Follow by Email

lunes, octubre 27, 2008

Eduardo. Capítulo 9

"Siempre es terrible ver a un hombre que se cree absoluta y seguramente solo, pues hay en él algo trágico, quizá hasta de sagrado, y a la vez de horrendo y vergonzoso. Siempre llevamos una máscara que nunca es la misma sino que cambia para cada uno de los papeles que tenemos asignados en la vida: la del profesor, la del amante, la del intelectual, la del marido engañado, la del héroe, la del hermano cariñoso. Pero ¿qué máscara nos ponemos o qué máscara nos queda cuando estamos en soledad, cuando creemos que nadie, nadie, nos observa, nos controla, nos escucha, nos exige, nos suplica, nos intima, nos ataca? Acaso el carácter sagrado de ese instante se deba a que el hombre está entonces frente a la Divinidad, o por lo menos ante su propia e implacable conciencia. Y tal vez nadie perdone el ser sorprendido en esta última y esencial desnudez de su rostro, la más terrible y la má esencial de las desnudeces, porque muestra el alma sin defensa." Milan Kundera. La inmortalidad

Estoy en pánico. Tengo miedo, full.... tengo un ataque de pánico, crisis de conciencia (como si yo tuviera conciencia), no sé. Hace tiempo que no he sido íntima, que no digo mi más profundos sentimientos, pero ya me llegó la hora de la verdad. Estoy feliz, obtuve lo que tenía meses esperando y ahora no sé qué hacer con eso.

Mi HP está aquí, desde ayer en la tarde, supongo que se irá en la mañana, y aunque debería estar feliz (y lo estoy) no sé, el miedo me está paralizando. Estoy hablando del hombre en quien he pensado todos los días y soñado todas las noches por el último año. Para llegar a la estabilidad en que estoy hoy he tenido que librar una guerra sin cuartel, descarnada, despiadada e implacable conmigo misma. Y perdí yo. No sé qué hacer, no sé qué pensar, no sé cómo sentirme, no sé qué decir. Este es mi sueño de tantos meses, este es el resultado final de tantas noches de agonía, este es posiblemente el motivo por el que empecé este bló, para librarme de tantas noches de insomnio... y aquí estoy yo, de nuevo, llevo 5 horas en la cama, y sin poder dormir....

Lo primero que le planteé fue que la prueba del millón de dólares para cualquiera que se relacione conmigo es si yo lo dejo pasar por esa puerta en un fin de semana, porque estos son los días míos, de privacidad, de soledad, de hacer lo que me da la gana, de ver televisión, conectarme en internet, llorar a mis anchas, comer porquerías. Y le dije que quiero saber si quién yo soy ese día es alguien que a él le puede gustar. Y me dijo: sí, me gusta. Quizás soy amiga del drama, quizás le tengo miedo a ser feliz.

Y se ha pasado el día jode que te jode con que está enamorado de una muchachita de 22 años, que la quiere, que la ama, etc, etc.... hasta que el relajo se puso cansón, hasta me hizo llamarla y chatear con ella. A las 2 horas se le había olvidado su nombre, pienso que era un teatro para joderme, para vengarse.... pero qué va! yo tengo muchas más armas contra él que él contra mí.... y yo no soy celosa. A mí lo que me sobra son opciones.

En este mes que lleva solo, no hemos podido acostarnos (y lo de hoy no fue la gran cosa), siempre me escapo, y no porque me falten ganas, sino todo lo contrario. Es que no me quiero hundir, no me quiero enamorar (de nuevo), no quiero volver al desasosiego, a la depresión, al insomnio, a la preocupación constante. Quizás era mejor cuando no le hablaba.

Eduardo me dice que el que me tiene miedo a mí es él, que él es quien tiene motivos para hacerlo, y yo me supongo que es porque en este año que llevo conociéndolo siempre le hablo clarísimo, igualito que como escribo (y le vivo contando vainas de 1,000 tígueres diferentes). Y ahora, estoy en pánico, frizada. Como dice en Caracol Beach, el miedo es una camisa de fuerza. Y yo me siento maniatada, no arranco ni yompeándome, no doy ni pa lante ni pa tra.

Pero si vuelvo a caer en el hoyo que estaba antes, me merezco que me fusilen. Solo yo y algunos de mis amigos entienden todo el trauma que yo he tenido que pasar para poder olvidarme de este mojón, todo lo que yo he sufrido, todo lo que he aprendido, todo lo que he leído, el sacrificio que me ha costado volver a amueblar mi cerebro... para que 3 días después de que yo culminé el proceso, él se quedara soltero! Siempre he dicho que a mí Dios me pone las situaciones en la palma de la mano. No se queda con una mía, todas me las devuelve. Esta es la mano con que me ha tocado jugar esta semana... veremos en qué para esto....

1 comentario:

  1. K- : ) Cada dia nos brinda una nueva oportunidad para romper los paradigmas que nos condicionan negativamente a actuar de tal o cual forma.

    Hace meses me dijiste que cuando llegara este momento hasta ahi llegaria todo, lo cual me dejo pensando y preferi esperar a ver la respuesta fraguada en el tiempo.. Yo pienso que hoy es un momento perfecto para superar ese miedo, con todo el corazon y no te pre-ocupes. Creo que el ganador siempre es el que ama.

    L

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?