Follow by Email

martes, diciembre 14, 2010

Con la cartera puesta

"Y si él tiene un pie afuera de la relación ¿por qué tú todavía tienes los dos pies adentro?"


Olga es colega mía y en el primer semestre tenía una costumbre que ninguno de nosotros notó hasta que un profesor se lo preguntó en voz alta: Señorita Dalmau ¿y por qué usted coge clases con la cartera puesta? ¿Usted podría ponerla en el respaldo del asiento, por favor? Me hace sentir como que está por salir corriendo en cualquier momento.

¿Cierto que tú te has sentido como que el otro todavía tiene la cartera puesta? has tenido conversaciones  con la cartera puesta, negociaciones con la cartera puesta, relaciones con la cartera puesta... ¿y cómo te hace sentir eso?

Been there, done that. Conozco la sensación. Es vivir con duda, vivir con miedo.

A no saber lo que tenías, porque constantemente aparecían cosas en mi propia casa que nunca supe que llegaron.
A sentir que "tus cosas" y "mis cosas" eran dos conceptos claramente diferenciados en tu mente y automáticos en tus labios.
A sentir que tus manejos financieros, entradas, salidas, deudas y pago eran muy individuales, mientras los míos eran públicos.
A sentir que cuando hablabas con los demás de tí, era solamente de tí, nunca de nosotros... y si a tí no te interesaba revelar esa parte de tu vida como axial ¿por qué habría de importarles a los demás preguntarte por mí o tomar en cuenta ese factor?
A sentir que tomabas las decisiones y dabas respuestas y luego me las comentabas, en vez de tomarlas contando conmigo. Con ventaja doble para tí: contestar como soltero y si yo tenía algo que objetar hacerme quedar como la tirana.
A ver que planteabas como posibilidades en tu vida cosas que para mí serían un no rotundo y automático, sin negociaciones. No hay nada que pensar.

Y qué pena que esta actitud vuelve cobardes a los que lo tenían todo para ser gigantes "yo estoy aquí transitoriamente, la estadía ha sido muy agradable pero yo tengo mi cartera puesta y mi ropa empacada, al primer inconveniente salgo corriendo y  no hay necesidad de mirar atrás....."

Bravo, mi héroe. No puedo esperar la hora para enseñarles a mis hijos este loable ejemplo.

6 comentarios:

  1. Mmm, suena feo ese escrito al leer, todo bien con el Duke?

    ResponderEliminar
  2. no se porque lo veia venir o mejor aun nunca me convencio... mucho alarde para nada desde el principio, digo, para mi, es mi humilde opinion desde muy afuera...

    rosita

    ResponderEliminar
  3. Querida Kiara escribeme a mi correo, me has dejado un tanto preocupada....por segunda vez y sin noticias, recuerda que aunque lejos te quiero mucho!

    Gilda, giselle o como sea!!!

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes, Rosita? llevo un par de años con el bló, pero este es el único comentario que nunca se me olvida...

    ResponderEliminar

¿y cómo lo ve usted que tiene lentes, doctor?