Follow by Email

jueves, junio 25, 2009

Otro cuento de borrachos

Anoche metí la pata, por violar uno de mis principios. Hace ya unos meses yo había decidido nunca juntarme con gente que ya hubiera empezado a beber. Anoche, sin querer queriendo, acepté que un amigo, Christian, viniera de visita casi a las 11 de la noche. El problemita era que venía de estar bebiendo, y no por 1 hora, como yo había asumido, sino que estaba en eso desde las 6 de la tarde.

Hay varios motivos por los que yo tengo esta regla:

1ro: No van a la misma velocidad que uno. Cuando uno se junta con esta gente ya ellos están borrachos y uno no ha empezado. Lo cual los convierte en plagosos, pegajosos y necios.

2do: No tienen interés en que uno beba, las prioridades están mal puestas. Ayer llegó Christian con un Grey Goose, pero sin hielo ni con qué bebérselo ¡Qué apretao! Lo devolví a comprar algún solvente. Por cierto, quetrajo una funda entera de hielo.... con eso se puede saber en qué condiciones estaba.

3ro: Ellos empezaron el bonche con otras personas ¿por qué tengo yo que juntarme con alguien para quien yo no soy la prioridad del día? ¿por qué celebrarle las gracias producto de la borrachera que se dio con otra gente, en otra actividad a la que él no me llevó? Mierda pa' él.

En mi defensa, yo en realidad no me imaginaba que él estaba así.

Pues este tipo llegó y desde que entró en mi casa quería besarme. Me lo quité de encima y lo senté al lado de mi hijo mayor, donde él procedió a agarrarme la nalga alante de él. Yo mandé al niño a acostar y a él a buscar lo que faltaba.

Cuando volvió la segunda vez esto fue lo que hizo: primero, desabotonarse todos los botones de la camisa; segundo, quitarse la correa; tercero, quitarse los zapatos; cuarto, quitarse el pantalón; quinto, quitarse las medias "porque él no puede tener medias sin pantalón puestas"; sexto, bajarese el pantaloncillo. Fue divertido porque mi hijo menor se pasó la noche despertándose y saliendo a la sala, aparentemente primero le picó una abeja y luego estaba esperando que amaneciera para ver Tom y Jerry.

El resto de la noche fue la siguiente rutina: él me agarraba la mano y trataba de ponérmela en el ripio, yo la quitaba y le subía los boxers, él trataba de manosearme, yo le quitaba la mano, él me besaba, yo le decía que no; entonces él daba una de estas tres respuestas "ok", "pues veremos televisión entonces", "¿no quieres que te toque/bese? ¿estás segura?... todas estas en un tono muy ofendido y una chembita. Próximo paso: contar los minutos hasta que él volviera a empezar la misma rutina de nuevo.

Lo mejor del caso es que cada vez que yo le preguntaba ¿tú estás borracho? me miraba con la cara de extrañeza más grande del mundo.

Como a las 12:45 procedió a quedarse dormido. A las 3, cuando ya yo me iba a acostar todavía no había manera de despertarlo, pero total, él no iba a salir a manejar en esas condiciones, o sea que lo dejé dormir en paz y me largué para mi habitación.

Lo próximo que supe fue cuando me asomé temprano en la mañana y él y su Grey Goose habían desaparecido. ¿Qué le habrá dicho la esposa?

Lo mejor del caso es que este es el tipo que reconoció a Simón por los shows que da cuando se emborracha, porque todo lo que yo describí de Simón también se lo hizo a una hermana suya. O sea, el conejo diciéndole orejón a un burro!

lunes, junio 22, 2009

La edad no perdona

“…recordó que las mujeres mapuches lucían con orgullo las arrugas, porque sostenían que el rostro es el único mapa fiable, pues los territorios que enseñan existen realmente.”
Luis Sepúlveda. Hotline



Esto pasó anoche: cuando Lucy decidió irse a buscar a sus hijos yo preferí quedarme en el parque. Al rato me contó un amigo que el terror cumplía años y pensaba celebrarlo en el bar de Tito, pues para allá cogí yo y Tito, confiable como siempre, efectivamente ni se molestó en abrir el bar. Entonces crucé a CDT, donde estaba todo el mundo en una fiesta privada a la que me dejaron entrar porque yo soy de la casa. Había alcohol por un tubo y siete llaves, espectáculos, bailadera y sancocho. Y además estaba el terror.

Aquí fue que la noche se empezó a poner extraña. Todo el mundo sabe que mi ídolo es el dueño de allá, don Frank, no solo por ser el papá de todos los artistas, sino porque en realidad es un santo. Y porque es chulísimo, cultísimo, comiquísimo y muy sencillo (a diferencia de su mejor amigo Jimmy).

