Follow by Email

domingo, septiembre 30, 2012

Wise men


"Pensar es moverse en el infinito"
Lacordaire


El hombre que esté conmigo --aunque sea sólo temporalemente o como amigo-- TIENE QUE PENSAR.

La chispa está en el nivel al que desarrollas tus ideas. Es razonar. Es entender. Generar conceptos, no palabras (un sabio habla porque tiene algo que decir; un necio habla porque tiene que decir algo). Yo siento que la gente, --antes de abrir la maldita boca-- debe por lo menos haber tenido un proceso previo de pensamiento, de análisis... no tiene que mencionarlo si no es relevante, pero debe estar ahi.

O sea, tienes que estar más allá de la literalidad. Ser capaz de expresar opiniones más profundas que "es bonito" o "es feo", "me gusta" o "no me gusta", "ése lo que es es un ladrón" o "es buena gente". Que describir tu día sea algo más que un recuento lineal de acontecimientos rutinarios. ¡Por favor, más complejidad en las ideas! (Consejo: si un hombre te aburre ¡escapa!).

Un hombre para mí debe entender que las realidades que componen nuestro mundo tienen variables y tienen una razón de ser --que no siempre es evidente--, y consecuencias, y ramificaciones.

Por poner un ejemplo, debes entender las implicaciones sociológicas profundas de la invención del viagra. Tienes que trascender el primitivismo de los chistes de viejos parándosele (¡déjate de ser tan bestia!). Cómo este producto ha desplazado el "middle age crisis", la crisis de los 40 a los 50. Yo tuve un jefe (de 71, con una novia de 19) que decía: "la verdad que nosotros los hombres éramos una mierda grande antes del viagra. No servíamos para nada después de los 65 años. Usted lo que tenía era que irse para su casa y esperar morirse". Ahora a ningún hombre con 2 cc de juicio le pasa por la cabeza ya, retirarse dizque a los 65 ¿Y para qué, si ahí es que empieza la segunda adolescencia? Con altos niveles de satisfacción personal, bajos niveles de responsabilidad y tiempo para administrar libremente, junto con una nueva inyección de energía que la esposa no comparte. Si además tiene dinero en el bolsillo, siempre podrá comprar mujeres jóvenes, bonitas y desechables.

Y que esto tarde o temprano, traerá consecuencias antropológicas que van a definir la próxima etapa evolutiva del humano. Las consecuencias las estaremos viendo en miles de años.

Y además, debes ser capaz de desarmar cosas creadas por otros y entender cómo funcionan.

Y entender la diferencia entre "nada o casi nada, que no es lo mismo pero es igual".

Pero en estas cosas --por lo menos en mi país-- los hombres son más brutos que las mujeres. Porque cuando tú hablas tienes que demostrarme un nivel alto de conceptualización y yo me daré cuenta de que piensas. No me lo puedes demostrar con títulos y maestrías --Dios sabe que aquí se gradúa cualquier analfabet@.

Yo siempre he dicho que las mujeres somos brutísimas. (Mírame a mí, que todos los años me vuelvo más animal ¡36 años y todavía no sé elegir a un hombre que valga la pena! --cada uno sale más malo que el anterior).

Sin embargo he conocido suficientes mujeres sencillas y medio campesinas que demuestran un proceso de análisis y un entendimiento profundo de sus realidades, lo cual denota una inteligencia superior a los monos que las rodean. Que tienen mucho que enseñar, porque poseen sentido común, opiniones que responden a un proceso lógico y capacidad de aprender de sus experiencias ¡Y como bono extra, hasta inteligencia emocional!

Aquí la sabiduría reside en manos de las mujeres. Así que cuando completes el largo peregrinaje hasta el tope de la montaña en búsqueda del gran maestro con todas las respuestas, vete enterando que ahí encontrarás esperándote a una doña.

lunes, septiembre 24, 2012

¡Un brindis por la salud mental, sexual y reproductiva!

"La vida es a veces muy avara: la gente pasa días, semanas, meses y años sin sentir nada nuevo. Sin embargo, una vez que se abre una puerta, una verdadera avalancha entra por el espacio abierto. En un momento no tienes nada, y al siguiente tienes más de lo que puedes aceptar"
Paulo Coello. Once minutos


Todo el mundo sabe que algún tiempo hay que dejrar después de una ruptura --antes de empazar siquiera una relación sexual-- para remendar el corazón roto.

