Follow by Email

viernes, octubre 24, 2008

No creo en la fidelidad

"Yo habría entendido que me abandonaras por cualquier otra cosa: por roncar, por no hacer la comida, por lavarme los dientes con tu cepillo, pero no por acostarme con otras. Si alguna vez, en nuestros más de diez años de relación, te fui infiel, no fue precisamente en la cama... O sea, que nunca te engañé cuando estuve con otras..." Juan José Millás. Cuentos de adúlteros desorientados

No creo en la fidelidad, porque no existe. Es como lo fantasma, aún si pudiéramos probar su existencia no nos serviría de nada, es inasible.

La fidelidad no está en tener pruebas contundentes y absolutas de las coordenadas de una persona cada segundo del día. El que quiere ser infiel lo va a ser como quiera, y de día también se rapa. Sencillamente te reportará un rosario de excusas que va como sigue: los tapones, el trabajo, se pinchó una goma, choqué con un cerdo, la camioneta parió.

Algunos de los matrimonios más estables se basan en estas mentiras. Algunos de los esposos mejores y más fieles se han resbalado desde de una manera puntual y ocasional en borracheras hasta teniendo otra familia con otra mujer que dura desde su primer año de matrimonio por 24 años más... y contando. Y a estas esposas no hay quien les diga que su marido no es el esposo perfecto.

Y la fidelidad no está tampoco en que una persona sea un santo en la práctica, pero en su casa le tengan un monitoreo cada 5 minutos acosándolo y persiguiéndolo. Esta pareja vive el infierno de la infidelidad igualito que si estuviera sucediendo.

Recuerdo una vez, allá por el año 2005, que por una conjunción de circunstancias desfavorables un vecinito mío y yo llegamos tarde de una actividad de la universidad... y a mi esposo le cogió con que yo me estaba acostando con él, hasta el 2006, cuando eligió una víctima nueva: Enrique, un amigo que venía, igual que 4 otros más, todos los días a ayudarme a terminar la tesis y además a cherchar y hablar sica, pero que ni me miraba. Entonces procedí a establecer una solución salomónica, como dice el dicho "you did the time, you might as well do the crime" o sea, si ya pagué el precio.... y procedí a encontrar un jovencito de la universidad que sí me hiciera caso, tal como a mí me gustan: alto, bello, fuerte, rubio, militar, arquitecto y medio campesino ¡de 21 años! y me acosté con él.... y ya que estábamos en esas, aproveché para acostarme también con el vecinito. Total.

Si tú quieres creer que alguien te es infiel, no hay poder humano que te disuada, y si te da la gana de confiar en alguien, ni con fotos te convencen. Ahora mismo a mí no hay quien me diga que mi marido fue infiel nunca. Tendría mil defectos, pero ese no. Él mismo me cuenta que una vez la vecina, mi amiga Clary, lo recibió encuera en pelota... y él siguió directo y en vivo para la cocina a hacer lo que iba a hacer y la ignoró. Para mí esa es la pura verdad. Y punto.

Pues la fidelidad es un concepto muy poderoso que mueve ideas, sociedades y personas, y que reside en un solo lugar: en la mente humana.

La fidelidad está en escoger a una pareja que luego de cierto tiempo y experiencias razonables, yo confíe que nunca me va ser desleal, que nunca me va a herir, que siempre me va a poner primero y cuando de hastíe, tendrá la decencia de terminar conmigo primero. Alguien en quien yo pueda y quiera confiar. Todo lo demás son cuentos de camino.

Quizás pueda ser una buena medida preventiva la más obvia: ser más felices, que estar conmigo de gusto, que acostarse conmigo produzca satisfacción. Es difícil alejarse de alguien que vive la vida en technicolor y derrocha entusiasmo, que le gusta el sexo y lo usa libremente, siempre tiene algo que contar, algo interesante que hacer y te hace doblar de la risa. Si además te mantienes bella, flaca y joven, tienes una fórmula ganadora.