Pues don Frank estuvo toda la noche con un muchachito que tenía pantalón negro, camisilla sin mangas (para exhibir los bíceps) y un sombrerito negro de lo más cómico. Y después que todos nos fuimos para el bar de Orisell, don Frank se la pasó acariciándole los brazos al muchachito y besándolo. Yo --que en realidad no lo conozco--, fresca al fin le pregunté: ¿con eso es que te ha cogido la edad? ¿con coger muchachitos? y él me contestó que no, que cómo va a ser.

Pero cada vez que yo me alejaba de ellos estaban y volvía los encontraba besándose. Al muchachito, por su parte, parece que yo le gusté porque se escapaba a cada rato para venir a chulearme a mí. Yo opté por hacerle la misma pregunta que a Don Frank y me dijo que sí, que había algo ahí.

Me recordó a mi amigo Epy que siempre decía relajando que quién sabe si cuando él se pusiera viejo le iba a coger con pedir uno antes de morirse.

En fin, que esto que yo estoy diciendo es solo a nivel de chisme, o sea, hear-say evidence, o sea, fuentes no confirmadas (“he said, he said”), o sea, que si alguien trata de implicarme con esta información lo negaré hasta la muerte.... pero me parece a mí que los años le cogieron a Don Frank con los muchachitos y yo todavía no me repongo del shock de anoche, entre otras porque a mí no me quiere hacer caso por nada del mundo (como él es fiel y todo). Pero para que le coja con otra cosa…. Además ellos son blancos y se entienden.
Yo, por mi parte, cada vez lo admiro más.

miércoles, junio 17, 2009

Los ganchos de la soltería

"...para las lecciones del corazón no hay, a la postre, mejor maestro que el propio desengaño."
José Manuel Fajardo. El converso


¡Alerta! Esa es la palabra mágica. Cuando las mujeres estamos solteras tenemos que estar alerta. La soledad nos hace llaves y son al cuello. Y si no estamos alerta nos jodimos. Tendemos a no disfrutar la soltería como los hombres y en vez de eso caer en estos ganchos:

1. Pensar que una está deprimida. Hace un par de días estuve a punto de mandarle un txt a todos los amigos míos “estoy por entrar en depresión y voy a necesitar refuerzos”, pero decidí dejarlo para más tarde, para cuando realmente estuviera deprimida, y todavía estoy esperando. La verdad es que no puedo estar más feliz. A veces, cuando vemos que todos nuestro exes tienen ya pareja o cuando estamos cogiéndolo suave bajo las sábanas en una de esas mañanas frías o cuando nos cruzamos con literatura erótica o anuncios de ropa interior sexy y nos damos cuenta de lo fatal que ha sido el sexo últimamente, incurrimos en la tentación de pensar que estamos solas, y estamos deprimidas. Pero ¡qué va! sola y deprimida NO SON SINÓNIMOS, en lo absoluto.

2. No querer salir si no tenemos con quién. En mi experiencia, una persona con seguridad cae bien parada donde sea, y más si es mujer. Mil veces he preferido andar sola que con alguien que me arruine oportunidades. Cierto que el mundo aparenta estar hecho para ser vivido de a 2; los demás andan en pareja, pero uno los ve ahí, tirados, sentados sin hablar, sin química, sin entusiasmo, sin pasión, muertos por adentro, se les ve en la cara que preferirían estar pintándose las uñas y esperando que se secaran.

Solo nos divertimos los que andamos acompañados de quien queremos o libres. Let’s face it ¡el mundo es de los solteros!

3. No desperdiciar una salida. Este gancho viene con el anterior: como pensamos que no podemos salir solas, nos sentimos forzadas a aprovechar cualquier remota oportunidad de un bonche, así sea el día más inconveniente, con el tipo más chopo, al lugar donde ponen la música que más tú detestas. Tenemos el derecho de decir que no y quedarnos comiendo mierda en la casa.

4. Pensar que una quiere pareja. Esto se manifiesta de dos formas:

- Pensar que queremos al ex. Añoramos la última relación significativa y comenzamos a mirarla con una luz “bonita”, y a engañarnos pensando que el motivo por el que terminó fuera diferente del que realmente fue. Y como estamos oyendo canciones románticas y viendo películas románticas nos creemos el cuentazo de que puede solucionarse con un: “perdóname”/”yo te amo” + flores + ruegos. Se nos olvida que nuestro storyline real va más por este estilo: “Esto no es un asunto de ‘yo te amo’, esto se resuelve con pastillas y tú no te las quieres beber”, o “esto no se resuelve con ‘kiss and make up’; el problema real es que era un novio imaginario…. en realidad, él no se sabe mi apellido, ni mi teléfono” o “no terminamos porque tuvimos una pelea, sino porque éramos profundamente incompatibles. Él no soporta que salgamos a la calle, ni que yo salga sola; yo no soporto quedarme trancada, ni que él no me acompañe a los sitios”.

