Follow by Email

miércoles, junio 17, 2009

Los ganchos de la soltería

"...para las lecciones del corazón no hay, a la postre, mejor maestro que el propio desengaño."
José Manuel Fajardo. El converso


¡Alerta! Esa es la palabra mágica. Cuando las mujeres estamos solteras tenemos que estar alerta. La soledad nos hace llaves y son al cuello. Y si no estamos alerta nos jodimos. Tendemos a no disfrutar la soltería como los hombres y en vez de eso caer en estos ganchos:

1. Pensar que una está deprimida. Hace un par de días estuve a punto de mandarle un txt a todos los amigos míos “estoy por entrar en depresión y voy a necesitar refuerzos”, pero decidí dejarlo para más tarde, para cuando realmente estuviera deprimida, y todavía estoy esperando. La verdad es que no puedo estar más feliz. A veces, cuando vemos que todos nuestro exes tienen ya pareja o cuando estamos cogiéndolo suave bajo las sábanas en una de esas mañanas frías o cuando nos cruzamos con literatura erótica o anuncios de ropa interior sexy y nos damos cuenta de lo fatal que ha sido el sexo últimamente, incurrimos en la tentación de pensar que estamos solas, y estamos deprimidas. Pero ¡qué va! sola y deprimida NO SON SINÓNIMOS, en lo absoluto.

2. No querer salir si no tenemos con quién. En mi experiencia, una persona con seguridad cae bien parada donde sea, y más si es mujer. Mil veces he preferido andar sola que con alguien que me arruine oportunidades. Cierto que el mundo aparenta estar hecho para ser vivido de a 2; los demás andan en pareja, pero uno los ve ahí, tirados, sentados sin hablar, sin química, sin entusiasmo, sin pasión, muertos por adentro, se les ve en la cara que preferirían estar pintándose las uñas y esperando que se secaran.

Solo nos divertimos los que andamos acompañados de quien queremos o libres. Let’s face it ¡el mundo es de los solteros!

3. No desperdiciar una salida. Este gancho viene con el anterior: como pensamos que no podemos salir solas, nos sentimos forzadas a aprovechar cualquier remota oportunidad de un bonche, así sea el día más inconveniente, con el tipo más chopo, al lugar donde ponen la música que más tú detestas. Tenemos el derecho de decir que no y quedarnos comiendo mierda en la casa.

4. Pensar que una quiere pareja. Esto se manifiesta de dos formas:

- Pensar que queremos al ex. Añoramos la última relación significativa y comenzamos a mirarla con una luz “bonita”, y a engañarnos pensando que el motivo por el que terminó fuera diferente del que realmente fue. Y como estamos oyendo canciones románticas y viendo películas románticas nos creemos el cuentazo de que puede solucionarse con un: “perdóname”/”yo te amo” + flores + ruegos. Se nos olvida que nuestro storyline real va más por este estilo: “Esto no es un asunto de ‘yo te amo’, esto se resuelve con pastillas y tú no te las quieres beber”, o “esto no se resuelve con ‘kiss and make up’; el problema real es que era un novio imaginario…. en realidad, él no se sabe mi apellido, ni mi teléfono” o “no terminamos porque tuvimos una pelea, sino porque éramos profundamente incompatibles. Él no soporta que salgamos a la calle, ni que yo salga sola; yo no soporto quedarme trancada, ni que él no me acompañe a los sitios”.

- Cargar con especímenes en los cuales de otra manera JAMÁS nos hubiéramos fijado… ni pagándonos. Patanes casados, monos que parecen camioneros (y discúlpenme los camioneros), hombres que nos tratan como ciudadanas de tercera y nos dicen en la cara lo bellos, exitosos y millonarios que son (y sobre todo funcionales!). Pero esto pasa principalmente cuando hemos estado explorando un campo limitado y no vemos el big picture. Se da una situación similar a la de cuando uno se enamora en el trabajo, que esto pasa generalmente por el contacto diario y la falta de opciones, no porque él sea un gran galán…. pero cuando osamos salir con el susodicho a la no nos atrevemos ni a presentárselo a las amigas menos críticas, porque sería suicidio social (o sea, nadie va a salir a la calle con su amiga y el campesino cara de mono).

