruda: hay más altas que yo, más altas, hay más bellas que yo, más bellas... pero son aburridas y pedantes; yo soy la reina.

Me encontré los 2 hombres con los que yo rompería ahora mismo mi promesa de no tener novio ni casarme. Pero la ex-esposa de uno de ellos (Miguel) estaba allá también. Yo pensaba que ella me detestaba hace años ¡qué va! me dijo que me admira, que le gusto y que quiere ser mi amiga y que no me fuera sin darle el teléfono ¡cool! Mierda pa' Miguel. Como siempre besé muchos hombres pero terminé yéndome con el que me besó más sensualmente, el que el beso se sintió por todas partes, el músico bello de música folclórica y de pelo largo, Sixto --con quien yo tenía un asuntico pendiente hacía muchos meses. Efectivamente, la experiencia sexual estuvo fantástica (Nota: siempre acostarme con hombres que pongan mis necesidades sexuales primero, no que lo digan, sino que lo cumplan).

El lunes, luego de una reunión en el colegio de mis hijos en la mañana llamé a Eduardo padre y resolví lo que me hicieron dejar inconcluso el viernes. No me puedo quejar. Un fin de semana fantástico. Qué bueno porque ya me estaban saliendo espinillas por falta de sexo (o más bien, por falta de orgasmos).... Y en una nota completamente sin relación con el tema anterior, lo único que quita las espinillas de la espalda es el semen. Uno se lo unta antes de acostarse y en la mañana ¡Voilá! They're gone!