- Cargar con especímenes en los cuales de otra manera JAMÁS nos hubiéramos fijado… ni pagándonos. Patanes casados, monos que parecen camioneros (y discúlpenme los camioneros), hombres que nos tratan como ciudadanas de tercera y nos dicen en la cara lo bellos, exitosos y millonarios que son (y sobre todo funcionales!). Pero esto pasa principalmente cuando hemos estado explorando un campo limitado y no vemos el big picture. Se da una situación similar a la de cuando uno se enamora en el trabajo, que esto pasa generalmente por el contacto diario y la falta de opciones, no porque él sea un gran galán…. pero cuando osamos salir con el susodicho a la no nos atrevemos ni a presentárselo a las amigas menos críticas, porque sería suicidio social (o sea, nadie va a salir a la calle con su amiga y el campesino cara de mono).

5. Creerse que todo el mundo es amigo de una. O sea, darle mucha confianza y muy rápido a compañeros de tragos que no han pasado la prueba del tiempo, creyéndose que son amigos. Ojo, esto es PE-LI-GRO-SÍ-SI-MO. Ya yo me he encontrado en discotecas del otro lado del puente a deshoras, con un tipo armado que yo no conocía tratando de llevarme a un motel, con 4 tígueres en mi casa por tres días, jartos de droga y romo y no había forma de sacarlo, en una habitación de hotel con un merenguero famoso, S.V. (que ahora es diputado, pero en esos tiempos no lo era), que no que quería dejar salir por nada del mundo. La verdad que cuando una se va a emborrachar como una perra, hasta perder la conciencia es muy aconsejable andar con un wingman o wingwoman de confianza.

Y en todos estos ganchos ya hemos caído. Y si no estamos alerta seguiremos el mismo círculo vicioso: depresión à relación destructiva à depresión, etc…. y tendremos los mismos resultados: terminar más infelices de la cuenta, o peor, mal acompañadas. Ayer me decía Lucy que ella calcula en un 80% los matrimonios dominicanos que se casaron porque ya, porque hace tiempo eran novios, por compromiso, porque el tiempo ya llegó, porque era el próximo paso. No hay duda que todos los hombres dominicanos son infieles… pero necesariamente, como no tuvieron los cojones de terminar la relación que los ata, ahora están ahogados que no saben cómo es que se van a escapar. Yo soy una fe firme que el matrimonio que empezó en estas condiciones no tiene posibilidades. Imagínate! Es un recorrido arduo, difícil y largo, no se puede empezar con el tanque vacío. Si no te casaste en el punto máximo de la pasión, el deseo y el amor, estás feo para la foto.


PD: me acaba de llamar una amiguita para invitarme a Makumba de la Venezuela.... pero yo no estoy tan desesperada!

lunes, junio 15, 2009

The big 'O'

"Life is not measured by the number of breaths we take, but by the number of moments that take our breath away."


En esta semana andaba yo con un amiguito mío de la promoción y mientras hablábamos de sexo (¿qué puedo decir? ese es el tema más interesante), se me ocurrió un approach completamente nuevo.

Yo tengo una forma de pensar altamente lógica y matemática, por lo tanto, muy orientada a los números. Y como consecuencia los relatos de vida propios y ajenos terminan convirtiéndose en un conglomerado de cifras que yo analizo y extraigo conclusiones útiles para mí.

Así mismo es mi categorización de la experiencia sexual: ¿Con cuántos te has acostado? ¿cuántos del mismo sexo? ¿cuántos del sexo opuesto? ¿a qué edad empezaste? ¿cuál es tu ritmo? ¿cuántas relaciones serias? ¿cuántos flings? whatever helps...

Pues el enfoque que me dio esta conversación es el siguiente, y salió de una pregunta que Félix me hizo: ¿tú disfrutas el sexo?..... mmmmmmm, la pregunta del millón de dólares. A ésta le podríamos agregar otras: ¿con cuántos te has venido? ¿con cuántos a la primera vez? ¿a qué edad empezaste a tener orgasmos con el sexo? ¿con qué frecuencia disfrutas el sexo? Este nuevo planteamiento es de calidad más que de cantidad.

