Follow by Email

sábado, julio 18, 2009

Resultados

"Yo estaba sola ¿qué querías que hiciera? La noche me pidió al oído que yo te quisiera."
Maridalia Hernández. La noche


Un proceso evolutivo muy avanzado ya se puso en movimiento: cero apetencia por la comida, cero concentración para trabajar, cero interés por la calle, horas y horas revolcándome en la cama sin poder dormir, no despegarme del teléfono ni por un solo segundo, alergia rayando en lo obsesiva a la cercanía y a la intimidad.

La cena fue ayer en casa de un amigo nuevo, fui con Lucy. Estaba todo muy sabroso, de hecho excelente, pero nada de comer como una salvaje ¡yeah, baby! y al final, en mi camita a una hora muchísimo más inmoral de lo que gustaría admitir (antes de las 12 de la noche). Primera resolución: cumplida.

La verdad es que yo había llegado al sitio luego de haber salido de mala gana (pero por decisión propia) de la casa de otro amigo nuevo. Aquí es que la puerca retuerce el rabo. A este primer lugar yo fui sola y la verdad no hubiera querido irme nunca. Mientras mi mente, mis energías y mi concentración (y mi apetito) se queden al lado de este hombre, aun después de yo haberme ido, puedo decir con alto nivel de certeza que los accesos a mi vida para personas nuevas, y sobre todo para crápulas, están oficialmente cerrados. Segunda resolución: cumplida.

Pero me cago en la madre que me parió. Tan pronto volví a mi casa, lo llamé por teléfono ¡y solo tenía 3 horas separada de él! y esta es la hora en que ya me desperté. Solo he revisado los dos teléfonos algunas 3 veces cada uno.... imagínate. Tercera resolución: en peligro de una muerte inminente, larga y dolorosa.

Las primeras tanda de la noche transcurrió de la siguiente manera: con el deseo de cercanía y el pánico inhabilitante de obtenerla. La calle y los bares son mi escenario natural, pero en privado it's a whole new story. Me quedo muda, la cercanía me hace sentir amenazada. Nerviosa todo el tiempo, con el estómago cerrado y solamente el cerebro funcionando, alerta de que no fuera yo a meter la pata. Esta es una situación que yo puedo controlar..... pero no quiero.

¿Promesas de índole sexual? no son necesarias, puesto que no me pasa ni por la cabeza acostarme con un hombre que me gusta en serio, porque amanezco al otro día que no lo quiero ver ni en pintura..... esta es otra etapa. Por ahora, es como si fuera virgen. Para lo cual tengo que tener un control muy estricto de la cantidad de alcohol que ingreso en mi organismo. Si juego bien mis cartas puedo ganar esta partida. Bueno sería saber cuánto estoy apostando.

Y cambiando el tono, pero no el tema, esto sucedió anoche. Yo había sacado un par de horas temprano para juntarme con Mario debido a que ya tenía la cena con estos otros amigos míos más tarde, pero no quería dejar pasar el día sin verlo. Cuando nos separamos él me aseguró que se iba para la calle, lo cual era su plan original. Yo le dije que quizás nos juntáramos por ahí más tarde. Cuando volví a mi casa cerca de medianoche y lo llamé, noto que no hay ruido de su lado y le pregunto lo que hay, me dijo que está bebiendo, que está en la habitación y que la música está en la sala..... pero que ya va a salir. Mmmmmmmmmmhhhhh. Como que no me cuadró. ¿Qué significará esto? Para mí que él no se movió de su casa. Cuando nos separamos él dejó claro que si fuera por él, buscaba 2 botellas más de Chivas y seguíamos hasta que la noche perdiera el nombre. Cuando le pregunté "¿qué tú quieres de mí?" me dijo "si yo fuera el diablo te pediría tu alma" Y cuando no estuvimos juntos más parece ser que se le quitó la inspiración de irse a leventear por ahí. ¿A quién me recuerda?

Brindo por la reciprocidad. Fuera de ella pocas esperanzas tenemos en el departamento personal. Por encontrar a alguien que esté sintonizado en tu misma emisora. Y por las ilusiones compartidas.

6 comentarios:

  1. Mmm, amen que todo te salio bien en generalidades!!! Un tanto zig-zagueante pero firme al final...

    Qye tu quieres de mi? Por que le preguntaste eso? de que se hablo durante tu estadia en su compañia?

    ResponderEliminar
  2. el "key" del asunto es la constancia!!

    ResponderEliminar
  3. JS: Esa pregunta viene segura, lo que varía es el timing. Es parte del paquete.

    No le hago esta pregunta a los hombres con quienes me acuesto y ya. Se la hago a los que me gustan y aparenta ser mutuo, cuando parece evidente que estoy entrando en una relación. En primer lugar para ver si mi percepción es correcta de que estamos en algo.

    Los posibles triggers para yo atacarlos tan desconsideradamente son:

    - cuando empiezan a llamarme diario,
    - cuando con la forma en que me están hablando insinúan que me quieren para algo más de una sola vez (o sea, cuando empiezan a hablar baboserías),
    - cuando me están confundiendo al ser contradictorios sus palabras y sus actos.

    Es una forma de saber para dónde él quiere ir y si es necesario, responderle cuál es mi posición con él. Es una forma de tener las cuentas claras.

    Por ejemplo, si contestan: "lo que tú quieras darme" ya yo entiendo que no buscan nada, más que pasar un buen rato. Si te dicen "todo", entonces hay problemas, porque me pone en la situación de tener que redefinir mi posición radical en contra de las relaciones serias o de tener que repetirle que si sabe contar, no cuente conmigo para eso.

    ResponderEliminar
  4. Punto aclarado, ya puedo dormir tranquilo hoy,,ejjeje,,si, pero mira PORTATE BIEN!!! jejeje, si entiendes que este no es parte del vertedero, lleva las cosas con calma, ahora bien, si eventualmente saca las garras o sus defectos pesan mas que sus virtudes, ya sabes lo que tienes que hacer:: Cogertelo como sea, pero sacarle los pies luego,jejee.

    ResponderEliminar
  5. Cuando estamos detrás de algo, deseamos fervientemente, el universo entero conspira contra nosotros. Así lo describía Coelho en el Alquimista, si mal no recuerdo. (trato de no robar citas, aunque no se si tengo alguna).
    Estás de pie, caminas , dudas, temes, pero no dejas de destrabar esa conspiración. Eso vale, todo llega.
    Hasta las 30 libras menos pareciera..

    ResponderEliminar
  6. yo brindo por las mujeres que derrochan simpatíA.
    Salud!

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?