5. Creerse que todo el mundo es amigo de una. O sea, darle mucha confianza y muy rápido a compañeros de tragos que no han pasado la prueba del tiempo, creyéndose que son amigos. Ojo, esto es PE-LI-GRO-SÍ-SI-MO. Ya yo me he encontrado en discotecas del otro lado del puente a deshoras, con un tipo armado que yo no conocía tratando de llevarme a un motel, con 4 tígueres en mi casa por tres días, jartos de droga y romo y no había forma de sacarlo, en una habitación de hotel con un merenguero famoso, S.V. (que ahora es diputado, pero en esos tiempos no lo era), que no que quería dejar salir por nada del mundo. La verdad que cuando una se va a emborrachar como una perra, hasta perder la conciencia es muy aconsejable andar con un wingman o wingwoman de confianza.

Y en todos estos ganchos ya hemos caído. Y si no estamos alerta seguiremos el mismo círculo vicioso: depresión à relación destructiva à depresión, etc…. y tendremos los mismos resultados: terminar más infelices de la cuenta, o peor, mal acompañadas. Ayer me decía Lucy que ella calcula en un 80% los matrimonios dominicanos que se casaron porque ya, porque hace tiempo eran novios, por compromiso, porque el tiempo ya llegó, porque era el próximo paso. No hay duda que todos los hombres dominicanos son infieles… pero necesariamente, como no tuvieron los cojones de terminar la relación que los ata, ahora están ahogados que no saben cómo es que se van a escapar. Yo soy una fe firme que el matrimonio que empezó en estas condiciones no tiene posibilidades. Imagínate! Es un recorrido arduo, difícil y largo, no se puede empezar con el tanque vacío. Si no te casaste en el punto máximo de la pasión, el deseo y el amor, estás feo para la foto.


PD: me acaba de llamar una amiguita para invitarme a Makumba de la Venezuela.... pero yo no estoy tan desesperada!

12 comentarios:

  1. Makumba,,,jejejeje,,,OH DIOS!!! Una vez hace unos años atras a unos panas se les ocurrio ir a ese lugar,,,todos estabamos borrachiiiisimos,,en una que tuve un "poquitin" de claridad, me vi a mi mismo bailando reguetton con una morena llena de trenzas que me abrazaba la cintura con sus piernas..jejeje

    En cuanto al tema,,es verdad, muchas de las mujeres que estan solteras tienden a pensar que eso es sinonimo de soledad y por ende depresion, en vez de aprovechar ese tiempo para estar mas en contacto con si mismas y aprender a valorarse mas,,,muchas incurren en los ganchos que mencionas precisamente por el temor a estar solas...tengo un reguero de primas que a diario viven metiendo la pata, pues sin un ripio no pueden estar...

    ResponderEliminar
  2. eso para mi es tan relativo el que una persona por el hecho que tenga pareja es feliz... no te ha pasado que tu estando soltera ahora tienes algunas amigas que estan pasando el niagara con su esposo o novio?? a mi si me a pasada y muchas veces, entonces yo ahi yo pienso que prefiero estar sola... pero ademas uno nunca sabe las habas que se cuecen en cada pareja y las altas y bajas porque no todo el mundo lo dice... entonces eso yo lo visualizo como que estar soltera es lo mismo que tener pareja que son situaciones que van y vienen porque asi como te sientes mal estando soltera te podria pasar teniendo pareja porque no es lo que buscabas o por mil razones mas...

    ResponderEliminar
  3. excelente, me encanto tu blods desde este momento considerame un fiel admirador, y esto de los ganchos de la solteria tambien nos pasa a los hombres, o me equivoco

    luis_burgos99@hotmail.com
    Luis RD

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, Luis. Yo podría creerte que esto también les pasa a los hombres solteros.... si quedaran hombres solteros.

    Avísame dónde están, que lo que soy yo, no veo un ejemplar hace años.