Y por cierto, y esto es un paréntesis: a mí jamás en mi vida se me ocurriría el cliché famoso de fingir un orgasmo ¿por qué habría yo de hacer semejante barbaridad? Más bien, mi tentación es de esconderlo. De hecho, desde el principio de mi vida sexual me preocupaba venirme y que él se diera cuenta. No entiendo en qué planeta puede parecerle a ninguna mujer atractivo rebajarse haciéndole saber a un hombre que él le produjo placer. Pienso yo que eso es algo privado y no debe ser compartido con nadie, a menos que sea su esposo. Y, por supuesto, el que se viene, pierde. Esa es mi opinión, me ha costado amoldarme si quiero tener una vida sexual saludable (que por cierto, no la tengo desde que me divorcié).

Y cuando me ví en la encrucijada de responderme yo misma a la pregunta que me estaba haciendo estos fueron someramente los resultados.

La primera vez que tuve un orgasmo acostándome con un hombre fue a los 19 años, 3 años después de empezar a rapar, era el quinto con que me acosté. Con ese me casé. Con el cuarto fue que empecé a disfrutarlo, pero obviamente el tiempo no alcanzó.

Siempre empiezo a disfrutar el sexo a la cuarta o quinta vez que me acuesto con el tipo. Después de que les cojo confianza.... y muchas relaciones nunca llegan a este punto, pero hay que intentarlo, no hay de otra. Una interminable sucesión de inicios que no llegan a ninguna parte, cualitativamente hablando esa es mi verdadera historia sexual. La primera vez es solamente un cedazo a ver si hay posibilidades, pero si quiero tener una oportunidad, tengo que elegirlos como si fuera para casarme.

¿Con cuántos hombres me he venido la primera vez que me he acostado? Del mi primera etapa, o sea entre el 92 y el 97 sólo recuerdo a Miguel (mediaron como 5 litros de romo, echamos 3 polvos de corrido, ambos) y al conde (este es un amante de 38 años que yo tenía a los 19, sabía de tantra y de tao, duraba 4 horas de corrido y no eyaculaba, inyaculaba... yo me escapaba de la universidad para meterme en su casa, él creía que heredaba un título de conde y luego supe que vivía jarto de drogas, pero era un titán en la cama), lo cual significa que probablemente solo con ellos dos, menos del 10% en todo caso.

En esta segunda etapa de soltería (años 2007-2009) he tenido varios chepazos. Calculo como 8 (o sea, menos del 25%). Entre ellos están el chico de los zancos, Sixto, el músico de los cabellos largos y un zángano del séquito de la abeja reina, Celestina (verdad que el alcohol hace cosas). Hubo también recientemente otra persona, pero aquello fue sexo oral, que no cuenta (¿o sí?).

¿Con cuántos me he venido TODAS las veces? con 2: Eduardo padre y Alex, un jefe que tuve y que ahora es amigo mío. Y ambos me llevan 25 años.... ESTO NO ES COINCIDENCIA, la experiencia no se improvisa.

¿Con cuántos hombres no me he venido NUNCA? la inmensa mayoría. Con algunos de ellos la experiencia es como quiera muy acogedora, y yo sigo insistiendo pensando que es una relación con posibilidades, esperando llegar a la quinta vez.

¿Cuántas veces me he venido más de una vez? aquella vez cuando era feliz e indocumentada, con Miguel, y con Eduardo llegó a pasar varias veces.

¿Cuántas veces me he venido con un rapidito? nunca, por más excitada que estuviera al principio (como siempre, la excepción eran mis esposos, después que la confianza está construída, yo resuelvo en menos de 3 minutos, igual que ellos ¡un palo!).

¿Y en el interín? muchísimas experiencias dolorosas e insatisfactorias.

En fin, que para ser realmente uno de los tígueres tengo que ponerme egoísta y empezar a replantear mi vida sexual en estos términos, de relaciones sexuales satisfactorias. Yo tengo derecho a aspirar a mi happy ending, o sea que ¡ATENCIÓN! hay reglas nuevas en la casa: no entra nada hasta que no esté lista la pista de aterrizaje; el ritmo lo marco yo o no hay negocio; si te me aceleras, yo te desacelero; si no me siento en confianza, ahí mismo se quedó. ¡El reto está echado!

Total, esta es la gran lección que me enseñó mi amigo Carlitos: no hagas nunca nada que no valga la pena. ¡Gracias por el consejo!

domingo, junio 07, 2009

Lenta

Pues nada. Que este fin de semana vino lentísimo, no como el anterior.

