Follow by Email

viernes, noviembre 07, 2008

No creo en los sentimientos

"Podría ser más educado pero el alma sólo entiende de emoción y si hay dios, seguro entiende de emoción." Alejandro Sanz. Si hay Dios

Los sentimientos están sobrevaluados. Toda la psicología contemporánea se basa en ellos. Pareciera ser que son el único referente válido ¿cómo te sientes tú con eso? ¿cuál sientes tú que es tu responsabilidad? ¿qué sientes tú que es lo correcto? Pareciera como si los sentimientos están siendo usados para evadir la responsabilidad personal, la disciplina y la moral. Los animales comen cuando tienen hambre, duermen cuando tienen sueño y cagan cuando tienen ganas... a nosotros no nos luce esa vaina.

Desde que el último primate se convirtió en el primer ser humano y entró la conciencia y la inteligencia a la raza humana, entraron también los sentimientos. Supongo yo que su objetivo es, igual que el reflejo del dolor, servir de termómetro para saber si las cosas andan bien o mal. O sea, que es evidente que los sentimientos existen, pero no podemos pasarnos la vida tomando decisiones en base a ellos. Yo escribo mucho sobre mis sentimientos aquí y es precisamente por eso, porque no me parecen lo suficientemente válidos como para estar molestando a mis amigos hablándoles de eso.

A mí no me molesta el día de San Valentín, pero tener que celebrarlo me parece horripilante. Esa (al igual que otras fiestas) es la excusa perfecta para oir gente plagosa hablando disparates. Detesto el romanticismo, detesto la poesía (hay excepciones), detesto que me regalen flores (habiendo chocolates! creo que las flores solamente se justifican si yo fuera una mujer del primer mundo, tan millonaria que lo tenga todo y no exista nada que yo pudiera posiblemente necesitar o antojarme, entonces el pobre hombre no sepa qué más hacer y me las compre). Detesto las personas que responden a preguntas concretas con alguna cursilería sentimentaloide:

- "Me dejaste y eso me dolió"
- "Las estrellas titilan en el cielo y en el centro estás tú ¿cómo puede la luna dejar de ser luna?"
- "......"

El romanticismo que me gusta es el que se da naturalmente. Los momentos más románticos de mi vida han transcurrido generalmente acompañados de una acera con un pote de romo y sexo clandestino en lugares públicos. Recuerdo una vez que estábamos decidiendo a dónde ir y me dice Eduardo, con su vozarrón y su brusquedad habituales: "oye, nunca me digas que vas a hacer algo porque a mí me gusta, porque la única forma que yo estoy feliz es si estás feliz tú". O recientemente, cuando volvió a aparecer, el primer día me enseñó el truco que tiene su camioneta para prender "por si acaso, algún día, necesitas prenderla" esto denota intención de mantenerme en su vida ¿qué más romántico que eso? para mí no hay velas, música y vino que superen esto.
También disfrutaba mucho las serenatas mis amigos del colegio que tocaban guitarra., porque nos daban la oportunidad perfecta de llenar un chupi con ginebra, jugo de naranja de cartón y vinazo el pirata, sin hielo porque a nadie se le ocurría que el hielo se usa. Después que llegaban a casa de uno, uno se iba con el grupo a seguir dando serenatas y cuando ya amanecía volvíamos para mi casa a desayunar pan con chocolate caliente que mi mamá nos preparaba. Además, las canciones no necesariamente eran románticas ("báñate/aunque sea con un poquito de gas/la peste no la aguanto más/compra jabón que yo te pongo lo demás").
Pero lo peor de todo es la gente que se casa "por amor" El amor es el prerrequisito, la condición sine qua non, en esto estamos todos de acuerdo.... Pero tomar una decisión que altere tu vida basado solamente en un sentimiento!! eso es escandaloso.

O sea tú lo amas, pero está casado con otra persona.
Tú lo amas, pero vive en otro país y no va a venir nunca y tú no vas a irte.
Tú lo amas, pero es un tecato.
Tú lo amas, pero él no te ama a tí.
Tú lo amas, pero es un ladrón o un asesino.
Tú lo amas, pero son incompatibles.

El amor nunca es suficiente.

Cuántas relaciones llenas de amor no llegaron nunca al matrimonio. Lamentablemente ese no es el momento de pensar con el corazón. Respeto mucho más al que piensa con la cabeza, en segundo lugar con el bolsillo, o por lo menos, como decía mi comadre, con el culo. Pero a quién se le ocurre irle a desgraciar la vida a otra persona, casándose con ella solamente por amor? ¿y qué hace lo que tú sientas? ¿a quién le importa? un proyecto de vida en común, con posibles hijos de por medio es algo tan importante que se merece el respeto de que tú le des algo de cabeza antes de emprenderlo con cualquiera.

Sin embargo sí creo en los sentimientos como indicadores de alarma, la primera alerta, el S.O.S. para salir de una relación o una situación que está destruyendo a uno. Luego de descartar los motivos obvios, --cambios de humor hormonales, depresión clínica, malestar por la situación económica, inconformidad con cualesquiera circunstancias que sean externas-- si me siento mal en una relación eso me basta y me sobra para dejarla. Que sea suficiente con yo sentir que ya no quiero más y no hay que dar más explicaciones ni más justificaciones, e' pa' fuera que va!

La literatura y el cine nos han vendido la idea de que si un proceso es largo, doloroso y traumático es porque vale la pena. Que los grandes amores son los que están marcados por la tragedia, que no tenemos derecho a ser felices porque si lo somos estamos viviendo una farsa. Lo que define la grandeza de una relación son los años de malentendidos, maltratos, olla o separación.
O sea que soy muy estricta para basarme en sentimientos a la hora de entrar en algo, pero muy alegre para aceptarlos como buenos y válidos para salir.

1 comentario:

  1. K,

    No estoy 100% de acuerdo contigo en esto. La felicidad te llega por los sentimientos. lamentablemente, no creo que haya hay otra manera.

    pero me imagino que te refieres a los sentimientos unilaterales, "yo te amo a muerte y por eso estoy contigo aunque me haga dano", el equivalente de "mami pegame cuernos pero no me botes".

    tienes razon al decir que uno, en su obligacion de ser feliz, se debe mas que a una serie de sentimientos unilaterales.

    pero cuando se quiere, y se es correspondido.... ah la vida es pura poesia.

    mis 2 cheles.

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?