Follow by Email

martes, septiembre 29, 2009

La reina destronada

"Tú conoces cómo va la onda, muñeca linda, le dice el Midas a Agustina, porque tú provienes de ese mundo y si emprendiste la fuga fue porque de eso ya habías comido bastante, ¿y acaso el sabor se olvida?, no reina mía, ese regusto a mierda permanece en la boca por más gárgaras de Listerine que hagas."
Laura Restrepo. Delirio


Hace dos semanas salí a la calle de bonche con un amigo y ex-amante de los favoritos, que tenía como 15 años sin ver. Cuando entramos a uno de esos bares de mala muerte de la zona colonial, me encontré a mi amiga Lily, la reina, agarrada de la mano de un tipo como bonito, pero que llevaba encima la mismísima nota que ella. La reina es hermana de Clary y amiga mía que una vez hace como un millón de años fue Miss República Dominicana. Por este motivo y por su exquisito trato e impecables modales yo le digo la reina. Es experta en buscarse hombres que no sirven (aren't we all?).

Hace un par de meses la reina tenía un novio con la mala costumbre de manosearme cada vez que me encontraba en la calle sin ella, y que además se decía que estaba en drogas. Como no me quedó más opción, tuve que hacérselo saber a su hermana, porque me habían dicho que estos dos tenían fecha de bodas y yo no podía permitir que ella se casara con este patán. Pero no puedo negar que con él se veía feliz, con el otro se ve acabada.

Lo más irónico es que a los 10 minutos me encontré al ex-novio de ella y me aseguró que jamás en su vida ha usado nada, que todo el mundo siempre dice eso, pero que no, que nunca, jamás!! (Ooops, sorry, my bad.... pero igual no le convenías) C'est la vie.

Hace un par de días supe que ella hizo lo que hacen todos: negarlo. Y para aumentar su credibilidad, le agregó algo de su propia inspiración; dijo: "yo no sé qué es lo que le pasa a Kiara, que está hablando mal de mí y de mi hermana" (¡oye eso!)

Un poquito de antecedentes: Clary su hermana y yo nos conocimos viviendo en el mismo edificio. Su marido y el mío andaban juntos para todos lados y la gente decía que eran novios. El marido de Clary era un especimen por este estilo: calvo, con barba, t-shirt por la rodilla, pantalones cortos como por el tobillo y lleno de tatuajes. Es una de las personas más pacíficas que he conocido. Lo deportaron de Estados Unidos porque le metió un tiro entre la cabeza a un tíguere por un pleito por un punto de drogas (el santo del marido mío vivía aquí luego de cientos de miles de pesos y 1 año que le costó a su papá traerlo de nuevo ilegalmente de Colombia, luego de que lo deportaron). Todos los días, tan pronto Clary y yo salíamos para el trabajo el P ("el pee") se metía aquí en mi casa, o Adrian en la de él a bolsonear en frente de la computadora, o para la azotea a fumarse su vaina. La verdad que ese era un gran amigo.

En última instancia estos fueron los detallitos que acabaron con ambos de nuestros matrimonios: la droga y la irresponsabilidad. Pero Clary y yo seguimos siendo amigas.

De tres años para acá yo me he vuelto muy polite. Trato bien a la gente, evito conflictos, no grito, no peleo, mantengo la paz a toda costa. Estoy perdiendo mi esencia, por la que todo el mundo me tenía miedo.

Pues eso se acabó. Me importa lo que Lily haga o deje de hacer, me tiene sin cuidado que se quille y no me voy a retractar. Como siempre, a mí hay que matarme por mi palabra. No me voy a quedar callada si una amiga mía está metiéndose su propio futuro entre el culo. No me va a importar lo que diga ni lo que haga. No way..... Este pleito lo echo, total, la gimnasia mental me vendría bien. Total, que si yo tengo razón ahí ya no hay ninguna amistad que rescatar. El que se mete en drogas......

No hablé mal de ella y de su hermana, al revés, llamé a su hermana para hablarle mal de ella, o para ponerla al día. Y si Clary no me oye, llamaré a su mamá por teléfono y punto.

Vi a la reina con los ojos de la cara: tenía una nota y no de yerba, sino de droga dura. Esa mirada perdida, esos ojos sin brillo, la actitud ida... como si le hubieran sacado toda la personalidad y se la hubieran cambiado por otra. La sensación de estar hablando con un envase vacío... inconfundible. Además, por si no fuera suficiente, tengo testigos.

Pues la reina se ha bajado del trono, o más bien, se cayó estrepitosamente. Si no podemos hacer nada acabaremos dedicándole la canción "Princesa" de Sabina + Sanz.

I'm not gonna apologize 2 her 4 doing the right thing! A Dios que me perdone si no tomé la decisión correcta.

1 comentario:

  1. 100% de acuerdo contigo en cuanto a hacer lo correcto, peeeeeeeeero en el pasado me meti en lios por decir lo que pienso y aun lo continuo haciendo, por que no se maquillar las cosas y odorizar el aire pa que se vaya el bajo y poder decir las verdades!! Sin embargo, ahora algo ha cambiado, ya me quite el traje de superman, el que lucha por la justicia y los desamparados...el que se quiera joder, se va a joder y bueno, que se joda!

    El que por su gusto muere...ya sabes el resto...

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?