Follow by Email

lunes, septiembre 28, 2009

Puntos débiles

“Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos”
Julio Cortázar. Rayuela


Yo tengo puntos débiles. Lo que pasa es que mis detractores no los han encontrado todavía.

Y yo sé que utilizar la palabra “detractores” suena como Jimmy, ampuloso y engreído, como un equivalente a decir “villanos” o “archienemigos”. Y que las expresiones como “es envidia” o “al árbol que tiene frutos es al que le tiran piedras” suenan todavía peor. Pero no se me ocurre una mejor forma de describir lo que me pasa. Yo no sé si éstas serán locuras mías, pero dime tú, honestamente: ¿qué significa que alguno de mis exes favoritos, y su séquito de lambones, incluyendo la tipa con la que él anda siempre para arriba y para abajo, sean mis lectores más fieles? ¿qué significa que siempre están pendientes de lo que escribo, para poderme responder con algún insulto? ¿qué significa que no me pierdan ni pie ni pisada? Como he dicho yo mil veces, este blog no es obligatorio, ni te llega a tu casa como una circular, la verdad es que el que entra aquí es producto de una decisión consciente.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, el de los pundos débiles… Pues me han intentado tirar por el departamento de la edad, algo así como “vieja y acabada”. Pésimo objetivo. Ese tiene que ser uno de mis puntos más fuertes. Yo tengo el privilegio de venir de una familia con 2 cómodas características: no le salen arrugas y no le salen canas. O sea, de los que decimos la edad real e indefectiblemente recibimos la misma respuesta: “no te lo puedo creer, imposible!!! Si te ves de ___! (<- insertar aquí entre 5 y 15 años menos)”.

Y bueno, yo no seré la mejor jueza en el departamento de mi propio físico. Yo solo me llevo de lo que me diga la mayoría! Y parece las he salido ganando todas.

Está el punto del autorrespeto. Jajajajaj!! Esa está mejor todavía: decirme que no sirvo, no me respeto y no valgo la pena. Esta es definitivamente una zona mía que está blindada a prueba de balas. Tus flechitas de madera me resbalan. Para que te vayas enterando, yo me mantengo y no le debo nada a nadie. Y quien tiene que estar de acuerdo con mi forma de pensar lo está.

Entonces pasan a la burrada tradicional de siempre volver al muy trillado camino del “…búscate un hombre así…” o “…ningún hombre te va a hacer caso”, o sea, que siempre volvemos al presupuesto de que o yo estoy buscando pareja, o que no valgo nada si estoy soltera. Sorpresa: ya tengo un año diciéndole a todo el que me quiera oír que por nada del mundo quiero a un hombre a mi lado y que no quiero jamás en mi vida novio ni esposo. Pero, por si acaso era yo la que estaba equivocada… ¡¡encontré al mejor hombre del mundo!! JAJAJAJAJAJA!!! Me cago en todo el que no se lo puede creer.

Entérate que cuando yo digo que estoy falta de ripio NO ESTOY HACIÉNDOTE UNA PROPUESTA. Cuando sea una propuesta tú vas a saber que es una propuesta. Y en todo caso, prefiero uno de mis viejos conocidos, de los clásicos, de las opciones tradicionales… o sea: LOS QUE NO ME FALLAN EN LA CAMA…. y terminado el episodio, amigos como siempre.

Y por el mismo lado va el que piensa que si yo menciono a Eduardo, es porque pienso en él o que tengo esperanzas de volver. Esto tiene que quedar crystal clear: Prefiero estar muerta que volver con él. Este tipo es un patán y un mojón. El Eduardo del que yo tanto hablo no es más que una inteligente, interesante y romántica creación de mi muy activa imaginación. Yo siempre de animal. En realidad este hombre teórico nunca existió, y por lo tanto nunca puede volver, y por si acaso, para mí está muerto. Esas fueron imprudencias de la niñez, (¡qué añoranza! ¡quién no recuerda los 32 años!) y estas imprudencias se quedaron sembradas en el año 2008. El día que yo digo hasta aquí, esta fue la última vez….. bueno, se podría decir que vayas firmándolo con sangre. primero verás vacas volando que a mí traicionando MI palabra.

Pues resulta que mis amigos me dicen constantemente que esto es un strip-tease emocional. Que me arriesgo demasiado. ¡Qué va!

En realidad tengo 3 puntos débiles, que mis amigos más cercanos saben perfectamente cuáles son…. pero no de manera consciente. Y estos puntos débiles están blindados (remember, I'm dead inside). No los revelo ni bajo tortura, porque yo seré estúpida, pero sólo hasta un punto, pero si fuera tan animal de hacerlo, no hay nadie que pueda usarlos en mi contra… ¡por el sencillo motivo de que no está en sus manos hacerlo! (de hecho, ni siquiera está en las mías).

Todo lo demás, lo cuento. Es la forma de fortalecerme. Cada vez más recuerdos y menos sentimientos. Cada vez menos frágil, cada vez menos armas para los que no están demasiado felices conmigo...

Le agradezco a mis amigos la advertencia. Me cago en los que no me soportan…. pero me siguen. Y pa’ tra’….. ni pa’ coger impulso!

4 comentarios:

  1. Excelente la frase de Julio Cortazar viejo, me encanta como este tipo escribe. Pasate por mi blog un dia de estos si quieres...☺

    ResponderEliminar
  2. Se te olvido darle las gracias a Gleider por haberte presentado a ese hombre maravilloso...

    ResponderEliminar
  3. Ta revolteada usted!!! pero así se habla.
    Bravo por lo que nos toca y pa tra ni pa coger impuslo!!

    ResponderEliminar
  4. si te ves de 33, cuántos años tienes entonces?????
    Mentirita, te ves de 32...
    ehhh, perdón de 22!! (qué exagerado soy)
    En definitiva, esos detalles ni importan a quién busca a "alguien" y no "algo". No importa cuántos tengas o luzcas, creeme que los que tienes los tienes bien puestos.

    L.L.T.Q.


    El mejor hombre del mundo

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?