Follow by Email

jueves, agosto 20, 2009

Misoginia

“Más tarde habría de definir la existencia de las mujeres en los hombres como en el patio de atrás de sus mentes. Y la existencia de las mujeres en el trabajo como en el patio de atrás de la sociedad, el lugar secundario. Para ella, aún aceptando que éste fuera considerado de segundo rango, era el lugar más cálido.”
Marcela Serrano. Nosotras que nos queremos tanto.



El humorista Español Álvaro de la Iglesia dice en el libro Los Hijos de Pu: “En un solo best-seller hispanoamericano, hay más léxico y más ideas que en toda la obra de muchos novelistas nacionales.” Pero el léxico e ideas no es lo único que singulariza al autor latinoamericano.

Desde el año pasado me intriga ver que la mujer es prácticamente inexistente en la literatura pop norteamericana. En cada serie con que tú te topes en televisión vas a notar que el protagonista o héroe no tiene madre. Literalmente. Siempre son huérfanos. En los pocos casos que los escritores le perdonan la vida, generalmente es una tecata, vagabunda o una fármcacodependiente loca de atar. Muchas veces optan por mencionar a la madre como de pasada, esbozan por encima una estúpida rematada (si es ama de casa) o una perra manipuladora insolente y materialista (si trabaja fuera de la casa) y salen de eso, creando un personaje anodino y residual, o completamente exagerado y desconectado de la realidad.

Estos mismos protagonistas, son sin embargo fuertemente influenciados por la figura paterna. Sea que fuera un hombre de gran mérito de quien nuestro héroe aprendió valentía y principios o un patán abusador e irresponsable. En cualquiera de los casos es un personaje trabajado con minuciosidad y su rol muy relevante para la trama.

En la literatura americana convencional --la que está escrita con letras y te la venden en forma de libros—no he tenido mejor suerte.

Quizás los escritores americanos son misóginos. Quizás no saben más. No son capaces de dibujar y definir una mujer real, con personalidad, con significado. Ni siquiera en The L Word, serie de lesbianas, escrita por mujeres, hay un solo personaje que sirva o que sea remotamente creíble, y por supuesto, no hay una que tenga una relación decente con su madre. Esta serie vende mucho sexo y poca sustancia.

Por supuesto, la honrosa excepción que confirma la regla es el divino Marc Cherry, creador y escritor de Desperate Housewives. Estas son las mujeres más duras, inteligentes y creativas de la pantalla chica, con caracteres perfectamente trazados. Cherry no tiene miedo de meterse hasta lo hondo y obtuvo un producto de primera. Como hacen los escritores latinos, hasta los más jóvenes.

Porque el autor latinoamericano is a whole different story.

Tanto en la casa como en la literatura hispanoamericana la mujer es la columna vertebral. No nos podemos olvidar que en Cien Años de Soledad, que es la historia de los Buendía (línea paterna), todo el peso de la novela descansa sobre los hombros de sus mujeres. Aún en los casos que mueren jóvenes, tienen una personalidad perfectamente definida. Uno de los personajes más interesantes y creativos que existen es Consuelo, la mamá de Eva Luna, a pesar de que solo dura como 2 capítulos y se muere cuando Eva tiene 6 años.

Un personaje femenino tratado con profundidad le da gran interés a la obra y le permite libertades al autor que no puede darse el lujo cuando habla de hombres. Porque los hombres tienen sus límites. Si el protagonista de Delirio de Laura Restrepo fuera un hombre y no una mujer, no sería más que la historia de un loser. Uno acabaría la novela diciendo: “ese es un mierda, a esa mujer que lo bote y se busque uno que sirva”.

Y bueno ¿quién como las mujeres de Nosotras que nos queremos tanto, o de Amor, curiosidad, prozac y dudas... o Nívea, Clara, Blanca y Alba? Relatar estas historias resultó en productos impecables, cautivadores y de una verosimilitud marcial. Porque honestamente, crecimos en estos mismos mundos mágicos, y conocemos de primera mano a estas mujeres: son nuestras propias madres, tías, vecinas, muchachas del servicio...

En realidad quizás no sea tanto misoginia como ginofobia. Nos tienen pánico. Nos tienen tanto terror fuera de la cama como dentro de ella. No se atreven a explorar nuestros rincones más recónditos. No se atreven a llegar adonde nadie nunca ha llegado. No se atreven a deconstruirnos hasta nuestros ingledientes principales para luego reconstruirnos en un orden aleatorio según los dictados de la imaginación. Y entonces eligen anularnos.

5 comentarios:

  1. Creo que esto es porque resulta mucho más fácil crear la figura de un padre (aunque varía no se desliga de un mismo patrón), la madre, principalmente por ser mujer es más difícil por sus complejidades, que todos en la sociedad ya conocemos.

    ResponderEliminar
  2. yo creo q es mas dificil crear al padre. pues las madres ya vienen con ese valor adquirido...

    ResponderEliminar
  3. Las dos unicas mujeres fuertes de la tv:: La mujer bionica, La mujer Maravilla,,,y siempre estaban solas, nunca tuvieron amores duraderos o verdaderos,,,quizas los escritores aun en el siglo XXI entienden que exito o realizacion femenino ( en lo personal, espiritual y profesional ) es igual a soledad...

    ResponderEliminar
  4. Creo que la diferencia del uso de la madre/mujer entre la literatura latina (y/o oriental) vs la norteamericana (y/o occidental)tiene que ver mas con la estructura social que con el miedo a las complejidades de la mujer.

    Los latinos comos comunitarios; dependemos de la familia/sociedad para salir adelante. La cultura occidental es individualista; el hombre debe ser un self-made man. El joven deja la sociedad que conoce y se va lejos a buscar fortuna; la familia viene despues.

    Y todavia se ve. los gringos se graduan del colegio y se enrolan en el army, se van a la universidad en otro estado, a trabajar o simplemente se mundan solos.

    La lieratura, siempre se ha alimentado de la realidad actual. Oviamente, no es que no exista el miedo hacia la mujer y todo lo demas.

    Existen muchos escritores populares gringos que tienen best-sellers basados en la mujer y sus complejidades, incluyendo en el roll de madres.

    Por ejemplo, Taylor Caldwell utiliza a la mujer para proveer profundidad y contexto a sus obras. su libro "La Tierra es del Señor" narra la historia de Temujin que gracias a su madre (y todas las vainas que tuvo k hacer) creció para ocnvertirse en Genghis Khan.

    Genghis Khan fue elegido personaje del milenio por la revista Time (1,000-2000 D.C.) y para una escritora decir que fue gracias a una madre normal/mujer es un gran logro.

    ResponderEliminar
  5. Tiene lógica lo que explica el Anónimo.

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?