El jueves no hice nada, sino que Lucy me pasó a buscar y nos metimos para la casa de Marlene nos bebimos un vino y nos sentamos a chismosear de Paco. Las mujeres llegaron a la conclusión que ese es el hombre para mí. Unas cuantas jumbos más tarde aparecieron el hermano y los amigos de Marlene, entonces nos fuimos para un colmado cerca a seguir bebiendo. Luego vinimos para mi casa, a seguir bebiendo, oír música y bailar un chin, hasta las 15.

El viernes tampoco salí. Lucy me pasó a buscar y nos juntamos con Marlene de camino, entonces bajamos para la zona. Fuimos al bar Remache en el parque Duarte, luego a Cacibajagua, ahí me encontré por pura casualidad a David que me preguntó: pero ven acá muchacha ¿y es que tú estás más buena todos los días? pero no seguimos juntos porque él andaba acompañado y yo también. Luego nos fuimos para 1492 y Casa de Teatro, y cuando cerraron allá, para la resistencia. Ahí me encontré a un amiguito mío de hace años y lo saqué del clóset (él dice que no está afuera). Toda la vida había sonado que él era gay, y todos los hombres lo sabían menos él (pero bueno, eso decían de mi primer novio, Parolio). Cuando me lo encontré lo primero que le dije fue: “Pero ven acá, Felix ¿a ti te gustan los hombres o las mujeres?” me contestó: “eeeeeehhhh” y yo le dije: “ya no me digas más, que ya me respondiste, tú tienes que conseguirte hombres bonitos, finos, decentes y bien criados como tú, no te pongas a estar cargando con chopos”. Lucy y yo volvimos a la casa a las 3:30.

El sábado, lento igual. Efectivamente, antes de yo despertarme ya me había llamado David 2 veces y quedamos de juntarnos en la tarde. Pero mientras él barajaba me llamaron Lucy y Christian por separado para juntarnos y yo le dije a David que tenía que salir y luego hablábamos. Me junté con Christian para bebernos unos tragos. Christian me dijo que yo no soy buena ni con sopita, pero yo creo que ese piropo fue inmerecido, esto fue lo que pasó: él me cuenta que la noche anterior salió con su esposa, que estuvo en Dock, que es abierto y luego en un liquor store de unos amigos, abierto también, pero que se le disparó la rinitis y él no se explica qué fue lo que le dio alergia. Yo --considerando que él ha salido conmigo a todos los bares habidos y por haber, abiertos y cerrados, con humo y sin humo, con gente y sin gente por períodos de 4 y 6 horas y siempre sale en mint condition-- llegué a la conclusión más obvia del mundo, que naturalmente él es alérgico a su esposa. Digo yo. Y me dijo que yo no soy buena ni con sopita, figúrate tú.

Más tarde nos juntamos con Lucy y Marlene y yo me quedé con ellas y él se fue; Lucy se pasó toda la noche contándome que a ella siempre le ha gustado Christian, que qué bueno está, que a su ex esposo siempre le ha gustado la esposa de Christian, y que le gusta mucho para mí, y que qué emoción si él me hace caso…. pero lo dudo es casado (entiéndase que casado es una malapalabra). Luego volvimos a la casa como a las 9 y revisando mi mail veo que el famosísimo y nunca bien llorado Epy me dejó un mensaje en el bló, que lo llame… y yo podré ser muchas cosas, pero no lenta, pues ¡qué carajo! vámonos a beber unos tragos. Así llegamos hasta las 3 de la mañana en que ya no nos quedó más opción que venir para acá a echar un polvo de alto octanaje (Christian, promesa cumplida ;-) casi hasta que salió el sol.

El domingo me despertó David y yo, dormida todavía, le dije ‘coge para acá’. Hacía tiempo que nadie me hacía sentir maripositas en el estómago, o como dice ella baila sola: un gusano en la tripa. O sea que hoy me convertí en la persona más vil y más sin principios que puede existir, me convertí en un hombre e hice lo que tenía que hacer para obtener lo que quería obtener. Hablé mentira y manipulé, le dije que sí que yo estoy abierta a una relación, y que sí, que estoy dispuesta a pasarme más de un día con él y que no, que la fidelidad no está completamente descartada en mi vida, todo esto para lograr que me lo metiera, y realmente lo disfruté. Cuando lo logré y me dijo que ahora hay problemas porque le gustó demasiado le dejé caer muy dulcemente que yo no voy a tener novio y que para mí solo hay dos opciones: estar en relaciones que no presupongan fidelidad o estar en relaciones que sí presupongan fidelidad y ser infiel como quiera, hablar mentiras y andar escondiéndome…. y que eso ya yo lo dejé.