Y todo el mundo sabe que todavía no estoy lista para involucrarme con nadie, para hablar por teléfono diariamente con nadie, para acostarme con nadie...

Pero yo no soy todo el mundo.

Antier se hizo evidente que este es mi "prime time". Es mi primera ovulación después de tantos años con pastillas ininterrumpidas. Y ¡por fin! siento el deseo de pasarme todo el día de cama en cama. Por primera vez en la vida estoy preparada para sexo que funcione desde la primera vez.... sin período de adaptación, sin trial and error, sin nada... jajajajajaja!!! los años no vienen solos.

¿Qué hacer? ¿qué hacer? ¿qué hacer? .... nada, será acostarme con todos los susodichos del post anterior. Lástima que entonces tendré que volver a empezar las pastillas... lo que hay que hacer para conservar la salud mental.

Lo que sí parece evidente es que esta ruptura será mucho más fácil de superar que la de Eduardo. ¡Bien por mí!

(Y brindo por tod@s los que han cargado más de una vez un corazón roto : ¡Salud!)

jueves, septiembre 20, 2012

Ni tan tan, ni tan poco

Pues sí, esto es lo que hay:

Tan pronto se corrió la voz sobre mi status han llovido propuestas: de amigas, ex-amantes, vecinos, profesores, parientes ¡y hasta clientes! "¿Y cuándo vienes? Te voy a cocinar angulas el miércoles..." (¿cómo se habrán enterado? parece que la otra parte lo divulgó).

Y cuando me ven 22 libras más flaca... es el acabóse, tengo que quitármelos de encima como moscas.

Lo mejor es que mi comadre está también en transición, se dio un killer haircut, y decidió que la próxima vez que el marido venga de pelear con un payaso, no la encuentra en la casa. Dicho y hecho, no me ha dejado tiempo ni para las resacas. Luego te cuento más sobre ella.

Pues en medio de esta selva, hay un animal doméstico. 

Es un chico dulce, a quien llevo viendo ya más de un año. Me servía de repuesto cada vez que me quedaba sola. Es súper manso, y bueno como el pan-- o sea, bien tranquilito y bien bolsa, como me gustan a mí.

Claro está, es súper evidente que yo no estoy buscando a nadie ahora mismo. Y que no quiero nada con nadie, a menos que sea con quien yo quiero.

Pero el problema es otro: como yo tengo tendencia a la depresión, no estoy segura de si me convenga una persona tan, pero tan, pero taaaaaan lenta. Siento que no tiene ánimo, que no tiene energía, es como que si está muerto y no se lo han informado. 

Pero como te digo una cosa te digo la otra.... así mismo son mi compadre y mi comadre, y llevamos una vida juntos. Además, juzgar no es una buena cosa. Él salía con una amiga/novia mía bipolar, y se la pasaba dándole ñema. O sea, que tan lento no es. Por mi parte sólo me consta que sus besos son súper dulces.

El punto es que los hombres lentos y los que no me gustan, son siempre con los que llego más lejos.


Por otra parte, yo he estado con un cabrón activo, "feliz" y lleno de energía.... o por lo menos, eso era lo que yo pensaba. Pero no sólo es el tipo más negativo y quejoso del mundo, sino que me mataba del aburrimiento.

Porque a la hora de la verdad este fino, culto e interesante tipo resultaba ser monotemático. Este era el variado menú: por el día hablaba de gimnasia, por la noche de entrenamiento ¡y los fines de semana de deporte!... 

La verdad que no busco ni tan tan, pero ni tan poco.

domingo, septiembre 16, 2012

Ángeles


"Las mujeres son ángeles. Y cuando alguien nos rompe las alas, sencillamente continuamos volando... con una escoba. Somos así de flexibles."

jueves, septiembre 13, 2012

La dieta del cerdo


Todo el mundo sabe que perder de peso es un proceso gradual.

Mi marido se metió en una dieta radical, parte de una asesoría personalizada con un personal trainer de Estados Unidos. La primera semana rebajó 9 libras, la segunda semana 4, la tercera 3, la cuarta 2, la quinta 2 y la sexta.... yo rebajé las 158 libras que quedaban de él!

La bauticé la dieta del cerdo, por el chiste aquél de que si una quiere sólo 2 libras de chorizo, qué necesidad hay de comprar el cerdo completo. O sea, que si quieres perder 178 libras en 6 semanas.... lose the pig!

2 semanas más tarde, viéndome mejor que nunca. La ventaja es que ahora puedo andar con ropa ajustada en la calle sin que se me vean chichos.