Follow by Email

jueves, agosto 28, 2008

Artes que toda soltera debe dominar

Ahora que estoy soltera por primera vez en 14 años, y por primera vez luego de ser mayor de edad, me doy cuenta que hay una cantidad de artes sociales que la soltera tiene que dominar.

He estado pensando en este tema debido a un post en el blog de un amigo (contrariedadesdominicanas.blogspot.com) en que él relata cómo llegaron unos testigos de jehová en una mañana que él estaba resacado y duraron una hora hablando vainas. Yo, por supuesto, ya soy capaz de abrir la puerta, decir que no, y punto. Pero hay que desarrollar esta habilidad.

Ahí te van las demás artes, sin orden particular de importancia:

1. Decir que no.

2. Ser capaz de salir sola, moverse sola y volver a su casa sola.

3. Andar siempre con dinero suficiente para por lo menos volver a su casa en cualquier circunstancia dada.

4. Responsabilizarse de su propia salud sexual. Esto lo aprendi en sexysmartblog.com

5. No dejarse tomar rehén por nadie... (esto lo dice siempre Miss Manners) ni por teléfono, ni en vivo, ni en el trabajo. Cuando estés harta de una conversación o de un lugar, cortas y punto; amable pero firme. Esto incluye también separarte de la/s persona/s con que andas y seguir tu camino sola; en este caso, te despides discretamente y pides un taxi, OJO, no como estrategia de manipulación para tratar de romper la taza para todos o para presionarlos a que hagan lo que una quiere. El respeto ante todo.

6. Dominar la regla de no contacto. Esto consiste en cortar el contacto radical y definitivamente con cualquier maltratador, abusador, vividor, celoso obsesivo, acosador o quien no me respeta cuando digo no. También me vale para cualquiera que me está usando y me manipula, porque si lo dejo hablar, pierdo.

7. Todavía no domino este arte: si cometiste la estupidez de invitar a un hombre o a un grupo a tu casa SEA A LO QUE SEA, lograr que se vayan.

8. Este es bien importante, tampoco lo domino. Aprender a no dar el teléfono, pero no con una mentira, una excusa, escaparse o dar el número mal. Me refiero al arte de decir no, porque no quiero responsablemente. Con respecto a este departamento se me ocurrió una, pero es un poco cruel:
- Dame tu número
- Está bien, te lo voy a dar, pero no me llames
- Entonces no me des nada ¿para qué lo quiero si no te puedo llamar?
- No te preocupes, yo te llamo a tí
- Ah, ok, entonces toma mi número
- No, gracias

A buen entendedor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?