Follow by Email

domingo, marzo 01, 2009

Anotaciones

Estos son los cuentos del fin de semana pasado, cuando estaba sin internet (y además, bastante ocupada), ya que este ha estado lento por las lluvias.

Como todo el mundo sabe mis fines de semana empiezan el miércoles y terminan el lunes, el martes es para la resaca.

Pues el miércolos, Frao, que no me había llamado desde que fuimos bruscamente interrumpidos por Axel, me llamó y me invitó al cine. A la salida fuimos a casa de un amigo de él español, llamado Eduardo y novio de una de las presentadoras de televisión más bellas y más cultas de aquí. Pues el caso es que el tipo tenía 3 modelos de visita y no sabía cómo atenderlas. Cuando me vio recibirlas y ser su anfitriona como si fuera mi casa se volvió loco conmigo, además porque de un golpe de vista le leí quién era y qué estaba pensando... los hombres son tan transparentes!! Pues el caso es que se antojaron de ir a LED, la cual odio y luego fui a parar esa noche al bar de Orisell, con un tipo muy bello que se sentó al lado mío en LED, pero que estaba borracho como una uva. (Nota: no volver a LED) No sé por qué todos los hombres con BMWs se dan esos mega-suapes. Ya van 3 veces en estos 6 meses que he tenido que traerme yo misma manejando a mi casa, y las tres veces ha sido en 3 BMWs diferentes. Cool! así aprovecho para meterlos a 180 en la 27.

El jueves ya yo contaba con una cantidad respetable de trabajo atrasado (es que llega por cajas y sale por folders, la desproporción es obvia) y como 2,500 llamadas perdidas y mensajes de mi mamá, que optó por tomar la ruta salomónica: se apareció en mi casa a las 6 de la tarde, cuando yo estaba acabada de levantar y me sentó y me obligó a trabajar por 3 horas. Santo remedio, cero estrés por un par de días más. Cuando ella se fue prendí el celular e inmediatamente comenzó a sonar. Mi amigo Gleider me obligó a coger para Cacibajagua, ya cerca de las 11 de la noche. Estaba con su amigo Ian que me gusta mucho, pero es casado. Lamentablemente no estaba el caballero de brillante armadura del otro día, Alberto ¡qué lástima, ya me está haciendo falta... quién sabe si tiene novia! Terminamos Gleider y yo jartándonos uno de esos groserísimos hamburgers de Pícalo que me cayó como una pedrada (Nota: no volver a pedir hamburger en Pícalo).

El viernes se suponía que yo iba a salir con Eduardo padre, pero ese día Eduardo me ganó una batalla sin saberlo: llamó a su papá a última hora y lo dejó cuidando al niño PORQUE SU ESPOSA CUMPLÍA AÑOS Y ÉL TENÍA QUE SACARLA A CENAR Y A PASEAR. Wao!! esa puñalada me dio por partida doble. Pero whatever, me llamó Christian y nos fuimos primero a Red, donde conocí a otro Axel, que el primo del Axel de Toque Profundo pero no es él. Después bajamos al parque Duarte. Las amigas mías, que las que no son lesbianas se autodenominan bisexuales se volvieron locas con Christian, pidiéndome que se lo presentara, manoseándolo, besándolo y abrazándolo. Pero cuando él informó que es casado (cosa que a mí se me olvida) abrieron gas. Eso se llama tener respeto por una misma (Nota: no salir con hombres casados, es una pérdida de tiempo).

Luego pasamos a Casa de Teatro donde ocurrió lo más inverosímil del mundo. A pesar de que yo llevo años presentándomele a Don Freddy, y él nunca se acuerda de mí, esa noche no solo me preguntó nombre y conversó conmigo, sino que me pidió besos 4 VECES!!!! Es importante aclarar que este tipo ha sido mi ídolo desde los 14 años más o menos, porque es la persona más creativa que existe, es el papá adoptivo de todos los artistas dominicanos incluyéndonos a nosotros los arquitectos y además, para mí, es un santo. Ya me puedo morir en paz. No lo puedo creer, este corte de pelo ha sido un éxito total (Nota: volver a CDT lo más pronto posible!).

Pues esa noche me acosté temprano, porque estaba muy cansada. A la 1:30 ya estaba en mi cama y a la 4:30 ¡adivina! el teléfono sonando y era mi novio de España, Leo. Como no tenía opciones decidimos vernos en la mañana. Me fui a las 10 de la mañana para su hotel, nos desayunamos una botella de vino español, para la cual tuvimos que esperar como media hora por un descorchador, y lo último que nos contestaron en la recepción fue "ya va en el transcurso"... ¡qué risa! y lo bueno es que Leo le dice: ah, ok, muchas gracias. O sea. Nada, que ahora ese es nuestro chiste privado ¡qué romántico! y nos la pasamos riéndonos toda la mañana. Al poco rato abren la puerta y es un niño como de 14 años que nos encuentra en la cama en pelotas bebiéndonos nuestro vino. Qué pena, pobre niño. Suponemos que solo estaba "transcurriendo" por ahí. Al rato (luego de cerrar la puerta esta vez con seguro) echamos un polvo que no puede haber durado 2 minutos. Por lo visto es cierto que yo soy la única mujer que él tiene y no nos veíamos desde el 1ro de enero (Nota: dejar de acostarme con él, eso le está haciendo daño a su vida sexual).

Pues nada que cuando terminé ahí tenía una llamada perdida de Gleider y precisamente iba a llamarlo cuando me lo encontré saliendo. Me arrastró con un amigo boricua con que andaba a comer y beber a Pat'e palo. Ahí perdí 2 cómodas horas de sueño que iba a necesitar para esa noche. Volví a mi casa a cambiarme para una fiesta de brillo (dorado o plateado) muy hippie que hacen todos los años un grupo de artistas llamados La Factoría. Esta foto es de un grupo de amigos que estaban allá. Mi acompañante era la jazzista y pianista más famosa del país, que por cierto no es dominicana. Ella había pensado no ir, pero cuando me encontró me dijo que fuéramos juntas. La pasamos espectacular. Me sentí por primera vez en mucho tiempo como la abeja reina. Como diría Neruda: hay más altas que yo, más altas, hay más bellas que yo, más bellas... pero son aburridas y pedantes; yo soy la reina.

Me encontré los 2 hombres con los que yo rompería ahora mismo mi promesa de no tener novio ni casarme. Pero la ex-esposa de uno de ellos (Miguel) estaba allá también. Yo pensaba que ella me detestaba hace años ¡qué va! me dijo que me admira, que le gusto y que quiere ser mi amiga y que no me fuera sin darle el teléfono ¡cool! Mierda pa' Miguel. Como siempre besé muchos hombres pero terminé yéndome con el que me besó más sensualmente, el que el beso se sintió por todas partes, el músico bello de música folclórica y de pelo largo, Sixto --con quien yo tenía un asuntico pendiente hacía muchos meses. Efectivamente, la experiencia sexual estuvo fantástica (Nota: siempre acostarme con hombres que pongan mis necesidades sexuales primero, no que lo digan, sino que lo cumplan).

El lunes, luego de una reunión en el colegio de mis hijos en la mañana llamé a Eduardo padre y resolví lo que me hicieron dejar inconcluso el viernes. No me puedo quejar. Un fin de semana fantástico. Qué bueno porque ya me estaban saliendo espinillas por falta de sexo (o más bien, por falta de orgasmos).... Y en una nota completamente sin relación con el tema anterior, lo único que quita las espinillas de la espalda es el semen. Uno se lo unta antes de acostarse y en la mañana ¡Voilá! They're gone!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?