Follow by Email

viernes, febrero 13, 2009

Una noche en Cacibajagua

"Dicen que he gastado toda la energía del mundo en ser distinta, en tirar la fuerza encima con arrogancia y agresividad, que eso lo hacen los hombres. Dicen que he sabido mucho de amores fáciles y muy poco de amores reales. Dicen que uno debe tener su propia historia y ser dueña de ella y que yo comprobaré con horror un día que la mía sólo puede ser contada a través de los hombres." Marcela Serrano. Nosotras que nos queremos tanto

Anoche fui con mi compadre Nilson y su bellísima novia Susana, a la que hemos esperado por tantos años a Cacibajagua, porque ellos querían conocer el lugar y además, están importando unos vinos italianos y piensan hacer una actividad allá. Pues, como la cita que yo tenía con Marino temprano se había cancelado, le dije que pasara por allá para que nos viéramos. Luego mi compadre se antojó de alquilar un local en la zona y llamamos a Yumilka, que tiene un bar por allá y también la hicimos venir.

Cuando el compadre y la cuñada decidieron irse, nosotros 3 nos quedamos porque el bonche ahora era que se estaba poniendo bueno. Además, él me pidió que no lo dejara. Cool.

La primera parte de la noche fue sorprendentemente parecida al día que salí con Marino: puso dos huevos del mismo tamaño que la otra vez. Primer huevo: se pone a contarnos que hace como 2 semanas él tenía una cita con Rocío y ella se apareció con dos amigas, las amigas querían ir para otra parte, entonces él les dijo váyanse alante que yo les caigo..... etc, etc, etc, bla, bla, bla. La historia pierde su interés para mí por un motivo muy sencillo. WHAT THE FUCK??!!! ¿el día que yo te dejé con ella no te dije resuelve todos los asuntos que tengas pendientes, que yo no te pienso compartir? ¿no me llamaste al día siguiente diciendo que no quedaron en nada, que tú estás en mí, no en ella? MOJÓN. Como consecuencia de este huevo me siento al lado de Yumilka, dejándola a ella en el medio y le hago la aclaración: que conste para el récord que de este momento en adelante me estoy quedando aquí solamente por tí. Parece que no bastó con este desliz; al poquito rato vuelve a su modus operandi habitual: se para muy campante, se va para la barra y rellena SU trago. Yo fui, le compré una cerveza a Yumilka y le dije ¿ahora comprendes por qué Fátima (la modelo) y yo le hicimos un Houdini la otra noche? ella me contestó sí, vamos a desaparecernos. A nosotras no nos faltan opciones.

Nos paramos una primero, la otra después, dejamos la cartera para que no hubiera sospechas y nos largamos a otra parte del bar a disfrutar nuestra noche y efectivamente, fue memorable.

Me encontré con Ramón, el hermanito menor de una amiga de infancia que me conoce por supuesto desde carajita; a Ricardo, uno de los mejores amigos de mi novio del high school, el que tuve de los 15 a los 18 años, también me está viendo en el colegio desde que yo nací; a Alberto, que era el dueño de Soho, lo conozco hace como 10 años; a Eladio, lo conocí en el mismo Soho, me cuenta que estaba de cumpleaños anoche; a Carlos, un tipo bellísimo al lado de quien amanecimos mi amigo Canek y yo la noche el día de la Altagracia, lo había conocido ahí mismo; a José, muy bello, muy rubio y muy necio cuando bebe... lo conocí en casa de Mayí y luego lo he visto par de veces, ayer trató de besarme (muy bruscamente por cierto, debe haberme dejado morados en los brazos) y me contó que fue allá exclusivamente para ver si se encontraba conmigo; a Amable, el mejor amigo de Orisell, un abogado con quien salí una vez y la pasé súper, pero él pensó que yo no tenía interés porque no lo llamé al día siguiente; a Axel, que tocaba no sé qué instrumento en Toque Profundo y me dijo que yo siempre me le desaparezco. No besé a nadie pero me pasé toda la noche abrazando gente, agarrando manos (a veces culos), sentándome en piernas.... me dijeron que yo envejezco como Benjamin Button, para atrás y todos y cada uno de estos individuos me propusieron que me fuera con ellos.

Luego me agarró Marino en el baño y me dijo que quería hablar conmigo, que él no me entendía. Yo le dije qué casualidad, yo tampoco te entiendo a tí. ¿Por qué tú lo dices? me preguntó y yo le dije tú estás demasiado grande para yo tener que estarte explicando las cosas. Entonces me dijo: pues mira lo que vamos a hacer, dejamos esto así y cuando yo te vea en la calle es como si no te conociera ..... o sea, que me botó ¡qué cómico! ni siquiera habíamos empezado (ridículo). Se lo conté a los tígueres y todavía se están riendo ¡mierda pa' él! me dijeron.

¿Con quién me fui al final? con el único que no me lo propuso: Alberto. Cuando yo estaba hablando con él y él me dijo que estaba bellísima yo le comenté que nunca había percibido que yo le gustara, me contestó que las dos últimas veces que nos encontramos él tenía una novia y que él no me hizo mucho coro porque tenía miedo de que se le notara, y que además consideraba que yo estaba fuera de su liga ¡por favor! un perfecto caballero nunca va a estar fuera de mi liga, y además, a mí me gustan los hombres como él, me gusta su way, me gusta su estilo. También me dijo que siempre me lee (no me puedo quejar). Cuando mi amiga Yumilka, que vive como a 4 cuadras se quiso ir, la escoltó. Cuando yo dije que tenía hambre dijo vamos para la Barra Payán. Como él es vecino de Ricardo, andaban en el carro de Ricardo, pero manejaba él. Cuando Ricardo dijo que no iba para la Payán él le contestó yo soy el que sabe, yo ando manejando y lo montó atrás con el cumpleañeros y nos fuimos. Allá descubrí que él no quería comer, fue exclusivamente por mí, además pagó. Cuando terminamos le dije ¡a dónde vamos? me contestó ¿a dónde tú quieres ir?, a mi casa, pues te llevo a tu casa. Le dije esta gente no te lo va a aceptar, eso no importa, buscamos mi carro entonces.... hacía años que no me encontraba con alguien así.

Para que conste: yo podré parecer loca, pero no tengo un pelo de loca. Yo siempre sé distinguir a quien vale la pena, aunque tenga que entresacarlo de 8 opciones.

1 comentario:

  1. jajjaja, pero vale la pena de verdad, Caballero Caballero, tenia mucho que ni siquiera oia de uno de esos, osea mucho menos verlo!!

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?