Ahora me llamó Felix, que está aburrido, que se siente mal y que para dónde es que vamos. La verdad que este fin de semana no ha sido en nada como el anterior.

PD: Me acaba de llegar este mensajito de Christian: "¡Parece que me tocó a mí mandarte bien sazonada para que otros comieran! Jajaja." Touché.

Enamorada

Pues un amigo con gran insight me acaba de informar que el motivo por el que yo estoy tan bella es porque yo estoy enamorada.... pero pasa que yo no me enamoro. Ahora el reto para mí y para tí es que tenemos que investigar de quién. En breve vienen los cuentos de este fin de semana.

jueves, junio 04, 2009

Mojo. Stage 3

Paso 1. Paco (¡perdón!, sé que había dicho que no lo iba a hacer). Pues por fin cumplí lo que me mandaron: no joder más con Paco y puntual me llamó el lunes: que había estado tratando de comunicarse conmigo sábado y domingo, que me había llamado a todos los números y que había una actividad el martes, para que yo fuera. Hablamos mucho y yo le contesté que sí iba a ir pero luego no le di prioridad al asunto. Total, ya me había comprometido conmigo misma a no darle importancia a nada que llegara de ese lado. El martes me volvió a llamar para avisarme que ya iba de camino al lugar.... bueno, ya eso es mostrar algún interés, o sea que tuve que sacrificarme para ir, pero naturalmente, llegué tan tarde que prácticamente se había acabado. Valió la pena, estaba más bello que nunca.

Paso 2. Eduardo padre (¡perdón de nuevo, esta vez de rodillas!). Pues cuando estamos ahí sentados, yo (tan brillante yo!) planeo una forma de autosabotearme lo que tanto tiempo me había interesado y esa noche tenía una posibilidad. Lo más magistral de todo fue la forma que decidí. Le dije: Paco, vamos a llamar a Eduardo padre, que hace mucho que no sé de él. Ya he tenido un mes libre de él y quiero asegurarme de que él no me tenga rencor.

Pues Paco lo llamó, él se puso muy contento, vino a juntarse con nosotros y me pasé el resto de la noche con uno en cada mano. Fue muy divertido. Fuimos a muchos de los lugares tradicionales y en todas partes la gente que me conoce me miraba con una cara de sorpresa de tres pisos JAJAJAJAJA!!!! y a los que no me conocen yo les explicaba: éste no me hace ningún caso (y contestaban: ¡ah, pues es maricón!) y el otro era todo lo contrario, me tenía un acoso que no había manera de quitármelo de encima, pero nos llevamos bien ya.

Balance: 5 noches de salida. 8 hombres. Gran química con 7. Sexo con 1. 1 solo objetivo, reactivar mi vida sexual... todavía sin cumplir.

Great night..... But I still haven't found what I'm looking for: 6 to go.

martes, junio 02, 2009

Más de 100 motivos

"Tenemos un techo con libros y besos,
tenemos el morbo, los celos, la sangre,
tenemos la niebla metida en los huesos,
tenemos el lujo de no tener hambre."
Joaquín Sabina. Más de cien mentiras


Esta tarde, cuando me desperté estaba pensando lo siguiente:

I'm a worrier, right?. Continuamente me preocupan los asuntos económicos, las responsabilidades y las cosas de los niños. También la salud de mi mamá, las relaciones y el futuro. Y no solo eso. También pienso otras cosas: pienso el tiempo que llevo sin carro, y pienso que no tengo un centavo ahorrado, y en que no tengo seguro médico y en todas las cosas que se dañan y que se rompen en la casa. Pienso en que todos mis amigos del colegio o la universidad están dándose la gran vida y son exitosos en todo lo que hacen, y que muchos de ellos tienen para limpiarse el culo con papeletas de $1,000. Que no se casaron a los 18 años y no tuvieron hijos a los 19, sino después de la carrera + la maestría + la pasantía fuera + 10 años en el mercado laboral ejerciendo su propia profesión.

Y entonces caí en cuenta con algo: Hace 1 año y medio que yo estoy manteniendo a 5 personas: Yo, mis hijos y la trabajadora (a la cual además hay que darle un sueldo). Mi apartamento es propio, grande y está en un buen sitio. Tengo el privilegio de trabajar cuando me da la gana, a la hora que me da la gana y los días que me da la gana. Y puedo dormir cuando me da la gana, beber cuando me da la gana y acostarme con quien me da la gana.