    ResponderEliminar
  5. Hola Kiara, soy marlene y estuve leyendo en tu blog y con lo que respecta al tema "soledad" Hace tiempo lei de mitologia griega que habla algo relacionado al mismo: En el mito de los seres redondos, Platón explica cómo Zeus decidió un día cortar por la mitad a los seres humanos. Éstos sintieron entonces un vacío insoportable y empezaron a buscar desesperada mente su mitad perdida...
    Es justo y necesario. Sin
    embargo, es bueno saber que aunque compartamos nuestras vidas con los demás, también es bueno estar solas de vez en cuando y disfrutar de ello como una experiencia positiva,PERO, VUELVE REPETITIVAMENTE EL DESEO DE ESTAR ACOMPAÑADAS EN NUESTRA SOLEDAD EMOCIONAL, porque en nuestros casos, no sufrimos de la soledad social.Esto nos conlleva a el puro idealismo de magnificar y adornar al primer gato desgreñado, o Gigolo, o pendejo, o estafador o tecato que nos presta atencion y sicologicamente, nos adentra en la mera ilusion de preguntarnos a nosotras mismas ¿sera este?, jajajajajaja, mmm no me gusta tanto, pero, se le ve buena persona o es muy detallista conmigo, o me gusta muchisimo pero es como medio jablador, etcc y De allí la tristeza, la que de no enfrentarse a que el error lo comete una misma, vuelve la sensacion de la desilucion y fracaso.
    Por eso lo mejor es tomar la decisión de enfrentar la soledad emocional y la tristeza que ésta provoca y salir de ella a través de una actitud positiva,aunque parezca una tarea difícil es posible.
    Mi consejo es, no te maltrates con pensamientos, sentimientos y actuaciones autodestructivas.La soledad puede llegar a ser "dolorosa, autodestructiva, angustiante... Pero también puede resultar enriquecedora, creativa, además de una sana y necesaria elección en determinados momentos de nuestra vida,tambien nos permite no esperar ni buscar....sino recibir en la hora, el dia y el momento adecuado a esa persona tan especial como nosotras SI LLEGARA, LLEGARA....PERO QUE LLEGUEEEEE, NO?, JAJAJAJA

    MARLENE

    ResponderEliminar
  6. ohh pero ya te deje mi mail , solo escribeme ahi y veras uno bueno

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante todo loq ue escribes, yo deberia sacarle mejor provecho a mi solteria. y, really SV?? haga el cuento entero!´

    Jajajaaa, pero tu amiga no te quiere, dike pa Makumba ni porque me queda a tres esquinas voy yo ahi...

    ResponderEliminar
  8. muy interesante ese escrito tuyo marlene me ha gutado muchisimo.
    S

    ResponderEliminar
  9. SI MARLENE TIENE MUCHA RAZON,YO NO LA CONOSCO PERO ME GUSTA COMO ESCRIBE Y ESE COMEN TA COOL FILOSOFICO PRACTICO

    YO TOY IGUAL DE SOLITA

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, GS, ya se lo dije y se reivindicó conmigo, ahora me invitó a Montecristo.

    Y Marlene, muchas gracias por tu comentario, está espectacular. Me encantó lo del gato desgreñado. Yo tengo el privilegio de ser feliz, desde el día aquél de mi cumpleaños ya no he vuelto a llorar, excepto viendo TV.

    Estos son los ganchos que la soledad le tira a una.... pero ya yo no caigo más. Eso se acabó ¡a joder a otro!

    ResponderEliminar
  11. Si kiara, jijiji, exiten muchas y distintas especies hibridas del mundo animal y humano, jajajaja...hasta vegetal, jajaja.
    Ademas del gato desgreñado, hay oso masoso melomano, perro que anda en 4 gomas, conejo desdientado con cola de erizo, raton sin bigotes con orejas tumbadas, jajajaja, y tambien conoci a un canguro que tenia la cabeza como un coco y la esposa parecia una piña...jajajajajaja, por cierto muchas veces me miro al espejo cuando estoy dando brincos como una ardilla y cuando me quedo en casa entonces me pongo aburrida como una ostra , jajajajaja

    SALUDOOOOOOOOOOOS, simplemente, Marlene (coño que nombreeee, jajaja)

    ResponderEliminar
  12. Hola de nuevo Kiara! Disculpa mi atraso al no haber dado el seeguimiento que me hubiera gustado contigo al respecto del trabajo como mentora, pero tengo mil manuscriptos que leer. Deberías de trabajar como Psicóloga pues en este articulo describes la necesidad nata del ser humano -mujer como hombre- de relacionarse el uno al otro, aunque no se comprendan y solo se entiendan en la cama, con los resultados que tu has nombrado tan acertadamente en este articulo: depresión. Dime a mi, que he tenido algunas aventuriilas, pero te aseguro una cosa, ningún hombre quiere ser soltero, ,lo que quiere es que su parja le permita parrandear libremente y cuando vuelva a casa encontrar a su bella mujer y disfrutar de su compañia, esto vuelve a los hombres una especie de cerdos, pues ellos no quieren que su pareja haga lo mismo, yo soy de los que piensan que los dos tienen el derecho a ir por su lado, si así lo acuerdan, así funciona aca en Suecia. Por eso estoy soltero.
    Melvin González

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?