Follow by Email

viernes, agosto 29, 2008

Devolviendo el favor

"A lover without indiscretion is no lover at all"

Hace unos días me enteré de que un amigo mío, Miguel, está quillao conmigo. No estoy demasiado segura por qué, parece ser que porque hice algo por él que estoy segura él haría por mí en cualquier momento.

El asunto es este: hace unos cuantos añitos, en el 1997, el susodicho era amante mío por un tiempo, pero como nos gustamos mucho, ha habido ocasiones en que nos hemos acostado esporádicamente en este mismo año, ya que frecuentemente nos encontramos en la calle e inmediatamente empiezan a volar las chispas.

Este es el primer capítulo de la saga: En el mismo año 1997 --cuando conocí a alguien que 5 semanas más tarde se convertiría en mi esposo por 10 años-- me encontré a Miguel en una discoteca y se lo presento: Miguel, te presento a mi novio Adrian. Lo próximo que sucedió fue que don Miguel procedió a contarle a Adrian con lujo de detalles toda la relación que habíamos tenido unos meses antes, incluyendo cuántos polvos echamos cada uno, cuántas personas había en la habitación y qué opinión tenía él de mí en la cama. Hasta hace 6 meses que corté definitivamente el contacto con mi ex, por los 11 años completos, todavía Adrian peleaba por eso cada vez que tenía pique.

Segundo capítulo: El año pasado, 2007, fue el 15 aniversario de mi promoción del colegio y ahí me encuentro a quien era mi mejor amigo de los 13 años, Gleider, que además es amigo en común con Miguel porque crecieron juntos en el mismo sector. Me cuenta Gleider la misma historia previamente dicha, y que él no sabía que Miguel y yo habíamos estado juntos. Le digo sí, pero ¿sabías que eso fue hace más de 10 años? Ah, no, eso no lo sabía.

Tercer capítulo: Me encuentro al susodicho Miguel y le digo del problema que me buscó hace 11 años y lo que me contó Gleider. También le dije que me encanta que él hable así de mí, que no hay problema, que lo siga haciendo, pero con la sola excepción de cualquier novio o esposo que yo tenga, ya que aprendí por experiencia que se vuelven locos cuando otro les habla de su mujer en esos términos. También le aclaro eso porque en ese momento tenía un novio, para qu estuviera pendiente. Esto pasó en marzo de este mismo año, esa misma noche terminamos acostándonos de nuevo. Aclaro que mi novio no tenía ningún interés en que yo fuera fiel (y ni que lo tuviera!!!)

El temido cuarto capítulo: Me encuentro a Miguel en Casa de Teatro andando con mi novio y efectivamente, no le dice nada ¡¡pero me agarra la nalga alante de él!! En ese momento le dije: no te quepa duda, que si se me presenta la oportunidad alguna vez te devolveré el favor (y el mundo es redondo).

Epílogo (la revancha). Como lo dice Arjona: "mira si es grande el destino y esta ciudad es chica..." me encontré hace como 2 semanas a Miguel con su novia, una cubana bellísima que vive en Buenos Aires pero antes vivía aquí con él y vino por un mes a visitarlo.

Le digo, Miguel, ¿te puedo devolver el favor? y se queda tranquilo, no dice nada y dice ella ¿qué favor, qué me vas a decir? le pregunto a él ¿puedo? y todos muy sonrientes dice que sí, que no importa. Entonces le contesté a ella: No, lo que pasa es que hace 11 años cuando yo le presenté a Adrian, que fue mi esposo por 10 años, él fue y le contó exactamente la naturaleza de nuestra relación y todavía está él peleando por eso". Esto fue todo lo que le dije, por supuesto, no mencioné el año 2008 para nada y no especifiqué nada (porque ¿qué es verde por fuera, verde por dento y tiene una semilla de aguacate adentro? a buen entendedor...)

Ahora supe que la muchacha todavía está encojonada con él y él conmigo. Pero, honestamente, que se revise si él está con una mujer que es capaz de pasarse 2 semanas más tarde por algo que él hizo en el año 97.

1 comentario:

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?