Follow by Email

sábado, septiembre 13, 2008

Ya no más

"Hoy vas a ser la mujer que te de la gana de ser. Hoy vas a mirar pa’lante que pa’tras ya te dolió bastante…" Ella se ha cansado. Bebe.

Estoy soltera y disfrutándolo... si no me equivoco esto lo digo constantemente. Solo aparenta haber un único problema: ¡que yo estoy equivocada!

Cada vez que le digo esto a alguien, y esto incluye a mis mejores amigos, estos pseudo-doctores corazón empíricos declaran, muy enfáticamente, en mi propia cara que no es verdad, que yo estoy resentida, que esto es temporal, etc, etc... la última fue un tipo que tenía 20 minutos conociéndome y me apostó que el 2010 yo no iba a estar pensando así.

Obviamente, yo he vivido todo este tiempo al lado mío y diría yo que me conozco bastante bien. Como soy hija única, crecí sintiéndome sola toda la vida, lo cual se tradujo rápidamente en que desde el primer momento que pude (a los 18 años) me casé. Si esta idea no suena demasiado inteligente, espera oír la otra: 4 años y un hijo más tarde, el día que salió mi esposo de la casa ¡entró el segundo!... Con este otro personaje duré 10 años y 2 hijos más. Por supuesto, no soy ni tan animal, esta vez no me casé porque un divorcio es demasiado trauma, demasiado tiempo, demasiado dinero.

Estuve con él hasta el diciembre pasado, tengo 32 años, he estado casada por 14 sin interrupciones, esta es la primera vez en mi vida que estoy soltera luego de ser mayor de edad.... ¡pero la que está confundida soy yo, cuando digo que quiero estar soltera, que estoy súper feliz así, que ya cumplí mi deuda con la sociedad, COÑO, que yo me lo merezco!!!!

No es solo que esté en contra del matrimonio (en el que por cierto no creo) y que esté en contra de cualquier relación basada en el amor (en el que tampoco creo mucho) y que presuma un forever (el mayor mito de todos los tiempos)... sino que tampoco me interesa ningún tipo de noviazgo, o de relación que impliquen exclusividad o fidelidad (adivinaste, tampoco creo en eso). Es que la llamadera diaria, el "¿qué te pasó?" "¿dónde tú estabas?" "¿por qué no me llamaste?" y "estoy celoso" YA SE TERMINARON EN MI VIDA.

Ya no más control, no más persecución, no más creerse un tajalán más grande y más fuerte que yo que yo soy su mamá (o peor, su hija). Ya no más estar en los lugares que no quiero estar y con las personas que no quiero estar. No más la carga emocional de alimentar, regar y podar una relación si no es esto lo que yo quiero para mi vida. Y esto se debe a un motivo muy sencillo, y es que en cuidar, amar, perdonar y respetar a la pareja con quien tienes una relación sí creo. No soy yo quien para poner a otro de relajo, y esto es para lo único que estoy disponible, para usarlos y dejarlos.

Lo más importante es que yo tengo el derecho de estar donde quiero estar, de decidir en qué manera me da la gana de relacionarme con los demás y hasta dónde me da la gana de dejarlos entrar y no le estoy aceptando a nadie que cuestione mis decisiones sobre mi vida.

1 comentario:

  1. Hasta el antepenúltimo párrafo, estoy totalmente deacuerdo. No estoy en la disposición de que me cojan de idiota ni de cultivar una relación que yo no queira.

    Me gustó mucho :)

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?