Follow by Email

miércoles, julio 29, 2009

Diagnóstico: gusto adquirido

Por supuesto que no podíamos dejar pasar el cumpleaños de mi compadre Nilson sin sicoanalizar también a Duke.

Gustavo, alias Duke, alias Rafucho se queja de que yo (¡yo!) tengo demasiados nombres. Se queja de que mi bló es un strip-tease emocional que dice: “písenme”. Se queja de que ahora no puede opinar porque es uno de los protagonistas y no le luce. Se queja de que yo me quejo demasiado. Tiene razón.

Duke preguntó cuándo era su turno para la autopsia. Esta es mi respuesta: No tengo palabras para definirte, pero haré mi mejor esfuerzo.

Nuestro diagnóstico: “he’s an acquired taste”. Es un arca sin fondo llena de inteligencia, ideas y contenido. No noto que esté hablando con un extranjero por lo bien que nos comunicamos. Intelectualmente muy estimulante, más bien adictivo.

Estábamos cenando con Guido la otra noche y cuando nos vió enzarzados en una de nuestras eternas batallas dialécticas comentó: “he creado un monstruo”. Sin embargo yo no he percibido ninguna de esas características de las relaciones cuando están empezando; en realidad más parecemos un matrimonio bien avenido de 15 años, con falta de sexo incluída.

Y no por falta de ganas. Resulta que como ambos padecemos de incontinencia verbal, cada vez que empieza la acción nos distraemos hablando por horas hasta la madrugada, y luego nos quedamos dormidos (¡no digo yo, con ese jumo!) Y estoy furiosa porque no soporto dormir fuera de mi casa ni dormir acompañada y ya he trasgredido esta regla dos veces. Y furiosa al doble porque lo disfruté. Duke es la mejor compañía de cama que cualquiera pudiera desear. Al final me fui porque quería quedarme.

Desde el momento que nos conocimos me he sentido como no menos que una reina. Y para esto hace falta un verdadero caballero. Seguro de su valor y de su superioridad. El maestro de las guerras de ingenio resulta ser inofensivo. Hubo días en que hablamos 7 veces y chateamos 2, y nadie salió herido.

Yo no creo en sentimientos, y no hablo de sentimientos… pero vamos a hablar de sentimientos: he feels like coming home, like a good ol’ pair of slippers, like being alone.

En definitiva: un gusto adquirido y en última instancia, una delicia gourmet, sólo para gustos sofisticados. Como el caviar, como el alcohol y como el jazz.

3 comentarios:

  1. Cuando lei el titulo del post, solo dije:: Ya se acosto con Mario!!! Jjejej, lo que todos tus lectores estamos esperando..jejjeje

    Sabes que pienso en eso? Es decir como hacemos "famosos" gente en nuestros blogs? A mi me preguntan:: Y que de fulana o fulano? Jjejee..

    ResponderEliminar
  2. Salgo de la escena de la comedia por un rato para un comentario de backstage.

    Gracias, la autopsia no presentó ningun cuerpo extraño o maligno. Espero que no haya necesidad de biopsias.
    Es lindo escuchar hablar bien de uno mismo, reafirmarlo alimenta. (aunque nosotros los argentinos tengamos la panza llena de ego).
    Brindo por eso.
    Salud !
    Creo que la que se está viendo eres tu y si en este momento puedo ser yo el medio para que lo logres, brindo otra vez.
    Cheers twice!

    Perdón pero tengo que volver a escena, la comedia sigue y se está poniendo interesante.

    Long Live The Queen!!

    Duke

    Pd: sugiero Trapiche Roble Malbec.

    Pd2: perdón por las faltas de ortografía, pero no te preocupes, estoy trabajando en eso.

    ResponderEliminar
  3. Como si acostarme con mario dependiera de mí...

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?