Follow by Email

jueves, noviembre 27, 2008

La soledad

"...un tiempo enorme, porque no se medía por meses y ni siquiera por años, sino, como es propio de esa clase de seres, por catástrofes espirituales y por días de absoluta soledad e inenarrable tristea; días que se alargan y se deforman como tenebrosos fantasmas sobre las paredes del tiempo" Milan Kundera. La inmortalidad

Como resultado de la situación de finales del año pasado y los cambios en la vida familiar ahora fue que los niños empezaron a dar señales de que les afectó y han tenido que empezar a ir al psicólogo. Pues resulta que la psicóloga pidió verme a mí, para saber en qué estado estaba la cabeza (¡qué palabra más grande, la cabeza!) y procedió a hacerme una serie de consultas y pruebas para llegar a un diagnóstico.

En esos días, o sea la semana pasada, yo le comenté que me sentía al borde de un nervous breakdown o como le dice ella a punto de desconectarme, precisamente eso decía el resultado de la primera prueba. Lo que me comprometí fue a tratar de averiguar en los próximos días qué había provocado este estado de ánimo, analizarme y tratar de encontra el factor detonante.

Ella me dijo que en este proceso yo necesitaba estar acompañada y que cuando fuera a buscar los resultados debía ir con esta persona que yo eligiera. Comenzamos a tratar de determinar quién podría ser la víctima, teóricamente la persona más cercana a mí emocionalmente ¿tu mamá? imposible, mi mamá está muy anciana y yo nunca me comunico con ella a un nivel emocional ni hablo temas personales con ella.... a estas alturas ella todavía no sabe por qué yo me separé de mi esposo (y para el caso, ni de mi primer esposo tampoco) ni mucho menos que hubo una denuncia por violencia psicológica, ni que yo recibí terapia de todo tipo por 6 meses ¿tu papá? muerto y era hijo único ¿hermanos? no tengo ¿familia? mis primos me llevan 20 años, nadie cercano a mí, nadie que yo vea más de 1 vez al año y si acaso ¿amigas? pocas amigas cercanas, mi comadre ha estado muy aislada porque vivía en La Romana y ahora que volvió ¡precisamente se casó cuando yo me quedé soltera!, Lucy solo lleva conociéndome como 10 meses ¿amigos? claro!!! mi compadre, el padrino de mis hijos, mi mejor amigo y hermano postizo. Quedó resuelto el asunto: solo era asunto de obligarlo a que me acompañara a la próxima cita.

Varios días más tarde fuimos, nos dio los resultados, además me refirió a siquiatría porque según ella yo estaba empezando un proceso depresivo. Yo pienso que no, que no era empezándolo sino terminándolo porque esta semana he estado mucho mejor.

Pero pasó algo. Una semana más tarde de lo prometido pude determinar a qué se debe que yo me estuviera sintiendo tan desasociada, como con la cabeza por un lado, el corazón por otro y el cuerpo por otro más. Era como una sensación de desequilibrio, como si uno tuviera un jumo y si a eso le sumamos algunas lagunas mentales en que se me olvidan cosas que pasaron, o que dije o que hice.... bueeeeeeeeeeeno.

Pero por fin pude llegar a una conclusión y lo que precipitó los resultados fue precisamente la consulta aquella en que la psicóloga y yo estábamos tratando de deteminar quién me iba a acompañar, porque la respuesta más obvia y la que más resaltó fue nadie. Lo que me está pasando es que me hace falta mi familia. Como yo no tengo una familia propia, mi familia era adoptiva, la de mi esposo Adrian. Por lo menos una vez al mes íbamos para casa de sus padres y yo me sentía como si estuviera en mi casa. Al principio de la separación esto no se sintió porque total, me pasé la navidad y el año nuevo con ellos, después me llevé al hermanito y para casa de mi mamá y me acompañó, además durmió en mi casa varios de esos días y siempre seguíamos saliendo. Los padres me llamaron varias veces a principio de año y vinieron a visitarme una vez. Ellos estuvieron del lado mío en todo pero lo que pasó se sale ya de nuestras manos: esa casa ya no existe. Los tres hijos se mudaron solos (uno en Villa Mella y se casa en febrero, uno en el Km. 28 de la Duarte y el otro en Bonao y ya tiene mujer) y los padres se fueron para la hermana república de Azua! Cuando perdí mi matrimonio, perdí también la única familia que tenía.

Pero a principios de este año yo tuve aquella malaconsejada y fantástica relación con mi HP, Eduardo el cual también tiene una familia fabulosa, yo podía llegar y si no estaba como quiera la pasaba súper, me ponía a conversar y filosofar con el papá que es cariñosísimo e inteligentísimo, bebía y salía con el hermano, bebía con la abuela, bebía con la culebra (Hugo). Y cuando el mojón de Eduardo desapareció de mi vida, la familia siguió ahí.

Pero ahora, que decidí mantenerme alejada de todos no porque no los quiera sino porque me hace daño estar cerca de Eduardo, me ha estado haciendo falta eso. Parece ser que esta gente eran un elemento equilibrador en mi vida que me ayudaba a mantenerme centrada.

Mi compadre tiene una familia bellísima, pero ellos no me soportan demasiado, allá yo no me siento acogida o bienvenida y además, nunca voy. Mi comadre es de San Cristóbal y yo no creo que yo reconocería a sus padres si los volviera a ver. Lucy, igual, con una familia que yo no conozco y ¡que ya está completa!... El resto de mis amigos, la misma historia.

Esta ha sido una constante en mi vida, recuerdo que cuando niña mi mamá vivía inventándose salidas y diciéndome que invitara amiguitas a hacer tareas, a jugar o a ir al Club Naco. Siempre la idea venía de ella por el sencillo motivo de que yo era hija única, pero los demás no. Tienen hermanos, tienen tíos, tienen primos.... están completos. Probablemente este es el motivo por el que me casé tan joven ¡porque no quería estar sola! Ahora es que estoy deduciendo que la soledad a la que yo le huía no era sentimental porque hombres nunca me han faltado.

Mi propia familia somos solamente mis hijos y yo, cuando alguno de mis amigos viene se crea una dinámica bien interesante y disfrutamos muchísimo. El problema es que nadie tiene acceso a mi casa y a mi vida. Solo algunas excepciones de amigos que conozcan a mis hijos uno por uno y les tengan cariño, a quienes de verdad le importe cómo ellos están y se relacionen con ellos individualmente. En otras palabras, solo mi compadre Nilson y él tiene su vida bastante complicada, hace lo que puede.

Tendré que plantearme como resolución de año nuevo ver cómo voy a lidiar con esta situación para resolverla definitivamente, sino voy a seguir cayendo en el gancho de involucrarme con hombres que no me convienen por los motivos equivocados.

2 comentarios:

  1. Ufffffff!

    De cuando en vez, sabes que puedes contar conmigo!

    Te entiendo mas que el diablo hermana!

    UFFFFFFFFFF

    ResponderEliminar
  2. Vamo a ve, vamo a ve...
    Se acabaron las historias por aquiii eh! jajajaj
    Espero que la felicidad te haya quitado las ganas de escribir. :)

    Un abrazo anonimo
    y un saludo en Mi menor

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?