Además estoy en la casa con los muchachos toda la tarde, lo cual me permite dormir toda la mañana y salir o trabajar toda la noche si quiero. El resultado de esto es que ahora ellos continuamente vienen a abrazarme y besarme for no particular reason, parece que a ellos también les caigo bien. En la tardecita nos sentamos los 4 juntos en el sofá a cenar y ver televisión. A veces jugamos juegos de mesa. Les explico lo que no entienden de la tarea. Los enseño a cocinar algunas cosas o a usar algún programa, o a hacer sudokus y kakuros. Y todo esto lo puedo hacer al mismo tiempo que estoy sentada aquí trabajando. Cómodo, verdad? Cierto que no tengo dinero, pero tampoco tengo deudas, no nos sobra nada y no nos falta nada ¿y ya dije que MANTENGO A MI FAMILIA?

Hoy pasó algo interesante: como es 1ro de Junio me dí cuenta que la abuela de mi hijo mayor no me mandó el dinero correspondiente a Mayo (ella es que paga, Edgar es un mierda), que le tocaba a principio de mes ¡y yo ni siquiera me había dado cuenta! Suena como una minucia, pero para mí fue como ganar una gran batalla. El año pasado tuvo problemas económicos y no me pagó 3 meses, yo le dije que no se preocupara, que no lo iba a necesitar, que a mí me estaba yendo bien. Con Adrian, mi segundo esposo y papá de los dos chiquitos, ni contar, ése se sabe que es otro mierda... él no cree en ese mito obsoleto de mantener los hijos.

En el trabajo, cada día me va mejor que el anterior y no doy abasto. La gente dice que hay crisis y yo no la he sentido. Mi trabajo tiene muchos más clientes que proveedores. Tengo 20 años de experiencia haciéndolo. Muchas veces he pensado ¿qué voy a hacer el día que que necesite un asistente o cuando entre a trabajar en una obra? y la respuesta siempre ha sido la misma: no conozco todavía alguien que tenga mi misma capacidad, yo llevo ya 20 años de experiencia y. O no saben suficiente inglés, o no conocen los programas de diseño, o no pueden diseñar, o tienen faltas de ortografía. Tengo trabajo pendiente apilado por cajas.

En todos los trabajos fuera de la casa que he tenido fuera el horario es bajo MIS condiciones: yo entro a la hora que me dé la gana y me quedo hasta la hora que tenga que quedar, no me importa amanecer y no me importa trabajar sábados y domingos. Y en el penúltimo y antepenúltimo, ¡el jefe me pasaba a buscar y me traía a mi casa! (en el último trabajo, lo hacía Eduardo).

Esta gente con quienes yo me comparo generalmente viven llenos de deudas, son esclavos del despertarse a las 6 y como quiera, no están con sus hijos tanto como yo. Y si perdieran el trabajo, se las verían negras para adaptarse.

En conclusión, yo debiera quejarme menos y ser más agradecida, lo que sobran son motivos. Me la estoy pasando en grande y estoy soltera, estable y feliz. Como dice la canción "me estoy portando mal y me fascina".

lunes, junio 01, 2009

Mojo. Stage 2

So. Anteayer entré a la segunda etapa de mi proceso de desacoñamiento y re-guevización. Fue un día interesante.

Paso 1. David. Me despertó a las 11 de la madrugada para coger un turno para verme, pero va a tener que coger lucha, o sea, él me dejó botada en un bar hace 3 noches. Le dijeque quizás nos juntáramos cuando yo saliera de la casa del amigo mío. Pero me llamó Rocío. Pues se quedó David para el próximo capítulo, que siga ahí tranquilito esperando su turno…

Esta es la historia de Rocío. Rocío no corresponde a ninguno de los pasos, porque no tengo intención de acostarme con ella. Es cubana, tiene cerca de 22 años y en los tiempos de la tesis decíamos que era la novia de mi marido. Luego se hizo novia de su hermanito. Después tuvo un abusador que le rompió el celular, le hackeó la cuenta de email, y le voló arriba en medio del buffet de un hotel adonde habían ido de fin de semana con los padres de ella, dejándola 2 semanas con el cuello lleno de aruñones. Esta chica me llamó hace un par de semanas para que nos juntáramos en Dock y cuando llego me dice muy campante: te presento a mi novia. Ah, caramba…. y a la tipa se le cogió la noche entera con estar jodiendo que Rocío se estaba acostando conmigo.

Pues como son las mujeres, que todo lo prohibido les atrae, ya sabía yo que ella me iba a llamar escondida de ella para hablar o juntarnos. Efectivamente, ayer me dijo que nos fuéramos de bonche en la noche. Yo ledije que cuando saliera de casa de José. Me llamó David, pero suena como medio campesinón.

