Follow by Email

martes, junio 02, 2009

Más de 100 motivos

"Tenemos un techo con libros y besos,
tenemos el morbo, los celos, la sangre,
tenemos la niebla metida en los huesos,
tenemos el lujo de no tener hambre."
Joaquín Sabina. Más de cien mentiras


Esta tarde, cuando me desperté estaba pensando lo siguiente:

I'm a worrier, right?. Continuamente me preocupan los asuntos económicos, las responsabilidades y las cosas de los niños. También la salud de mi mamá, las relaciones y el futuro. Y no solo eso. También pienso otras cosas: pienso el tiempo que llevo sin carro, y pienso que no tengo un centavo ahorrado, y en que no tengo seguro médico y en todas las cosas que se dañan y que se rompen en la casa. Pienso en que todos mis amigos del colegio o la universidad están dándose la gran vida y son exitosos en todo lo que hacen, y que muchos de ellos tienen para limpiarse el culo con papeletas de $1,000. Que no se casaron a los 18 años y no tuvieron hijos a los 19, sino después de la carrera + la maestría + la pasantía fuera + 10 años en el mercado laboral ejerciendo su propia profesión.

Y entonces caí en cuenta con algo: Hace 1 año y medio que yo estoy manteniendo a 5 personas: Yo, mis hijos y la trabajadora (a la cual además hay que darle un sueldo). Mi apartamento es propio, grande y está en un buen sitio. Tengo el privilegio de trabajar cuando me da la gana, a la hora que me da la gana y los días que me da la gana. Y puedo dormir cuando me da la gana, beber cuando me da la gana y acostarme con quien me da la gana.

Además estoy en la casa con los muchachos toda la tarde, lo cual me permite dormir toda la mañana y salir o trabajar toda la noche si quiero. El resultado de esto es que ahora ellos continuamente vienen a abrazarme y besarme for no particular reason, parece que a ellos también les caigo bien. En la tardecita nos sentamos los 4 juntos en el sofá a cenar y ver televisión. A veces jugamos juegos de mesa. Les explico lo que no entienden de la tarea. Los enseño a cocinar algunas cosas o a usar algún programa, o a hacer sudokus y kakuros. Y todo esto lo puedo hacer al mismo tiempo que estoy sentada aquí trabajando. Cómodo, verdad? Cierto que no tengo dinero, pero tampoco tengo deudas, no nos sobra nada y no nos falta nada ¿y ya dije que MANTENGO A MI FAMILIA?

Hoy pasó algo interesante: como es 1ro de Junio me dí cuenta que la abuela de mi hijo mayor no me mandó el dinero correspondiente a Mayo (ella es que paga, Edgar es un mierda), que le tocaba a principio de mes ¡y yo ni siquiera me había dado cuenta! Suena como una minucia, pero para mí fue como ganar una gran batalla. El año pasado tuvo problemas económicos y no me pagó 3 meses, yo le dije que no se preocupara, que no lo iba a necesitar, que a mí me estaba yendo bien. Con Adrian, mi segundo esposo y papá de los dos chiquitos, ni contar, ése se sabe que es otro mierda... él no cree en ese mito obsoleto de mantener los hijos.

En el trabajo, cada día me va mejor que el anterior y no doy abasto. La gente dice que hay crisis y yo no la he sentido. Mi trabajo tiene muchos más clientes que proveedores. Tengo 20 años de experiencia haciéndolo. Muchas veces he pensado ¿qué voy a hacer el día que que necesite un asistente o cuando entre a trabajar en una obra? y la respuesta siempre ha sido la misma: no conozco todavía alguien que tenga mi misma capacidad, yo llevo ya 20 años de experiencia y. O no saben suficiente inglés, o no conocen los programas de diseño, o no pueden diseñar, o tienen faltas de ortografía. Tengo trabajo pendiente apilado por cajas.

En todos los trabajos fuera de la casa que he tenido fuera el horario es bajo MIS condiciones: yo entro a la hora que me dé la gana y me quedo hasta la hora que tenga que quedar, no me importa amanecer y no me importa trabajar sábados y domingos. Y en el penúltimo y antepenúltimo, ¡el jefe me pasaba a buscar y me traía a mi casa! (en el último trabajo, lo hacía Eduardo).

Esta gente con quienes yo me comparo generalmente viven llenos de deudas, son esclavos del despertarse a las 6 y como quiera, no están con sus hijos tanto como yo. Y si perdieran el trabajo, se las verían negras para adaptarse.

En conclusión, yo debiera quejarme menos y ser más agradecida, lo que sobran son motivos. Me la estoy pasando en grande y estoy soltera, estable y feliz. Como dice la canción "me estoy portando mal y me fascina".

2 comentarios:

  1. FELICIDADES!!! Me parece que tienes una vida espectacular y me alegro que tambien lo veas, tienes muchas bendiciones. Creo que casi nadie se puede dar el lujo de compartir con los hijos, me inmagino lo agradable que debe ser!!
    Besos!! Me encanta leerte ! :p

    ResponderEliminar
  2. feliciades, ojala muchos estar como tu...que puedes trabajar cuando te da la gana......
    lamentablemente muchos somos exclavos del despertador.
    Un abrazo...
    Pablo Lopez

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?