Follow by Email

jueves, mayo 14, 2009

Soñando despierta

"Para fantasear como se debe, las mujeres necesitamos verosimilitud marcial. Si vamos a soñar que nadamos en dinero, antes de gastar un centavo virtual necesitamos saber cómo llegó esa plata a nuestras manos, si retiramos una suma fija del banco o tenemos baldes llenos de monedas, si vamos a dejar de trabajar de por vida o si vamos a seguir haciéndolo por placer.

Ni siquiera en materia sexual podemos aislar la fantasía de su contexto. No manejamos el delirio abstracto. Si soñamos con un hombre, necesitamos saber –como mínimo- a qué se dedica, cómo nos conocimos, y qué sentimos por él."
Carolina Aguirre. bestiaria.blogspot.com

"A la primera persona que me ayude a salir
de este infierno en el que yo mismo decidí vivir
le regalo cualquier tarde pa' los dos,
lo que digo es que ahora mismo ya no tengo ni siquiera dónde estar."
Alejandro Sanz. A la primera persona


El hombre que me gusta es aquél que cuando me besa, tengo ganas de que me haga el amor, cuando lo hace, tengo ganas de repetirlo asap, cuando terminamos quiero amanecer con él y cuando amanecemos juntos quiero quedarme en la cama con él toda la mañana.

Pero encontrar a un hombre que me guste así es difiiiiiiiiiiiiiícil y este factor combinado con mi alergia al parasiemprismo se combinan para lograr una fórmula ganadora: no tengo un hombre así y no lo quiero tampoco. Para eso estar soñar despierta.

Porque a veces es cool tener la ilusión de estar acompañada (lo cual me recuerda los días en que soñaba volver a estar soltera algún día, y lo descartaba muy desesperanzada porque sabía que esta felicidad que yo añoraba nunca iba a ser una opción para mí). Y también a veces se pregunta uno en las mañanas de frío ¿cómo sería quedarse entre las sábanas con alguien al lado? (mi marido no lo hacía, salta de la cama desde que el sol repunta). Y otras veces uno se entusiasma mirando vestidos de novia y dice: si yo tuviera otra boda, con todo lo que me gusta ¿cómo sería? El novio es lo de menos, lo importante es la bebida. Soñar no cuesta nada.

Excepto que sí cuesta. Porque como dice Aguirre las mujeres no podemos ni fantasear si no es con el hombre perfecto. Y eso no existe. Existe un hombre que es perfecto para mí, y para eso tengo que estar enamorada.... y yo no me enamoro. Esa mala costumbre se me quedó en el siglo pasado.

Pero como quiera se considera una regla bastante higiénica no acostarse con nadie con quien uno no quiera levantarse y eso es lo que trato de encontrar en mis archivos. Busco en mi repertorio reciente de materia prima y encuentro una desalentadora letanía de inconvenientes. Paco, que no sé si me entusiasma tanto. Christian, Amable, Jesús, Jimmy, Oscar que me gustaron mucho al principio pero empezaron un proceso retrocesivo de de-gustación tan pronto supe que eran casados. A las más recientes adiciones a mi agenda de teléfonos todavía no los conozco suficientes, o sea que no me sirven para lo que yo quiero, pudiera inventármelos, pero no quiero salir decepcionada luego.

Me viene entonces a la mente Joel. No éramos tan compatibles, pero cada día me gusta más y bien vale 2 polvos. Lamentablemente su mente no está todavía bien amueblada y anda arrastrando el equipaje a cuestas. 2 hombres perfectos, Epy y Gleider son sólo amigos ¡qué pena! ¿Y mujeres? les falta un factor de la ecuación: excelentes para despertarse con ellas, pero no me interesa acostarme con ellas.

Entonces acudo en mi mente a las grandes ligas y me pongo a remover el cubo de mierda de los Eduardos. Eduardo ya no me hace ni cosquillas, no me mueve un pelo. Hizo un acto de desaparición en mi vida digno de su nick de Harry Potter. Si quedan cenizas por ahí, sería en la parte más fría, Alaska, porque este es el único del clan que me falta y todavía me vuelve loca.

Sigo más para atrás y me encuentro con un verdadero diamante: Miguel, mi amante estrella de hace 13 años. En serio, con este tipo yo soy capaz de pasarme 3 días de corrido sin frikearme ¿por qué tan especial? porque hace 13 años estuve con él como 2 meses y fui feliz. Porque nunca hemos estado juntos por timing, no por incompatibilidad. Porque no cambia, como el buen vino, mejora con los años. Porque admiro su integridad. Y porque me gusta cómo trata a su novia.

Y para esposo, sólo hay uno perfecto: el mío. Y todavía sueño todas las noches con él. Yo no estoy sola, porque todas las noche él me acompaña. Y estas 8 horas diarias me bastan para estar feliz, porque yo sé que mientras vida tenga el único lugar donde yo voy a volver a estar con Adrian es en mi mente.

4 comentarios:

  1. 1) Como siempre nos traes una reflexion digna de un libro;

    2) Gracias por el piropo, ya quisiera yo que mis ex pensaran igual que tu...

    Gleider

    ResponderEliminar
  2. Me encantan tus vivencias de todos tipos y sin sensura, sigue asi, vieja ta cool este blog.
    Viva Kia cabrones

    stop here! babe, no entendi porque si me algunos de tus blogs anteriores e incluso tus comments dices que algunos de ello no estubieron contigo o que no te acuerdas como por ejemplo los Eduardos, caray buscas cada pretesto para agregarlos a la conversasion y aparte siempre escluias al hermano, del cual tu culebra perseguidora siempre te hablaba entonces vieja, quien te entiende?
    Te cantas y te lloras ala vez?

    Y te los diste a todos por placer o que?

    seria bueno que publicaras un analisis de tu antes y tu despues con Eduardo y familia, porque se me hace que todavia tienes espinas clavadas bien profundas de aquello.

    Edu.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, muy amable.

    Y tienes toda la razón. La espina clavada es profunda y ahora que me haces analizarlo ya sé por qué.

    Yo soy muy fuerte y es ley de vida para mí que las vainas me pasan UNA SOLA VEZ, dos no. Pero esta es la hora que no he podido determinar qué puedo hacer yo para evitar que jamás vuelva alguien a darme la insultada que me diste tú el día de mi cumpleaños.

    Esta es una lección que todavía no he aprobado y hasta que no pase esa materia con honores no voy a estar en paz. Aunque en el proceso me tenga que exponer a muchos patanes más y a muchos más insultos. Todo sea por la educación.

    ResponderEliminar
  4. Como dicen los actores/actrices en medio de su hipocresía: "no me importa no haber ganado, solo haber sido nominado es un honor para mí". Mantente siempre así Kiara, demasiado cool. Un besote y te cuidas mucho.

    "Christian"

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?