10 comentarios:

  1. Muy fuerte tu entrada!! No se por que uno lo hace. Yo pienso exactamente como tu, pero por cabeza dura me acabo de casar. Por cabeza dura y porque la quiero. Pero no creo en la fidelidad. La vida es demasiado corta para limitarse a vivirla con una sola persona. Si eso me hace mala gente, pues a Juanes que siga cantando pero a mi no me importa. La cobardia me lleva a postear este comentario de manera anonima, pero que bueno saber que hay gente que piensa como uno.

    ResponderEliminar
  2. Cuando uno "esta" en la otra persona, te pueden chuvar a todas las conejitas de La Mansion, y ninguna estara mas buena que tu mujer.

    ResponderEliminar
  3. Diablo pero los cueros de la Sarasota te quedan corta a ti, aunque la mayoria de las mujeres de RD estan asi mismo de bagabundas, total a veces es mejor conocer a una mujer casada que una soltera, la casada te lo da mas rapido y cojes menos lucha...

    ResponderEliminar
  4. Bueeeeeeeeeeno, si tú lo dices....

    1° Por eso mismito es que tengo un blog, para que quien me juzgue por lo que yo pienso sepa que no puede ser amigo mio desde el principio.

    2° Yo digo pila de vainas que la mayoría de las mujeres comparte, pero NUNCA te lo van a confesar, ni bajo tortura. Ellas te engañan con mecanismos bien sutiles, de los que hablo en un post viejo que se llama ¿dónde tan lo conguero?

    ResponderEliminar
  5. Aunque no cambio mi parecer de ti en terminos de fidelidad y relacion, estoy de acuerdo contigo en lo que dices de las mujeres, por eso es que no creo en ninguna, solo en mi madre y cuidao...

    Otra cosa si te jactas de que tienes un blog porque no pones tu verdadera identidad, o es que tienes miedo a que la sociedad te juzgue asi como lo hice yo en el comentario anterior?

    ResponderEliminar
  6. A todo el mundo le he dado mi dirección de blog personalmente. No pongo el nombre para proteger la identidad de los demás, que sí son cobardes.

    ResponderEliminar
  7. Hermano, pero si a ella no le da la santisima gana de poner su identidad, ese es problema de ella no suyo. La verdad que hasta en el ciberespacio hay que estarle aguantando vainas a los mentecatos y trogloditas. Lee un libro de vez en cuando a ver si se te empieza a abrir la mente. "Kiara", toy segurito que no necesitas que yo te lo diga, pero dale pa'lante y olvidate del mundo. Este es tu espacio y es tu voz, al que no le guste, que se ponga a leer un paquito de Condorito.

    ResponderEliminar
  8. Siempre tiene que aparecer un lambon jactandose de el Chapulin Colorado. Yo estoy teniendo una conversacion casual con ¨Kiara¨ cada cual exponiendo su punto de vista diferente y usted no tiene velas en el entierro para estar opinando en una intercambio que nadie lo ha invitado. Coja por otro lado que aqui no se le perdio nada...

    Kiara: tengo que admitir que aunque quizas llegue a pensar mal de ti, me encanta leer tu blog por la mentalidad abierta que tienes para exponer las ideas y enfrentar dilemas. De hecho retiro lo dicho, quien soy yo para juzgar...

    ResponderEliminar
  9. Siempre tiene que aparecer un lambon jactandose de el Chapulin Colorado. Yo estoy teniendo una conversacion casual con ¨Kiara¨ cada cual exponiendo su punto de vista diferente y usted no tiene velas en el entierro para estar opinando en una intercambio que nadie lo ha invitado. Coja por otro lado que aqui no se le perdio nada...

    Kiara: tengo que admitir que aunque quizas llegue a pensar mal de ti, me encanta leer tu blog por la mentalidad abierta que tienes para exponer las ideas y enfrentar dilemas. De hecho retiro lo dicho, quien soy yo para juzgar...

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracias, ya decía yo que una persona tan inteligente como tú no iba a durar mucho odiándome. Un placer conocerte, nos seguiremos viendo, chao.

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?