Paso 2. Álvaro. Cuando yo iba saliendo me llamó por teléfono y hablamos como por 1 hora, nos pusimos al día de estos años, nos reímos cantidad. Encontrar una persona con que se puede hablar y pasala bien es un raro privilegio en estos días. El asunto ya está hablado, y parece que va bien encaminado.

Paso 3. José. Goal achieved. GO KIARA! Estuve en su casa desde la tarde. Mientras estaba por allá recibí una llamada de mi novio de los países verdes favorito. Pero eso lo sé yo, que los eduardos no fallan un día de fiesta, sea para felicitar o para insultar a uno. Pero esta interrupción no me desconcentró de mi objetivo. Lamentablemente al final tuve que salir huyendo despavorida porque me venían a buscar….. David va a tener que esperar.

Paso 4. Ian. Ingeniero. Es un españolito calvo y lleno de tatuajes, straightsísimo, solo toma alcohol y eso en moderación. Me llevó arrastrada a un par de bonches electrónicos. Uno de ellos resultó ser muy bueno y uno de ellos muy malo. Pero no importa, esto es parte del proceso de ampliar mi mente. Más me vale ser más tolerante con los asuntos de música (total, en uno de los bares conocí a un ingenierito bello y fuerte de 25 años que me gustó cantidad) Lamentablemente, no siento ninguna química ahí. Cuando íbamos saliendo de una de estas callecitas de la zona, y en dirección al bar de Orisell, nos cruzamos con 2 sombras tenebrosas, pero ellos no me vieron, con estos dos completé la tripleta de los eduardos (no debí haber salido a la calle). Pero fue una noche agradable hasta que se puso mejor.

Paso 5. Arturo. Ingeniero. Es de mi promoción y vive en Puerto Rico, creo que nos habíamos acostado un par de veces en este año (tengo mala memoria para estas cosas) y me llamó cuando yo estaba en la resistencia para llegar allá con un amigo. No terminé la noche con él porque me acordé que tenía que dormir y que hoy tenía la esclavitud de juntarme a comer con mi mamá y mis hijos. Pero quizás más adelante él se comunique conmigo, me encantó que me llamara anoche. Debí haberme ido con él, no está fácil encontrar gente de confianza con quienes acostarse.

Paso 6. David. Al final, pasó esto: el domingo cogí para la casa de David y me pasé la tarde con él. En la noche llegó una prima que está usando una habitación temporalmente y que no se ha dado cuenta de su potencial. Cuando ella llegó me la llevé de bonche y dejé a David durmiendo. Esta tipa tiene un novio francés que su novia anterior era (aquí suena el redoble de tambores) Kate Moss. En el celular tiene fotos con Bono, de U2, porque el novio se lo presentó. Pero lo más grande es que estos nombres yo los tuve que descifrar, porque ella no tiene ni la más puta idea de quiénes son esta gente. Cuando llegamos a La Resistencia se puso a tocar su canción en una guitarra sin cuerdas que Luis Dias había desbaratado y se hizo silencio automáticamente, la gente quedó muy sorprendida porque ella es espectacular. Y está sembrada en su casa, aterrorizada todo el tiempo con un ex acosador amenazándola de muerte si no vuelve con él.

En cuanto a él: me encantó. Tiene 40 años, vive solo y se mantiene, está por comprar el apartamento donde vive. Es del cibao, estudió en Apec y le gusta Casa de Teatro. Es muy sensual. El día que lo ví en el bar lo que pasó fue lo siguiente: nos cruzamos en la puerta de entrada, nos quedamos mirando y él me pegó contra una pared y me besó, sin una sola palabra de por medio. Somos incompatibles en todos los aspectos que me puedo imaginar. No existe una sola cosa en la que estemos de acuerdo. No nos gusta la misma música, ni los mismos lugares, no leemos la misma literatura, ni leemos con la misma frecuencia, no buscamos lo mismo en la vida (él quiere una novia y es fiel), no tenemos el mismo temperamento…. pero la química es innegable. We're not there yet, pero vamos de camino. Veremos, pa’ tra’ ni pa’ coger impulso.

Resacada

Esta semana soy oficialmente una mierda. 4 días de corrido saliendo y bebiendo, no me tomé los dos días de enclaustramiento de los que tanto hablo y tan necesarios para mi salud mental. Y ya no tengo tiempo, mis hijos llegan en un ratico y yo no tengo resaca... yo tengo el mismito jumo de anoche. Y para colmo, ya me invitaron a salir esta noche, y mañana en la noche.