Follow by Email

viernes, abril 01, 2011

Los corazones rotos

"Sólo los jóvenes estúpidos tienen claro lo del sexo y el amor. ¿Tú crees que alguno de nosotros sabe lo que hace? ¿Crees que los seres humanos pueden quererse sin complicaciones? Son dos seres humanos intentando convivir y eso siempre se complica. El amor es complicado siempre. Pero las personas tienen que procurar amarse, cariño. A veces te toca que te rompan el corazón. Es una buena seña, que te rompan el corazón. Quiere decir que has hecho un esfuerzo."
Elizabeth Gilbert. Come, reza, ama.


Fíjate, el gran drama de los corazones rotos --opino yo-- es que, por principio, nunca puede ayudarte a recomponerlos otr@ que no sea quien los rompió.

...Y la gran ironía es que la mitad del dolor del heartbreak se debe a la decepción de saber que aquella imagen perfecta que teníamos: ideal, prístina, feliz.... desapareció para siempre (como el cuento de la leche regada) y de paso se llevó a la confianza. Y que ya nunca la vas a poder evocar, ni con ayuda de Harry Potter.

O sea, que tampoco puede ayudarte a recomponer un corazón roto quien lo rompió.

La vaina viene así: si te quedaste con quien te rompió el corazón, prepárate a olvidarte de la ilusión y olvidarte del caballer@ de brillante armadura, porque ahora solo tendrás ojos para el óxido de la armadura...


P.D.: Para personas con fe, hace muchos años me dieron una recetica para rearmar corazones rotos: Hace cerca de medio siglo el consejo administrativo de la Capilla Sixtina se reunió para plantear opciones sobre cómo reparar los murales de Miguel Ángel que estaban deteriorándose con el tiempo, las grietas y la humedad. Plantearon decenas de soluciones, pero todas implicaban dañar de alguna manera la obra de arte original, hasta que uno de los obispos dijo: "¡¡pero eso es muy fácil, llamen a Miguel Ángel!!". Ante la respuesta obvia de tú estás loco, ese hombre está muerto hace cuchucientos años, cómo pretentes que lo llamemos, etcétera, el tipo volvió a responder: "entonces déjenlo así". Moraleja: Hay obras únicas e irremplazables. Un corazón roto sólo lo puede reparar EL QUE LO HIZO. No hay de otra.

2 comentarios:

  1. No hay mucho que decir, que no se MAGISTRAL...y esto tumba al suelo la famosa teoria de que UN CLAVO SACA A OTRO CLAVO, la cual para mi siempre ha sido pendeja, pues es obvio que nadie sustituye a nadie

    ResponderEliminar
  2. No reparamos corazones, solo inventamos esperanzas para volver a vivir... o seguir viviendo.

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?